Todos los días hay eventos comerciales, pero sólo unos pocos consiguen Clientes

por -roliver TDC

Cada semana hay más seminarios, jornadas, congresos y todo tipo de eventos comerciales. Cada uno de ellos obtiene un resultado, desde el que no tiene asistentes al que está lleno, pasando por el que sí consigue Clientes.

Hace unos años participe -como ponente- en un evento CRM en Madrid. Cuando llegamos nos mostraron la lista de inscritos, tenía más de trescientas personas con empresas del Ibex35. Las cruces de la lista que indicaban que se habían presentado en el evento la hacían parecer un camposanto americano de alguna de sus guerras, estaba lleno de aspas. La magnitud de la sala obligaba a mantener una cierta distancia entre los asistentes y la tarima de la mesa de los ponentes. ¡Qué expectativas! Sólo que saliese un pequeño porcentaje de oportunidades sería un resultado de escándalo. Cuando empezó el primer ponente vi mi gozo en un pozo. Todo el mundo escribía lo que decía como si estuvieran tomando apuntes en el aula magna de una universidad. Eran becarios que habían enviado las empresas y -por lo que se veía- tenían que escribir un resumen de lo expuesto.

Lo importante de las jornadas, seminarios y otros eventos comerciales no es el tamaño de la asistencia, es la calidad de los asistentes (con cargo importante o sin él) y lo que puedas influir en su percepción de que puedes ayudarles a mejorar o facilitar su función.

La moda actual de estructurar eventos con múltiples mini ponencias de  20 minutos me parece una efectiva forma de perder el tiempo. Ya me parecía cuando las ponencias eran de 45 minutos, pero se trataba de más de doble de tiempo, así que ahora mucho más. ¿Quién puede  transmitir en 20 minutos un conocimiento  con los componentes mínimos para que tenga utilidad? Nadie, sería mucho mejor pasarles un A4 con las dos ideas que se ha intentado trasladar. Sin olvidar que a la tercera ponencia ya estás cansado de tanto cambio de tema.

Lo ideal son ponencias de una hora y media con buenos ponentes expertos en lo suyo y en storytelling, sabiendo mantener la atención o reclamándola para los momentos clave de la conferencia. Noventa minutos es el mínimo para contar algo con la profundidad necesaria mínima.

Hoy en día, la inmediatez (¡cuéntalo ya! Qué no puedo esperar ni treinta minutos), el preguntar y no dejar responder, la variedad excesiva de temas como si fuese un magazine, la pérdida de la capacidad de atención y concentración, etcétera, está produciendo que se realicen eventos que es imposible exponer ningún contenido, a no ser que el ponente vaya a “hablar de su libro”, que –en muchos casos- es para lo que ha ido.

Un buen evento, con una estructura orientada al interés y a la demostración de la utilidad, el impacto emocional y que suponga una verdadera experiencia para el asistente es lo único útil. Y digo más, si vas a transmitir un conocimiento útil para el asistente, con un formato ameno, interesante y experiencial ¿Por qué no vas a cobrar la asistencia? Se perdería mucho menos tiempo y se conseguirían más oportunidades reales.

2 comentarios to “Todos los días hay eventos comerciales, pero sólo unos pocos consiguen Clientes”

  1. Muchos llegan pensando en que esta charlita les va a reportar algunos dinerillos y se olvidan que están allí para satisfacer las expectativas que los oyentes han puesto en ellos. Ni saben exponer, ni se lo han preparado, ni nunca tuvieron la menor gana de hacerlo. Tanto han proliferado este tipo de eventos que la calidad ha bajado hasta límites soporíferos. Chorrean amiguismo y patetismo a partes iguales.

    Y ni te cuento de los masters y cursos de expertos de moda. ¡Que me cuenten algo nuevo que no lo pueda leer en internet!

    ¿Te imaginas trece ponentes en un día? Pues sí ha sucedido, aunque yo me rendí cuando unos “expertos” en marketing, que impartían un charlita titulada “hazlo tú mismo”, respondieron a un oyente que no podría fabricarse un logo porque se necesitan muchos años de experiencia y formación. Hazlo tú mismo, decían. Supongo que se referían a contratarles. Todo eso, claro, después de haber soltado el mismo cansino rollo sobre Apple y Coca Cola.

    Por cierto, propongo crear un grupo que torture al que diga el nombre de Jobs, starbuks, Ferrari o cualquier otro manido lugar común. Una tortura real, sin simbolismos, con sangre y lamentos. 😉

    Un saludo.
    Fco. Muñoz (hhtp://coventaria.es)

    Me gusta

    • Paco, ante la difícil situación comercial a todos les da por realizar evetons y son muy pocos los que están bien diseñados. Desde luego no creo que ningún ponente se lleve dinero o -al menos- una cantidad significativa (excepto unos cuantos). Cuando son charlas tan cortas es por eso, porque no cobran. Los expertos que cobran cantidades importantes (de 2.000 a 9.000€) van por otros caminos y sus eventos tienen coste para los asistentes o alguna entidad lo sufraga. Es cierto que -ahora- abundan los “gurusitos” y que tienen seguidores entre los pretendientes a emprendedor, donde se ha creado una industria que ya veremos como acaba.
      Gracias por tu comentario y saludos,
      Rafael

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: