Si cada día te cuesta más vender y no encuentras nuevos Clientes, ¡detente, analiza y -entonces- actúa!

por -roliver TDC

Los que todas las semanas hablamos con un buen número de empresas necesitamos una resiliencia a prueba de bombas. En caso contrario, escuchar las vicisitudes del mercado y los problemas de unos y otros podrían acabar con nuestras defensas. Es una situación difícil, no lo voy a negar, pero como todos los cambios tienen una parte mala a corto y otra parte buena a medio.

En cualquier caso, cuando estás diariamente buscando negocio en un momento económico regresivo y de cambio de modelo, la cuestión a evitar es perder el rumbo que guía tu acción. Para todas las empresas es bueno parar, analizar la situación -no a corto- a medio y largo, volver a plantear las líneas de acción y abrir nuevos caminos.

Ese momento de reflexión no debe tener restricciones de pensamiento, ni siquiera de mercados. Es un momento perfecto para el brainstorming estratégico, para subir a una colina y analizar el paisaje hasta el horizonte. Sería desastroso para la empresa y sus profesionales entrar en una rutina sin salida de pensamientos negativos.

Hay que replantearse la acción en dos planos, el primero sería determinar acciones para mejorar los resultados actuales y un segundo plano, que analizar y establecer  acciones para conseguir una buena situación para cuando escampe la tormenta actual. La visión a corto no es suficiente. Comprendo que sea lo que preocupa, pero debemos pensar a medio para cambiar a mejor. Ese objetivo a medio ayudará apreciativamente a luchar en el corto plazo, será una visión que tire en los perores momento.

Siempre hay que atender al futuro, cuando se hace la planificación hacia atrás –a partir de una situación futura deseada- nos percatamos que si no empezamos ya nunca llegaremos, siempre estaremos sufriendo en el corto plazo. Trabajar y sacrificarse tanto para una expectativa tan lejana es poco motivador y gratificante, por eso no se practica y nunca sales de la situación, pero los grandes resultados se consiguen cuando te sacrificas en pos a que se cumplan las expectativas. Como la capitalización compuesta, cuanto más te sacrifiques ahorrando en periodos de gasto apetecible, mayor será el capital futuro.

Cuentan que Napoleón -camino de una de sus famosas campañas bélicas- marchaba con su ejército por una larga y soleada calzada. El calor era insufrible, el cansancio se acumulaba y no se atisbaba ni un solo árbol. Con su reconocido pensamiento estratégico, ordenó a sus mandos que se quedaran cincuenta soldados y plantasen árboles, para que  -al cabo de pocos años- volviesen a casa pudieran- tener su merecida sombra. El sargento que había recibido la orden le comentó: “no vale la pena señor, para que un árbol nos pueda dar sombra habrán de pasar -al menos- ocho años. No nos serán útiles para esta campaña”. Napoleón cambió su orden tras escuchar  la sugerencia del suboficial. “Entonces, que se queden 200 hombres para la tarea”.

¡Cosas de los que tienen visión de futuro! Siempre hay personas que inician las empresas aunque no las vean acabadas. Al tiempo todos les reconocemos su visión. Hagamos lo mismo, para estar en la línea de salida del fin de la crisis hay que empezar a trabajar ya, pero de otra forma a como lo estamos haciendo ahora.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: