¿Sobrecarga de información?, sobrecarga de aplicaciones para el manejo de la información

por -roliver TDC

Alvin Toffler Plaza y Janes

Continuamente contemplamos casos de la evolución de las herramientas y productos software hacia su  simplificación en el mercado, por varios caminos: las compras y fusiones,  las funcionalidades de las herramientas, la capacidad comunicacional de la empresa proveedora y/o su base instalada de productos superiores o el efecto Red. Los navegadores de Internet, software de comercio electrónico, hojas de cálculo (¿cuántos recuerdan Visicalc?, fue la primera, antes de Lotus o Excel) y un sinfín más. Ahora está aconteciendo un nuevo proceso evolutivo, el de las aplicaciones para la emisión/manejo de la información de la Red (cómo no será el de la información a manejar). Webs, blogs, redes sociales y mensajería variada, para entornos privados y profesionales, abiertos y cerrados, ¿cuáles y cuántos utilizar?, ¿me quedaré en Linkedin o me pasaré a BrachOut?, ¿seleccionaré información o la crearé?, las mismas preguntas ya crean angustia. Lo peor es que pueden hacernos perder la visión estructural de las cosas, el esquema general sobre el que añadimos mejoras hasta que llega el momento de cambiar de paradigma. La dinámica que tiene la generación de la información en nuestros días lleva a la superficialidad en el conocimiento y a la provisionalidad itinerante (¿para qué voy convertirme en un experto en esta red social o en esta herramienta, si mañana habrá otra que aglutinará a varias y/o será más potente o mejor?. La sobrecarga de la información y la complejidad actual sólo puede ser solucionada con procesos adecuados para el filtrado (de contenidos y de conductos, uno de ellos dedicado a lo nuevo que hemos decidido no seguir en tiempo real), almacenamiento y recuperación de la información y del conocimiento, bueno, y teniendo claro ese esquema general de actuación -comentado anteriormente- que guía nuestra actuación y sobre el que vamos añadiendo novedades, mejores prácticas, experiencias, colaboraciones con buenos profesionales. Si intentamos conocer  todo lo que se emite, nuestro proceso cognitivo sufrirá y nuestra memoria cogerá tal velocidad de crucero en su borrado que nos hará entrar en el efecto Memento. Sólo nos faltaba la nube, ¡qué gran idea! y cuántas nuevas herramientas por conocer…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: