Business Intelligence: los 12+1 veces campeones del mundo no sabrían manejar las estadísticas actuales.

por -roliver TDC

¡Qué grande es Ángel Nieto!, le he visto varias veces correr en circuitos urbanos sobre adoquines. Cuando ganaba le daban un trofeo y una cantidad económica que apenas cubría los gastos de desplazamiento hasta la ciudad de la carrera. Eran otros tiempos que, como los cantantes de orquestas, van a las poblaciones en fiestas y se enfrentan a 3.000 circunstancias y a camerinos improvisados, pero que les prepara para la dura vida real. Cuando les llega su momento y triunfan, los apoyos que reciben les facilita enormemente su trabajo, puesto que antes se encargaban de todo y ahora se centran en su trabajo exclusivamente. Las dificultades que se les presentan les parecen tonterías.

En el caso de Nieto, su valentía, gran pilotaje y picardía, le hacían ganar carreras con cierta facilidad. Era una estrategia sencilla pero efectiva. Recuerdo su planteamiento de no desgastarse ante los rivales principales y dejarles a ellos ese papel, para empezar a atosigarles a final de carrera. Ahora te meto la rueda por la derecha, ahora por la izquierda y en la última vuelta -cuando ya los tenía desquiciados- los pasaba en una curva de imposible adelantamiento. Era la experiencia, gran intuición competitiva, una buena moto y mucha picardía. Los demás lo sabían, pero no podían hacer nada. Sin duda, era mucho más duro y difícil correr sobre adoquines. En otros deportes como el fútbol también pasaba. Es muy conocida la estrategia de Molowny para que el Madrid ganara el partido: ¡venga chicos a jugar y ganar! Impensable hoy en día que cuentas los pases y zonas de juego con los sistemas que instalan en los estadios. Otros tiempos sin duda.

En aquellos momentos se estaba construyendo la historia, no se trata de optimizar sino de conseguir. Ya llegará el momento de mejorar las marcas y registros, ahora se trata de acabar la carrera con la moto intacta y primero. En la pasada carrera de Estoril, Ángel -ante una mención a una estadística del comportamiento de una moto-  comenta que: “yo creo que se pasan con las estadísticas”, a lo que otro comentarista aporta: “en tu tiempo se trataba de subirse a la moto y ganar”.

Me ha recordado lo que pasa en las empresas, muchas de ellas gestionadas con una gran experiencia, mucha intuición, pero alejadas de un management basado en la elaboración de una información de valor para la acción. Como comentábamos, para crear una empresa y hacerla crecer, ese procedimiento era válido: grandes dosis de intuición y testosterona (lo que se echa de menos en los emprendedores actuales), pero para desarrollarlas, para optimizar su funcionamiento, sólo se puede conseguir mediante la captura de toda la información de los hechos comerciales, financieros, de manufactura y tratarlos para poder realizar un análisis para la determinación de las mejoras en cada momento. Que no se trata de hacer más visitas, lo que se necesita es conocer las cuentas a las que es más conveniente visitar, con qué productos, en qué momento, cómo contactarlas y con qué aproximación. Ahora es tiempo de estadísticas y afinar para ganar, todos nos parecemos demasiado, la victoria está a dos décimas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: