Convertir nuestros productos en experiencias para los Clientes

por -roliver TDC

Si todos los productos se parecen y muchos son iguales, ¿cuál es la diferencia que los Clientes apreciarán?, todos lo tenemos claro: el precio. Por otra parte, la evolución humana demanda que el vivir en esta época le represente experiencias que contar en la comunidad en la que viven, tanto personal como profesionalmente. Los productos que se comercializan, además de su funcionalidad y diseño, debe estar envuelto en una experiencia agradable para el comprador y/o decisor, según el mercado. Las experiencias pueden ser de múltiples estilos y pueden ser constitutivas del mismo producto (o servicio) o ser parte del proceso de comercialización.

La experiencia es el factor modificador del valor precio para el Cliente, su valor de valoración del precio va de 0 a 1, podemos hacer que el precio no sea lo importante o que sea lo único, que cada uno elija su posicionamiento, pero si elige un valor modificador 1, es decir, dejo el precio como valor clave, tendrá que vender muchísimo y eso está accesible para muy pocos. Cuanto más pequeño sea, más tiene que modelar la experiencia. Preguntes a los jóvenes de su entorno, por qué van a McDonald’s (seguro que no le responden que es porque es el mejor asador con la mejor bodega de su ciudad).

A través de las experiencias, se pueden convertir productos normales en productos realmente diferenciales y que suponen para los Clientes vivencias agradables y deseable para su repetición.

Todos los productos y servicios son susceptibles de ser convertidos en experiencias, unos por sí mismos y otros por el entorno/empresa desde el que se comercializan. No sólo es una forma de vender con más margen sino también de fidelizar con fuerza. Es el último recurso para recuperar el margen, sin entrar en otro tiempo de un nuevo modelo económico que, por cierto, también tomará ese camino. Todos los productos se convierten en servicios y los servicios en experiencias, hasta que llegue la siguiente transformación.

2 comentarios to “Convertir nuestros productos en experiencias para los Clientes”

  1. Muy bien, sí señor. Bien explicado y por aquello de hacer lo que uno vende, me ha proporcionado una agradable experiencia que llama a la repetición. Y breve, que ya se sabe que si bueno, vale por dos. Lo deprimente es ser consciente de que la mayoría de los negocios no aplica ni remotamente esta sencilla y decisiva regla.

    Me gusta

  2. Pues tienes toda la razón, ese es el grave problema que hay empresas líderes (grandes, pocas y de fuera) que ya lo utilizan y otras que no lo saben (la mayoría) y finalmente, quien lo sabe y no lo aplica.
    Al comercio les siguen hablando de escaparatismo y merchandising, que es importante, pero no ya decisivo.Debajo de mi casa han abierto una tienda de productos selectos, echan un producto que huele que alimenta y que te hace entrar, fíjate que entro a comprarles por la innovación.

    Todo llegará, a ver si lo puedo ver yo todavía.

    Gracias -Antonio- por tus buenos comentarios.
    R.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: