¡Qué, no puede ser!: “seleccionamos director general para empresa química. Imprescindible que sea del signo Aries”

por -roliver TDC

Estaba en una conferencia muy interesante sobre el rendimiento profesional de personas y su medida. El tema acabó derivando hacia la selección de personal como el primer paso para conseguir un alto rendimiento. En el momento de las preguntas un joven asistente y a la vez empresario -por lo que explicó después- requirió al conferenciante su opinión sobre la noticia de una acción judicial contra un empresario austriaco por impedir que se presentaran -a una selección de personal- candidatos que no fueran de los signos Capricornio, Tauro, Acuario, Aries y Leo. Parecía ser que, según la estadística sobre el histórico de los empleados, eran los que mejor resultado habían dado a la empresa.

Ni que decir tiene que se escuchó el crujir de varias vertebras ante los giros masivos de cuellos en busca del que acababa de interpelar al ponente. Lo hizo con voz firme y personalidad, puesto que inmediatamente aclaró que él estaba de acuerdo y que en su experiencia profesional-empresarial había podido determinar con qué signos del zodiaco habían sido los idóneos  para su empresa y sus objetivos.

La sala -con más de 150 asistentes- quedó estupefacta. Había sonrisas a la espera de una respuesta racional del responsable de la charla que, ante la curiosa pregunta optó por tomar una posición ecléctica, pero abierta a las cuestiones que nuestro cerebro todavía no entiende. Sin embargo -y de forma inesperada- comenzaron a pedir la palabra otros asistentes (en la sala habían un buen número de responsables de RRHH), aportando algunas experiencias al respecto, indicando que ellos también habían percibido cierta relación entre la adecuación de las personas a un puesto de trabajo y su signo del zodiaco. Huelga decir que los directores de personal ponían cara de incredulidad ante estas esotéricas manifestaciones.

No me atrevo a pronunciarme sobre el tema y menos cuando los aficionados al tema (yo no lo soy) siempre aciertan mi signo. Tal vez haya una explicación, la cual no puedo ni intentar enunciar sin sacar mi veta sarcástica a pasear. En cualquier caso, intentaré comentar otras cuestiones menos esotéricas, pero que también influyen en las relaciones profesionales (y personales, claro) sin un motivo específico y explicable definitivo, a pesar del avance de las neurociencias.

Hemos comentado en otras ocasiones la importancia de las primeras impresiones y cómo el lenguaje gestual percibido es llevado a nuestro hipocampo en busca de recuerdos que nos adviertan de anteriores malas experiencias en las que se vieron involucradas personas de similares gestos, cara, imagen global, etc.,  a las que estamos contemplando. Lo que llamamos intuición -a una velocidad muy superior a nuestra consciencia- está avisándonos de malas experiencias anteriores en un proceso no consciente. Nuestro cerebro guarda miedos ancestrales -no sólo recientes y/o vividos- que nos avisan de peligros que, a veces procurados por sonidos, otras veces por situaciones, como si de un déjà vu se tratara.

En una multinacional de la selección de recursos humanos hicieron una prueba respecto al proceso de selección de los candidatos. Grabaron las entrevistas de 45 minutos que realizaban y cortaban los primeros 15 segundos para mostrárselas a otros entrevistadores de la firma que -sobre ellos- también determinaban sus preferencias. Los resultados de ambas selecciones (visualizando 15 segundos, unos y 45 minutos, los otros) eran muy similares. En nuestro cerebro hay un clasificador de personas que rápidamente efectúa su elección, supongo que por varios motivos.

No sé si nuestra fecha de nacimiento o los ciclos lunares tendrán algo ver. Científicamente no lo parece y los genes juegan un enorme papel, pero quién sabe. Bueno, por si acaso, me pido la dirección general, que yo soy Aries…

Anuncios

7 comentarios to “¡Qué, no puede ser!: “seleccionamos director general para empresa química. Imprescindible que sea del signo Aries””

  1. Con el máximo respeto me parece una total excentricidad. Lamento los criterios restrictivos y cerrados en los procesos de selección (abstenerse mayores de 35 años, mínimo 2 años de experiencia en puesto similar…). Todo debe ponderar, pero ningún criterio ser excluyente. El ser humano es mucho más complejo como para ser clasificado y etiquetado.
    Podemos entrar a valorar otro concepto: “el paradigma”. Por ejemplo, he tenido dos empleados que han fracasado y venían del sector del automóvil. Me llega un tercero y proviene del mismo sector. Si todos estamos ya en la empresa y en el equipo predispuestos a su fracaso, estaríamos cavando su propia sepultura antes de empezar. O lo contrario, pues hay quien llega con el paradigma contrario…
    Gracias por permitirme expresarme en tu blog y aprovecho para enviarte un cordial saludo.
    Adrián Troncoso. http://www.laventadesdelastrincheras.com

    Me gusta

    • Adrián, el caso que expongo como motivación del blog hay que tomárselo en su justa medida y con cierto sentido del humor. En los casos más normales -como los que expones- la Constitución no permite la discriminación por edad, sexo, religión, etc., otra cosa es que de forma interna la apliquen muchas empresas, así que si tienen claro que no van aseleccionar a los mayores de 50 años -por ejemplo- lo mejor para estos últimos es que no les hagan perder el tiempo. Otra cosa es que no debería ser así…
      Yo veo también un grave problema en la literatura de ficción curricular que se está desarrollando y en la eliminación de información clave y no conveniente para el candidato o en la excesiva confianza en pruebas psicológicas que se han realizado.
      Es muy difícil conocer sin convivir…
      Saludos,
      Rafael

      Me gusta

  2. La guerra interminable entre la razón y la sinrazón sucede todos los días a todas horas y en frentes de combate tan dispares como impredecibles. Aunque a primera vista pudiera parecer exótico, la sinrazón domina con frecuencia el campo de batalla de una manera tan rotunda como desmoralizante. Tenemos a mano tantas situaciones similares a la que cuentas que no acabaríamos nunca si quesiéramos detallarlas. Y es que el reino de las creencias es tan vasto como inextinguible. Y como bien dices, a veces lo científico no es sino un disfraz de lo irracional, como el caso de la ficción curricular.
    Quizás sea eso, que los conocimientos del firmware, sean exactos o no, se traducen en decisiones rápidas que aunque sean inexactas en cuanto a su formulación, resulten acertadas en sus efectos finales. Al menos el número suficiente de veces para hacer creer que funcionan, cuando estadísticamente no resultarían relevantes. La intuición… no sé, la intuición si que la veo yo como ese aprendizaje automático en la toma de decisiones que algún mecanismo de la mente hace funcionar para ganar tiempo. La evolución ha debido construir algún sistema de inferencia inconsciente para reconocer que, cuando un tigre echa a correr, la intuición nos indica que mejor ponerse a refugio.

    Me gusta

  3. Rafael, esto es como esa rama de los RRHH que utiliza las facciones faciales para asignar roles/funciones dentro de la empresa: p.e. los jefes de compras tienen que ser feos. 😀

    Me gusta

    • Francisco, hace un rato he visto un post en un grupo de RRHH que hablaba del análisis grafológico para la selección de personal, que es otra variante fuzzy sobre el tema. En cualquier caso y fuera del elemento provocador del post, y como ha comentado un lector, si existiese un estudio estadístico que soportará esas conclusiones, aunque se debieran a correlaciones a tres bandas, tendría algún sentido.
      Gracias por el comentario y saludos,
      Rafael
      P.D.: Es verdad, son todos feos. Es para asustar y que se vayan los vendedores ¿no?

      Me gusta

      • Mientras no se demuestre lo contrario, en este tipo de cuestiones siempre creo que es más CasuALIDAD, que CausALIDAD.

        PD. Espero que nunca me ofrezcan un puesto de esos. 😀

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: