Retorno a Catania. Una economía sencilla o la del estado del bienestar

por -roliver TDC

Comentaba en la radio un comerciante del centro de Valencia, un comerciante tradicional, conocido en la ciudad y que –ahora-se jubila. El hombre que tiene dos empleados les ha ofrecido seguir con el establecimiento para que lo mantengan abierto, pero no han aceptado. Finalmente cerrará y se perderá empleo y un negocio. Es un asunto triste, pero el goteo es continuo. No es sólo una cuestión de la crisis, es que es insostenible por los costes. Comentaba el comerciante que hace años -bastantes ya- su esposa le ayudaba en fechas señaladas y de gran ocupación como las Navidades, hasta que le hicieron una inspección de trabajo y tuvo que dejar de ayudar o se tenía que dar de alta de autónomos. En esos momentos a todos nos parecía lógico que quien trabajase en un negocio lo hiciese con la legalidad laboral, era una forma de crear empleo y financiar el estado del bienestar que se avecinaba. Hoy no es así, esa fortaleza moral no existe. Las dificultades económicas y la falta de apoyo están en gran contradicción con impuestos, tasas, costes laborales, rigideces y los servicios que se obtienen.

Habíamos avanzado y todos comprendíamos que debía ser diferente. Ya no podía ser un mundo en el que cada uno se arreglaba, se debía financiar un cierto tipo de sociedad en el que devolvías una buena parte de los potenciales beneficios, pero obtenías servicios y otros intangibles. Pero si no puede ser así, tendremos que volver al formato anterior, lo que no se puede es exigir sin contraprestación.

La economía para que sea sostenible requiere de un shift down, de una bajada de nivel y por tanto de costes, pero generalizados, no sólo los sueldos y salarios, los restantes también. De esta forma volveremos a coger aire y volveremos a crecer, aunque nunca al ritmo ilógico que conocimos.

Las circunstancias nos van a obligar a volver a prácticas abandonadas en el comercio y también en las empresas: los aprendices, los empleados de la casa (con apoderamiento como dueños, en ausencia de éstos, claro), con salarios y costes de Seguridad Social adaptados a las circunstancias. No estoy seguro que sea lo deseable, pero no me cabe duda que vamos hacia esa situación. Como ya he dicho, también en las empresas. Empleos a horas, contratos por objetivos, otras novedades que nos hubieran parecido impensables hace cinco años.

La paradoja que se da es que los empleados ven esta situación como muy ventajosa para el empresario y muy perjudicial para los empleados, pero cuando se les da la oportunidad de convertirse en empresarios, en tomar las riendas de un negocio en marcha, con nombre y buena fama, sin los costes de puesta en marcha, etc., no quieran pasar a esa situación teóricamente ventajosa. ¿Por qué será…?

Anuncios

2 comentarios to “Retorno a Catania. Una economía sencilla o la del estado del bienestar”

  1. Estoy completamente de acuerdo. Nos hemos acostumbrado al “por cuenta ajena” como un bien seguro, tutelado, sin los riesgos del poco valorado y temido “por cuenta propia”. Ha llegado el momento de la verdad. Hay que reaccionar y corer alguna que otra aventura con sentido.

    Me gusta

    • Yolanda estoy contigo. Si me tengo que buscar la vida que me dejen manejar mi dinero. Tiene que haber una correspondencia entre impuestos y servicios al ciudadano. Muchos impuestos correnponen a muchos y buenos servicios. Pocos y malos, bajos impuestos.
      Saludos y gracias por el comentario,
      Rafael

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: