Exportación no es lo mismo que internacionalización: ¿cuándo abrimos la oficina de Berlín?

por -roliver TDC

La verdad es que lo de los idiomas es un problema que se debería resolver ya. Tenemos que decidir qué idioma dejamos como estándar y el mundo sería -entonces- verdaderamente plano. La mayoría de las empresas españolas deberían tener una oficina en Centroeuropa, por ejemplo en Berlín. Sí, sí, en el lugar donde se decide casi todo ahora. Sin ser -ni mucho menos- tan caro como Munich, Berlín tiene un buen número de nuevos edificios con una gran cantidad de empresas. Por las placas que figuran en la puerta y zaguanes de los edificios, son pymes en su mayoría.

Nuestra propuesta no es turística si no estratégica -desde el punto de vista empresarial- puesto que se tiene toda Europa a tiro de piedra. Estamos demasiado centrados en España y -tal vez- mediante el contacto directo veríamos las oportunidades de negocio de otra forma. Hay muchos españoles que han tomado la decisión de ir a trabajar a Alemania, son todos aquellos que se defienden o dominan el alemán y por alguna razón tienen el coraje que a la mayoría nos falta, porque su visión es compartida, pero su valentía no.

Cuando viajo haciendo turismo me gusta pensar que haría si me viese viviendo en esa ciudad, sea en nuestro continente o en otro. La verdad es que se me ocurren bastantes cosas, entre otras razones porque el mundo se parece cada vez más. Debo advertir que suelo viajar en primavera, verano u otoño, así que en invierno deben existir unas condiciones que alterarían la percepción optimista que tengo. En cualquier caso, sería cuestión de abrigarse.

Cuando me cuentan las oportunidades profesionales que aparecen, el nivel formativo, el adelanto tecnológico y la seriedad con que afrontan las relaciones empresariales, les envidió. Es otra forma de entender los negocios, con muchas ventajas y algunos inconvenientes, pero los caminos son más largos que los existentes por estos lares.

Hay que diferenciar entre exportar e internacionalizarse, no es lo mismo. Lo confundimos con mucha frecuencia. La primera es ampliar el mercado, pero sin dejar la tierra que nos vio nacer y la segunda conlleva un cambio de visión, estamos presentes en el mundo hasta casi no saber –en la práctica- dónde está nuestra sede. Nuestros procesos y capital están diseminados por muchos países.

¿Qué podría costar abrir una oficina en Berlín? Nada si aprovechamos un año para buscar oportunidades haciendo de Berlín nuestra base operaciones en Europa. Seguro que cubriríamos los costes sobradamente y nuestra mente se habría abierto al exterior, que exportar no es internacionalizarse.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: