2020 año cero: no será la quinta ola de Toffler

por -roliver TDC

Todas las grandes empresas, todos los grandes países están planificando y programando para el 2020, será el año umbral de un nuevo modelo económico y productivo. Todo debe estar preparado para ese momento, para todo aquel que quiera suscribirse a la nueva época. En esa fecha arrancarán limitaciones al crecimiento que ya no serán veleidades políticas: no más energía, no más materiales. Hay que optimizar y reciclar los niveles de ese momento en esas dos variables. Respecto al famoso modelo productivo, durante estos ocho años habrá cambiado sustancialmente, todo cambio tiene ya escrita su explicación: lo manda la Unión Europea o no se puede hacer otra cosa. Lo veremos con la reforma laboral, será el primer paso del nuevo formato.

Nuevas formas de emplear, nuevas formas de trabajar, nuevas formas de vender. Muchos cambios juntos. Leyendo a Joana Sánchez (¿Estás preparado para el mundo del 2020?), comentaba un “claim” del CEO de Saatchi&Saatchi, Kevin Rogers, que decía: “cuando soplan vientos de cambio, construye molinos y no paredes”. ¡Qué gran frase!, por eso es CEO de una empresa de publicidad.

Eso es lo que tenemos que hacer las pymes, en primer lugar conocer qué vientos de cambio son los que soplan y en qué dirección lo hacen; en segundo lugar, vislumbrar cómo nos afectan, para -a continuación- programar los pasos sencillos que tenemos que dar para adaptarnos o mejor, aprovecharnos de esas circunstancias. Háganme caso por favor, no será la quinta ola de Toffler, será un tsunami que cambia todo cuanto toca. No es un mensaje catastrofista, al contrario, será un sistema que tendrá su fase de arranque (de hecho ya está en marcha) con malos momentos, pero que luego traerá nuevas formas de economía y de trabajo, con una redistribución más equitativa de la riqueza (de la que quede para distribuir entre la mayoría de la población, eso sí) y un mayor cuidado por el medioambiente. No será la panacea -sin duda- pero será un mundo más vivible en lo personal y profesionalmente hablando, con más posibilidades para todos, aunque me temo que la riqueza siga concentrada, incluso muy concentrada. Cada vez veo con más claridad que lo que ha pasado estos últimos diez años ha sido eso, una rápida concentración de los recursos, ante el sistema que viene, en el que la conexión entre las personas ya no permitirá actuar con impunidad.

Si no me creen, busquen por la red los planes estratégicos de grandes empresas y los programas europeos, el 2020 es el año cero. El año en que comienza una nueva época. Sólo tenemos que desplegar las velas o construir molinos que recojan esos vientos. No podemos esperar a que otros nos arrastren como en otras ocasiones, tenemos que ser nosotros quienes demos el primer paso. Ahora el juego es global…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: