La navaja de Ockham y el puzzle de nuestro futuro económico

por -roliver TDC

Comenzaré declarando que siempre me ha gustado la Tª de la Conspiración, siempre me ha parecido más divertida y más plausible que la mayoría piensa, puesto que la inteligencia del ser humano es compleja y enrevesada. Siempre hay un arquitecto detrás de toda acción compleja, admitiendo que puede haber un extraño atractor que actúe por el caos hasta llevarnos de vuelta al equilibrio, pero siempre me resulta más fácil creer que el interés de alguien o de muchos, ha organizado la jugada.

En 1995, la Universidad Politécnica de Valencia (yo era gerente de un Instituto Tecnológico sito en la misma) me encargó un pequeño estudio sobre el teletrabajo, así que me puse a investigar el estado del arte de la técnica laboral, más allá de lo que conocía desde el punto de vista informático. Todo estaba preparado, tal vez faltaban las infraestructuras para poder desarrollarlo, pero los tipos, las problemáticas y su resolución, el management remoto, el enfoque y la aproximación, estaban bastante conocidos, entonces ¿por qué no se instauró ni siquiera como prueba?, porque no le había llegado su momento y la inercia social no lo contemplaba (en ese momento se necesitaba aumento de la productividad). En EEUU y en esas fechas, ya se llevaban camiones/aviones de documentación administrativa a Puerto Rico, donde se realizaban masivamente los trabajos administrativos oportunos para las compañías que se los enviaban. Ver el artículo de Cinco Días El BBVA se lanza al teletrabajo.

En estos momentos, hace falta un cambio de modelo laboral (productivo o como se le quiera llamar), solapado a cambios sociales de calado. Todo el mundo está de acuerdo, pero nadie se atreve a decir cómo se puede/debe hacer, ni a tomar las medidas oportunas (algunos autores y expertos, hablan de la necesidad de la 3ª Guerra Mundial, pero esta vez de forma civilizada, es decir sin destrucción ni muertos, sólo se busca el efecto “vuelta a empezar”). ¿Cómo cuento yo a la población que necesitamos un shift down brutal, una vuelta a la vida sencilla y al trabajo duro?, tal vez crearía un estado de opinión en espiral, en el que –poco a poco- fuésemos asumiendo la necesidad de una nueva situación. Primero países pequeños, luego los medianos, para acabar con los grandes y luego lo inevitable, nos vemos obligados –con rescate o sin rescate- a reducir nuestro nivel económico. Si estuviésemos trabajando con la técnica de escenarios, el camino nos lleva aquí directamente, pasito a pasito.

Autores como Rifkin en su obra “El fin del trabajo” vislumbraba que la economía -en su progreso- nos llevaba a aligerar de trabajadores sus centros productivos y de servicios, creando un modelo que ocupaba a un menor número de fuerza laboral. Tampoco hay que olvidar la cercanía del agotamiento del petróleo, otro factor de cambio brutal (la naturaleza será la primera en notarlo). Vamos a ir viendo como salimos de la crisis, según los expertos que no mienten, en 2015 estaremos recuperando la respiración, pero a un alto precio, la eliminación de muchos puestos de trabajo. El nuevo modelo tendrá que movilizar a las personas hacia una nueva solidaridad, puesto que un país serio no puede consentir que hayan familias -que quieren trabajar- sin ingresos.

Hace bastante tiempo que autores nos anuncian otra forma de economía, otro modelo económico que, después del agrícola, del industrial, del postindustrial y del protosistema del conocimiento, que nos permita vivir más a gusto los años que nos toquen y sin perjudicar a la que nos sostiene en el sistema solar, la Tierra.

Una buena cantidad de autores aprecian lo bueno del decrecimiento, del menos es más, del shift down, de bajarnos del burro y entrar en un modelo más natural, más conectado pero más local, con mejor uso del tiempo, más productivo (el trabajo de ocho horas en cinco) y vivir la vida como personas. Todos los sistemas conducentes a la productividad se van a imponer en breve, teletrabajo, comercio electrónico, sistemas colaborativos, Cloud Computing, virtualidad en la relación laboral, etc. Ahora les va a llegar su momento, es un cambio un tanto forzado, pero con la gente metidas en Internet y otras circunstancias que no se daban en el pasado. No es una opción, es una necesidad.

Ya habéis podido comprobar que no creo en el conocido principio de la navaja de Ockham, las soluciones complejas me gustan. Así es el proceso mental humano, si lees a Keynes, ves como hemos estando dando vueltas al proceso desde hace años, el modelo ya no da soluciones y se hace necesario un nuevo modelo, como ya ha pasado en otros momentos de la civilización, siempre para evolucionar. La solución es compleja, no es un problema exclusivo de los mercados financieros. Deseo que todos los cambios sean para bien (lo van a ser, una vez cruzado el desierto).

Echad un vistazo a Serge Latouche y sus recomendaciones sobre el decrecimiento. La Tierra también nos lo agradecerá, ya no puede más…

2 comentarios to “La navaja de Ockham y el puzzle de nuestro futuro económico”

  1. Desde el principio al final, sin desperdiciar una sola linea de tu texto, estoy totalmente de acuerdo. Y lo del teletrabajo es una cuestión de peso… pero eso si, el teletrabajador tiene que ser super..super …super disciplinado, porque sino se vuelve en un hippy. Hay que fijar las pautas, metodología de alcance de objetivos, horario… y acostumbrarse.!!!
    Conozco algunos teletrabajadores, y la verdad es que son felices !!!! y tienen tiempo para la familia.

    Me gusta

  2. Quiero pensar que en este año el teletrabajo va a ser -ya- una solución, pero tengo dudas que exista una infraestructura de comunicaciones suficiente para su uso generalizado. La verdad es que se puede trabajar desde casa o desde telecentros ubicados en pequeñas poblaciones, incluso desde núcleos rurales, con horarios y costes muy diferentes, siendo una ventaja para ambas partes.
    Respecto a la necesidad de autodisciplina en el teletrabajo, es muy cierto lo que dices. Los expertos recomiendan vestirse adecuadamente (laboralmente hablando) no llevar ropa de ir por casa, es una forma de estar centrado con el trabajo.
    Saludos,
    R.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: