La recuperación del valor de la buena formación. Lo que no se paga no se valora

por -roliver TDC

La deriva que ha tomado la formación -desde hace años- tiene muy mal final. La verdad es que se veía venir. Si no pagas lo que compras acabas no valorando lo que recibes. Hay gente que ha recibido tantos cursos gratuitos que ya cree que venían dentro de la placenta con ellos. ¿Esos cursos gratuitos han servido para elevar el nivel de cualificación de forma que se haya notado en las empresas, comercios o parados, posteriormente? ¡Por favor!, no me pidan que respondan. Para lo que sí ha servido es para que formadores y consultores tengamos un ingreso extra (normalmente bajos) que siempre ayuda a la cifra de facturación y a ganar cierta notoriedad. Los cursos deben ser de pago y muy exigentes con el profesor y los alumnos para conseguir resultados reales.

En septiembre de 2007 unos excompañeros y yo estuvimos hablando con una empresa suiza de ámbito mundial para representar e impartir sus cursos en España. Una vez conocidos sus contenidos y sus materiales se podría decir que llevamos años explicando niveles y materias muy similares (no en vano trabajamos en la misma empresa que su director durante diez años), con una diferencia, ellos cobran por el curso de ocho horas en dos días 12.000€ donde nosotros cobramos 1.800€ por doce horas en tres días. No pido el mismo precio de la empresa mencionada, no porque el curso no lo valga, sino porque no estamos en Suiza ni en el resto de países donde los imparten, pero no puede haber tanta diferencia. Si el curso lo impartimos para entidades con ayudas públicas, la facturación baja hasta la mitad. Pero no es todo, en los cursos gratuitos asiste todo tipo de alumnos en una mezcla de intereses y niveles tal que debes hacer cuatro cursos en uno a lo largo del curso (empresas, autónomos, parados, comercios, etc.).

Necesitamos a alumnos comprometidos e interesados y a buenos profesores que calificarán a los primeros y no al revés. Quien instauró que un alumno está en condiciones de valorar la aportación de un profesor sería un auditor de Bruselas orientado a la justificación de las ayudas y subvenciones recibidas por el organizador y no para el efecto del evento. Entonces, ¿cómo detectar a los malos profesores? Muy fácil, la formación debe pagarse y el profesor malo sólo da dos cursos, a los siguientes nadie quiere ir a perder dinero. Hay otros métodos de feed-back que ayudan mejor al profesor a la mejora, que no es una simple encuesta que unos entregan y otros no.

La formación es clave para un país. No se trata de construir muchos edificios que cobijen aulas a mansalva, ni privados ni públicos. Se trata de determinar las necesidades verdaderas de formación y que profesionales con amplia experiencia, dotes comunicativas y una estructura de curso experiencial, las desarrollen adecuadamente.

He tenido la suerte de trabajar en empresas que tenían un presupuesto para formación adecuado, pero cuando consumía lo que tenía asignado a mi puesto, los pagaba de mi bolsillo. ¿Cuánta gente acude a un curso actualmente pagándoselo de su bolsillo? El responsable de la formación de un profesional es el mismo, después ya veremos quién financia la inversión, si él o su empresa.

Que nadie se extrañe si luego sólo se aprovecha un porcentaje muy bajo del crédito formativo.

Anuncios

3 comentarios to “La recuperación del valor de la buena formación. Lo que no se paga no se valora”

  1. Excelente post, lástima que la gente se haya acostumbrado a coleccionar “cursitos” en vez de pensar en sus necesidades y objetivos reales, claro que otra cosa que falla y mucho es el asesoramiento laboral, que brilla por su ausencia. Por eso te encuentras que la gente va “dando tumbos” de un curso a otro sin tener unas metas laborales y profesionales. Y en los cursos gratuitos “mata” bastante las diferencias de nivel, a veces hay gente que está por estar y ralentiza mucho al resto. Cuando es de pago he constatado que en general la gente lo hace porque sabe lo que quiere, está más proclive a hacer un mejor aprovechamiento, y vienen con una actitud de aprendizaje intensivo, con lo que es más sencillo que acaben con un nivel profesional.

    De todos modos tanto en los cursos públicos como privados hay mucho que mejorar, pero creo que en lo subvencionado más que en lo privado, porque como bien dices si en éstos últimos no se hacen bien las cosas, el mercado te castiga. En el primer caso no, porque como es gratis, depende menos de que hablen bien o mal de ti, y si la gente ha quedado descontenta, siempre vendrán otros que lo harán igualmente.

    Me gusta

    • JL, al menos las subvenciones para cursos gratuitos tienden a cero. La formación deberá mejorar poco a poco y venderderse por su valor.
      Yo he tenido la suerte que las empresas en las que he trabajado me han pagado la formación, pero cuando he querido hacer un curso y ya creía que había pedido bastante, me la he pagado yo y sigo haciéndolo así. Esta costumbre es una de las más baratas que conozco, te sale muy rentable a medio plazo.
      Saludos y gracias por tu comentario,
      Rafael

      Me gusta

  2. Ah, y por cierto, no estoy tan de acuerdo con que el coste de un curso subvencionado sea tan bajo, no es verdad. Una cosa es el profesorado (que es sólo una parte), los demás costes indirectos para la ciudadanía que tienen muchos cursos de subvención no se conocen mucho, pero son realmente altos. Una entidad privada con buena gestión puede hacer cosas mucho mejores con menos dinero, te lo digo de primera mano…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: