La defensa del comercio tradicional requiere su refundación: un nuevo comercio para competir

por -roliver TDC

En las épocas de cambio, unos se aferran a lo que existe y otros se dedican a lo nuevo. Con el comercio tradicional está dándose esa dinámica. En parte es normal y lógico, es dependiente de la edad y de las circunstancias de cada uno, así que, defender los ingresos de los que se vive es ético y moral. En cualquier caso, el tiempo y los cambios de modelos -cuando les toca- son inexorables.

El comercio tradicional está en crisis, no sólo por la situación económica, la crisis es por ésta y por su propia obsolescencia. Cierto es que ha cumplido y está cumpliendo su importante misión, por eso, estamos seguros de su permanenecia en el tiempo, aunque con otro formato. En lo que va de año 37.000 comercios han cerrado, hay que parar la sangría y eso requiere cambiar el formato, calidad, venta experiencial y emocional, flexibilidad, conocimiento, diferenciación, centrales de compra, imaginación y la integración de la TIC y, cuando no se pueda luchar, aliarse con el grande.

El comercio tradicional, tal como lo conocemos, no puede competir con las grandes superficies, no sólo por las ampliaciones de los horarios como se dice frecuentemente y la necesidad de más recursos en los pequeños comercios o la pérdida del tiempo familiar. El problema de la ampliación de los horarios es que los grandes comercios pueden bajar los precios (a veces y por alguno, por debajo del precio) y obtener ganancias financieras mediante un demorado plazo de pago a los proveedores. Desde luego no es una competencia muy leal, pero mientras no entren en vigor y se hagan cumplir las leyes de plazos de pago, no hay otra.

Pero, esta circunstancia todavía es del modelo antiguo, son los estertores de un modelo de comercio, en el que hay grandes y pequeños, lo que verdaderamente pone en peligro al pequeño comercio sobre todo, son los nuevos jugadores, los que ya están jugando con las herramientas del nuevo modelo comercial. Uno de esos nuevos agentes del mercado es Amazon, poco a poco ha ido desarrollándose como un proveedor mundial, al principio de libros, pero cada vez de más productos, con un sentido de la satisfacción del Cliente y del servicio fuera de lo normal.

Hace tiempo, como todos sabemos y acabamos de comentar, Amazon empezó a vender de casi todo y a unos precios verdaderamente inferiores a los que la mayoría de los comercios físicos los comercializaban. Eso ya era un aviso de su estrategia, pero siguieron con un buscador/comparador  de precios, que resaltaba sus ofertas sacando los mejores precios para ese producto en el mercado on line, pero ahora han dado un paso más. Han lanzado un servicio nuevo (Amazon Price Check) que te permite –con tu móvil- ir a una tienda física y escanear la etiqueta/código de barras y te busca su oferta para ese mismo producto, seguramente a bastante mejor precio. Esto es demasiado, ya hemos cruzado el límite otra vez. Es decir que yo tengo productos –por ejemplo- de confección expuestos (con el coste que supone), yo dejo que tú lo veas, que te guste y en lugar de comprármelo, escaneas la etiqueta y le preguntas a Amazon a qué precio me lo deja. Sea este producto/servicio o el siguiente, el comercio, tal como lo conocemos, tiene los días contados, pero tiene remedio, se puede competir contra estos nuevos agentes, incluso competir colaborando con ellos, aunque parezca un oxímoron. Lo que no se puede es querer ignorar el Tsunami que está cogiendo altura suficiente para llevarnos a todos por delante. El comercio 2.0 y el comercio electrónico son herramientas amigas y no lo contrario.

Anuncios

4 comentarios to “La defensa del comercio tradicional requiere su refundación: un nuevo comercio para competir”

  1. Esta bien tu punto de vista. Tambien queria comentar como en la cadena de distribuciom los mayoristas van al cliente final y rompen la cadena. No obstante al comercio pequeño le falta especialización y creatividad. Saludos

    Me gusta

    • Diego, como comentas, se aprecia que hay demasiados escalones en la cadena, no hay margen suficiente para todos y la desintermediación es un hecho imparable desde hace años. ¿Quién permanecerá?, pues el que sea capaz de aportar lo que tu dices, más valor en definitiva. El comencio tradicional va retrocediendo, pero las cadenas van abriendo locales sin parar. La diferencia es de gestión, estructura y márgenes, pero los pequeños pueden tener otras ventajas y más flexibilidad y rapidez en los cambios, por ejemplo. No hay mejor parque temático que el centro urbano de una ciudad y qué desaprovechado está.
      Gracias por comentar. saludos,
      Rafael

      Me gusta

  2. Interesante artículo. Efectivamente el pequeño comercio ha de reinventarse para sobrevivir y, por qué no, crecer.

    Me gusta

    • David, el comercio podrá ser pequeño, pero no tradicional. Deberían acelerar el cambio, sin renunciar al uso de las herramientas 2.0. Ha de reinvertarse -como dices- ya.
      Gracias y saludos,
      Rafael

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: