Y después de haber reducido los gastos ¿qué hacemos para seguir aumentando la productividad?

por -roliver TDC

En estos últimos años, las empresas hemos ido reduciendo los gastos, una buena parte eran superfluos y otros han hecho merma en los recursos operativos. Conozco empresas que han pasado de noventa empleados a treinta y ocho y la empresa desarrolla prácticamente la misma operativa, huelga cualquier comentario. Cuando las cosas van bien tendemos al gasto excesivo y al dispendio, cuando es el momento de capitalizarse para los momentos exigentes como el presente, en los que –en este caso- la liquidez brilla por su ausencia y el apalancamiento financiero no es posible o es muy reducido.

En cualquier caso, es evidente que algo hemos mejorado la productividad por la vía de reducción del gasto, cierto que, ya por la situación de los mercados ya por la reducción de la fuerza operativa, el output se ha visto reducido gravemente, también es cierto que tendríamos que reconocer cuál es el verdadero nivel de ventas de nuestras empresas con la estructura organizativa que tienen y es aquí donde quiero centrarme, puesto que reducidos los gastos, no cabe otra volver a hacer foco al numerador, al aumento de los resultados. Deberíamos establecer claros objetivos para determinar niveles de aumento de facturación, pasando por el aumento de los mercados mediante la internacionalización, el aumento de la cartera de productos/servicios a través de la innovación y la escucha del mercado y una serie de mejoras en la estructura organizativa y los procesos de gestión. Si necesitamos un nivel de resultados concreto y con los recursos disponibles no podemos alcanzarlos, sólo cabe una estrategia, la única alternativa es quedarse con los resultados actuales. Muchas empresas –buena parte pymes- ya han comenzado el cambio, cuanto más pronto subamos la cuesta, mejores serán las vistas…de las soluciones. Platearse cambios dejando inamovibles los principios y modelos actuales es un handicap, lo ideal es pensar con los nuevos objetivos, si límites de cambios, aunque sin locuras. Una de las partes que requieren innovaciones, son las estructuras comerciales. Nuevos modelos efectivos nos esperan, lo único que requieren son buenos profesionales y voluntad de acometer los cambios. Una vez más el factor humano y los buenos procesos te llevan a nuevos lugares, como hacen los equipos de futbol, si tienes un puesto por cubrir y la cantera no te resuelve la falta, ficha, contrata o subcontrata externos para esa función. La empresa ya es abierta.

 

 

3 comentarios to “Y después de haber reducido los gastos ¿qué hacemos para seguir aumentando la productividad?”

  1. Existe a mi juicio, un tercer pilar que habitualmente queda escondido… El desempeño.

    Cuando haces referencia a que al hacer una reducción de personal ,la productividad “casi” no se ha visto mermada, eso está diciendo algo así como “Al parecer el diseño de mi organización y que sostiene el desempeño de mis empleados no era suficientemente eficiente”.

    Si creemos que las personas no son “máquinas”, queda de manifiesto que una modificación de la organización (en este caso reducción de personal), está modificando el diseño de la organización (léase empresa). y por lo tanto rediseñando los niveles de desempeño.

    Sin embargo, ahora lo que se requiere es aumentar la productividad. ¿como?… ¿Volviendo a aumentar el número de empleados?… ¿Aumentar la carga de trabajo de los que ya existen nuevamente?…

    Las respuestas a las preguntas anteriores, son generalmente “respondidas” desde paradigmas de productividad ya obsoletos como lo es Taylor o como el modelo de “Gerente-capataz”.

    Pero ¿Que pasaría si comenzamos a mirar el recurso humano como factor clave del desempeño, desde un paradigma diferente?… Hay una función mejor que podemos elaborar… La productividad de una empresa es directamente proporcional al desempeño de sus empleados.

    Productividad = Función (Suma del desempeño de todos los empleados) + (suma del rendimiento de las máquinas) +/- (resistencia de la organización).

    Donde:

    – La suma del desempeño de las máquinas es una constante (Solo varía cuando se implementan nuevos proyectos de inversión o cambios tecnológicos).
    – La Resistencia de la Organización: se refiere a que tan eficiente o ineficiente es el diseño de la organización, y por lo tanto es también una constante mientras no se produzcan cambios organizacionales (que son hitos en el tiempo).

    Por lo tanto, para tener una mejora continua en la productividad, el intervenir apropiadamente en la relación con los trabajadores para mejorar su desempeño, es la variable que se puede trabajar con mas facilidad y su respuesta es altamente rentable.

    Es acá donde aparece el concepto de Equipos de Alto Desempeño. Equipos que pueden llegar a duplicar o en casos sobresalientes, quintuplicar la productividad del equipo y por ende la de la empresa.

    Entonces, ¿como hacerlo?… ¿Como puedo transformar a mis trabajadores, colaboradores o vendedores en personas que trabajen con conceptos de “alto desempeño”?… Una cosa es clara… “imponiendo” desde el típico modelo jefe, gerente, o supervisor “capataz” no es posible.

    El “alto desempeño” se gana. Es lograr un convencimiento en el equipo de que el trabajo que hacen es en beneficio de todos, Que se puede trabajar en sintonía con las metas de la empresa y que esta a su vez se ocupa de las de ellos. Que es posible trabajar más contento, y que la meta no es el resultado (techo) de la empresa, sinó más bién es el desafío (piso) de donde partir.

    Juan Carlos Jerez Torres.
    http://openfieldschile.blogspot.com/

    Recomiendo leer “La empresa emergente” de Rafaél Echeverría.

    Me gusta

  2. Claramente los niveles de venta no necesariamente implican mayor productividad, por ello comparto que la clave está en la mejora de los desempeños de las personas como factor principal, ya que los procesos y máquinas quedarán condicionados al nivel de ejecución que los trabajadores hagan con ellos.

    De ahí la importancia de contar con sistemas de gestión de RRHH integrados, cohesionados y coherentes entre si, en los cuales cada uno de ellos impulse desde su disciplina los proyectos de mejora planteados, con una visión de largo plazo que fortalezca el crecimiento organizacional.

    Me gusta

    • Luis, como sabes, hay una productividad general de la empresa, que toma forma de rentabilidad (lo que inviertes y los que obtienes), hay una productividad de fábrica, hay una productividad de administración y hay una productividad de ventas. El “claim” del post es centrase en el aumento del numerador para no tener que reducir el denominador y eso se puede hacer de diferentes maneras, por lo general el aumento de ventas es una buena cura para todo (cuando digo aumentar las ventas, me refiero a hacerlo con margen, que vender por vender…). Una de las formas para aumentar la venta o el output en general de cualquier sistema empresarial, pasa por aumentar el desempeño de las personas (totalmente de acuerdo), también la incorporación de innovaciones de gestión, de procesos comerciales, de gestión de RRHH,industriales, etc..
      Sin embargo, observo una tendencia (no sé si estarás de acuerdo) hacia una reducción de los recursos humanos en las empresas, con un mayor nivel de los que se quedan o se incorporan. No sólo por la reducción presupuestaria debida a la crisis, también porque el aumento del número de personas en las empresas en los íltimos diez años y su diversidad en capacidades, ha sido una de las causas de perdida de productividad, puesto que no han incorporado output en su misma medida de crecimiento. Creo que todos los sistemas de optimización del rendimiento del factor humano tienden a cero, cuando llega ese momento (pienso que estamos cerca, hemos nacido para más cosas…) entonces lo único que se puede hacer dar un salto es la innovación en todos los puntos clave de la empresa. El ocupar a una buena parte de la población es un problema que no tiene solución, por lo que se tendrá que ser muy imaginativo para resolverlo, de momento las alternativas no son muy atractivas. Desde luego, siempre que haya procesos gestionados por personas, éstas y su gestión serán clave, de eso no cabe duda.
      Gracias por tu comentario y saludos,
      Rafael

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: