Necesitamos fusionar pymes para crear empresas verdaderamente competitivas

por -roliver TDC

En muchas comarcas una sola empresa original ha provocado todo un sector. El proceso fue simple, trabajadores con inquietudes y capacidad se montaban una empresa con alguna ventaja competitiva sobre el producto (o su sistema de producción) de la original y así sucesivamente. Con el tiempo, de poder tener una empresa con cierta dimensión tenemos una especie de cluster (con perdón, para los verdaderos clusters de empresas) con muchas pequeñas empresas concentradas en una comarca.

Tal vez  la orientación al minifundio de la tierra nos ha llevado al minifundio empresarial. Esta circunstancia ha generado muchas pequeñas empresas, lo que es bueno, puesto que es difícil que todas vayan mal. De este modo se ha creado un tejido de emprendedores muy importante, pero las cosas han cambiado. En la actualidad -para competir- se necesita una cierta dimensión de empresa, así  se pueden obtener economías de escala y de alcance, podemos acceder a mercados más grandes y esa dimensión adecuada da trabajo a profesionales de valor añadido,  lo que genera mejores estructuras laborales y una academia más preparada para formar a esos directivos y profesionales.

En algunas ocasiones me he visto involucrado en fusiones entre pymes y los problemas que se presentan han sido similares. La valoración de lo que aporta cada parte es complicada, pero sobre todo porque conlleva a quién es el que se sienta en el sillón de mando. La diversidad de caracteres, la idiosincrasia de los emprendedores que han creado y llevado a su intento hasta convertirlas en empresas rentables y la estructura familiar de muchas de nuestras empresas, no facilitan los acuerdos para tener entidades más grandes que les asegure el futuro. En muchos casos son el motivo de su quehacer diario.

Son muchos los sectores que disponen de empresas pymes con buenos cimientos, aunque la estructura sobre ellos debería ser mejor. Hay quien es bueno fabricando, otros vendiendo, otros llegando a acuerdos de cooperación y así hasta completar -a partes- el perfil de una buena empresa que podría competir a nivel nacional como internacional. No hace falta comentar el gran beneficio de aglutinar a las bases de Clientes, cuestión que da la verdadera dimensión de una empresa.

No se puede negar que este proceso de integración produciría cierto ajuste negativo en el empleo, pero es un proceso necesario. Las empresas de nivel crearán nuevos empleos directos e indirectos de más calidad a los pocos años.

El problema de España es que nadie se atreve a plantear las medidas (no me refiero a los ajustes actuales, que en cualquier caso son reactivos, no proactivos) para que este país siente los cimientos de una economía de primer nivel. Un proyecto nacional de cambio estructural y una visión general en la que nadie puede quedar fuera del  juego por las medidas a tomar. No se debe abandonar a nadie a su suerte. Todos estamos dispuestos a sacrificios por ese objetivo, eso sí, sin aprovechados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: