¿Es esta la innovación que necesitamos?

por -roliver TDC

Por más que se advierta a todos los agentes (empresas, estudiantes, emprendedores, etcétera), siempre ligamos innovación y tecnología. Craso error. El otro día me comentaba un experto en innovación que una serie de empresas locales que habían conseguido desarrollos tecnológicos interesantes, de tal forma que habían sido llamados por el MIT y estaban siendo tutelados. Es innegable, es una buena noticia, pero sobre todo para el MIT. Si verdaderamente se ha desarrollado las bases de una tecnología interesante, las grandes corporaciones se interesarán para comprarla y poder profundizar en ella internamente y darle aplicaciones de mercado (¡esto sí que es innovar!) o no permitir que otro competidor pueda tomar ventaja con ella. La mayoría de estas compras acaban en un cajón, el número de innovaciones que se lanzan y llegan al mercado es limitado, no puede ser de otra forma.

En el mejor de los casos, esa pequeña empresa innovadora será fagocitada por el MIT, los técnicos de la empresa local pasarán a formar parte de la gran corporación (la tecnología son ellos, no sus incipientes desarrollos por interesantes que sean) y sus cuentas corrientes “sufrirán” un importante incremento de fondos. Entonces, ¿qué empleo se ha creado?, ¿qué beneficio nos llevamos los que costeamos las ayudas que recibieron de entidades, universidades, etcétera? Pues como no sea los productos finales que compremos a las corporaciones que los comercialicen posteriormente, nada.

Abandonemos esa imagen que une innovación y tecnología. La I+D es absolutamente  necesaria, eso no es discutible, pero si no hacemos ver a todos los empresarios (actuales y potenciales) que la “i” pequeña” que acompaña a la investigación y desarrollo – sobre todo la innovación no ligada a tecnología- es la madre de todas las empresas, sin ella no se crearán empresas competitivas y la innovación permanecerá opaca a los emprendedores. Ikea es una gran innovación por su idea, por su formato, por sus productos, por su posicionamiento, por su comercialización. Esa es la innovación que debemos buscar. La innovación tecnológica es necesaria pero ya se fue impulsada durante mucho tiempo, ahora impulsemos la innovación de gestión y negocio.

Uno de los culpables de esta falsa percepción la tienen los organismos subvencionadores, que sólo financiaron cuestiones tecnológicas durante mucho tiempo. Finalmente han cambiado, pero ha sido tarde y ahora sin dinero.

Estamos hablando de cuestiones y conocimientos no estructurados. Nos referimos a esas persona que tienen una visión de conjunto que les permite intuir las oportunidades de negocio, no de los gurúes que quieren vislumbrar negocios con marcos de trabajo para definir modelos de negocio, que son útiles para estructurar integralmente una buena idea, pero que sin ella es una pérdida de tiempo.

Facilitemos que esos que visualizan y huelen los negocios lo hagan correctamente y eso no pasa por que preparen un plan de negocio (me refiero a los plan de negocio vulgares, no a los buenos planes de negocio. Llenos de deseos y expectativa sin decir cómo lo van a conseguir), tenemos que romper ese círculo para crear empleo de valor añadido, aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: