Archive for marzo, 2013

28 marzo 2013

Si todos utilizamos las mismas herramientas 2.0 ¿Dónde estará la diferencia?

por -roliver TDC

Marketing Web 2.0Todos los métodos están en los libros. Para los que no quieran comprar libros, en Internet hay mucha información, incluso libros gratuitos, entonces ¿Vamos a parecer todos iguales de nuevo? Ni mucho menos, habrán diferencias presupuestarias, habrán diferencias por la profesionalidad de los que planifiquen y ejecuten (a las agencias -me refiero- que contraten mejores medios y el momento en el que lo hagan) y sobre todo lo que tenga en mente (creatividad y conocimiento) el inspirador del sistema de conversaciones con los Clientes potenciales.

Quien sea capaz de pensar como lo harían los Clientes de ese mercado en sus fases de compra y vislumbre los contenidos que se requieren (no me refiero a los pdf’s ni los vídeos específicamente, sino a todo al conjunto genérico que resulte atractivo a los Clientes y fácil de encontrar por alguna de las “puertas” de contacto), tendrá los resultados comerciales que desea. Llevamos tantos años pensando en el proceso de venta que creemos poder dominar el proceso de compra, pero éste se ha liberado de las cadenas y ha jurado nunca más dejarse dominar. Ya no habrán vallas en el campo, ni látigos y ni siquiera tenemos caballos para acorralarles contra las cercas. Los Cliente vagan (vagamos) libres por la pradera y sólo atrayéndolos con los mejores pastos entrarán en el proceso de compra. ¡Ah! No olvidemos -permítanme seguir en el símil ganadero- que hay que seguir alimentándolos con la mayor calidad de pastos o piensos, puesto que si paramos se irán a otras praderas con otros cowboys.

La competencia entre ofertantes nos hará descender cada vez más hacia el inicio del proceso de adquisición y poco a poco estaremos más temprano entrando en la conversación con los Clientes. Si me apuran, creo que podemos llegar hasta entrar en contacto con ellos incluso antes de que trabajen en su primera empresa. Me refiero a la universidad ¡Claro está! Se imaginan a un profesor que representa a una marca de ERP’s en la Nube dando clase de contabilidad, les parecerá ciencia-ficción, pero ya verán como acierto).

Desde luego la creatividad será quién mande. Las técnicas serán muy parecidas, pero la ejecución imaginativa dominará la comprensión del proceso de decisión del mercado y el mundo de las percepciones de los Clientes marcará la diferencia en el mundo comercial. Por eso es tan importante empezar cuanto antes la relación, incluso a nivel personal, así iremos comprendiendo cómo funciona el mundo 2.0.

No será igual que en la era de la publicidad, hará falta presupuesto pero su aplicación será un sistema complejo en el que la interacción entre las variables, Clientes, agencias, proveedores, canales, competidores, etcétera, darán grandes sorpresas y efectos. Eso nos iguala más a todos y no permite que el dinero marque las diferencias (ya se ha podido comprobar), con bajo presupuesto es más difícil, pero es posible ganar a los grandes.

26 marzo 2013

Si tienes pensado cobrar, pide la tarjeta antes de empezar: WhatsApp

por -roliver TDC

redes sociales web 2.0En esta nueva época de venta de ciertos productos y/o servicios con grandes volúmenes de Clientes (tipo WhatsApp, para entendernos) existe la tendencia de bajar los precios hasta el nivel del polvo, para que el escalón de entrada sea sencillo y no suponga una traba. La estrategia es conseguir Clientes rápidamente y luego ver cómo se puede rentabilizar esa voluminosa cartera. En principio parece lógico, quedaría muy bonito pintado en el Canvas de Osterwalder, pero la realidad suele ser más cruel.

Hay varios segmentos en el sector TIC -como las aplicaciones para dispositivos móviles, aplicaciones todas que se prestan desde la Nube- que utilizan este modelo como forma de desarrollo de su Clientela. Apenas tenga algún valor -aunque sea el de provocar curiosidad- la gente se las baja y las prueba, pero una gran mayoría deja de utilizarlas al poco tiempo por algún motivo (como la falta de cobertura, los bugs de las aplicaciones desarrolladas muy rápidamente, etc.) de forma que el ingreso collateral que esperaban -la publicidad- se desvanece.

La estrategia de bajar las barreras de entrada tiene mucho sentido y no son nuevas, ni mucho menos, es una estrategia vieja en muchos sectores. El problema es la relación Valor/Precio. Si esa relación es muy descompensada puede acarrear problemas, aunque se facilite el acceso. En los productos que tienen un valor relativamente bajo y su precio es bajo facilitándose el primer uso con una descarga gratuita o de prueba, cuando llega el momento de cobrar su precio hay inconvenientes. Es el caso de WhatsApp, una aplicación útil y sencilla, pero que si se quiere cobrar al cabo de los meses, el escalón de entrada que se eliminó en el inicio ahora se convierte en una escalera completa y no es por el dinero (0,99€) que nadie se llame a engaño. Los problemas se centran en dos aspectos: el inconveniente del proceso de pagar con tarjetas u otros medios no habituales en medios electrónicos para buena parte de la gente y la nueva evaluación del valor después de experimentarlo durante un buen periodo de tiempo.

En este tema quién mejor lo ha hecho es Apple. Hace tiempo me parecía que su sistema de cobro por las aplicaciones, frente a otros entornos donde la oferta gratuita es superior a la de cobro (como el caso del mundo Android), era excesivamente exigente y eso penalizaba las ventas de aplicaciones. Estaba en un error. Cuando menos te das cuenta ya te has registrado y pasas a comprar aplicaciones incluso los productos que las gratuitas te comercializan. En fin, que asegurarte el cobro es difícil, pero hay que intentarlo como prueba del valor.

En las aplicaciones de gran valor, si se facilita la entrada y uso, es otra cosa. El valor tirará de los Clientes potenciales que la prueban acabando por incorporarles a la base de Clientes.

25 marzo 2013

El proceso comercial “en vecería”

por -roliver TDC

Vendedor8Los olivos, que tienen una experiencia milenaria en el proceso de dar frutos, actúan normalmente en vecería. Dan una buena cosecha y la siguiente más floja, se trata de una secuencia natural e inteligéntemente sostenible. Me pareció que para los profesionales de la comercialización sería -también- una buena cosa, es decir, un año de rendimiento a tope y el siguiente más ligero en frutos, pero de siembra y avance relacional, para dar paso a otro año de máximo rendimiento.

No se puede estar siempre creciendo, no es bueno, aunque parezca mentira. El crecimiento continuado no asienta adecuadamente. Funciona mejor cuando tienes clara la doble función de convertir a los potenciales Clientes y desarrollarlos posteriormente. Esta doble función puede ser realizada por profesionales diferentes -es cierto-, pero los convertidores tampoco pueden estar todos los años recogiendo frutos maximizados, también tienen que sembrar. Esta es la causa por la que en algunos años se falla, es porque el proceso comercial no ha hecho madurar suficientemente a la base de clientes potenciales y no se puede recoger los frutos a tiempo.

Entiendo que sería mucho más efectivo que a un año bueno de ventas le siguiese otro más continuista y que sirviese para sembrar de nuevo, para ir madurando la notoriedad e iniciando procesos de compra en los Clientes, tanto en los potenciales como los de la cartera. En ese año de siembra se debería planificar nuevas acciones de marketing que generasen más leads, más notoriedad, más contenidos, etcétera. Los profesionales podrían dedicar más tiempo a formación, a entrenar técnicas de comunicación y a aumentar su presencia 2.0.

Siempre habrá quien crea que la “vecería” es una pérdida inútil de tiempo y recursos, pero se equivoca, de hecho ya le estará pasando, lo que pasa es que lo achaca a otras causas. Las nuevas herramientas de comunicación y distribución dan la oportunidad de estar más cerca del proceso de compra los Clientes y en un mayor número  de ellos, pero eso requiere tiempo y hacerlo bien. El problema es que no se puede estar en dos cosas a la vez y hacerlo bien, lo que no quiere decir que es el momento de las cigarras, al contrario, es el momento de  las hormigas efectivas y con sentido.

Es lo que en el fútbol británico se conoce como media inglesa: ganar en casa y empatar fuera o viceversa, en definitiva, tres puntos cada dos partidos. No se trata de querer ganar, se trata de saber trabajar con los grandes números. A la larga, se ganan ligas.

Ha llegado el momento de pensar y percatarse de las verdaderas causas de las cosas. Es la única forma de gestionar bien los efectos.

21 marzo 2013

Los avances en productividad vienen de la mano de las técnicas de desarrollo de software

por -roliver TDC

Redes SocialesLa búsqueda de la productividad viene con frecuencia disfrazada de gestión del tiempo. Métodos, sistemas, programas de agenda y listas de cosas para hacer, etcétera, no han solucionado la cuestión a pesar que siempre que se aplica la racionalidad se logran mejoras, pero que se van olvidando con suma facilidad. Es como los ejercicios espirituales que realizábamos en el colegio, sus pretensiones de mejora de espíritu duraban hasta que salías al patio.

El futuro de la mejora de la productividad deberá venir por el camino del sistema de trabajo más que por técnicas de planificación-ejecución-recordatorio-replanificación. En el campo del desarrollo de software se ha avanzado mucho en este campo, puesto que es un trabajo que requiere dedicación, conocimiento, preparación para la acción, atención y concentración o -en caso contrario- la productividad se va hacia abajo y los errores hacia arriba.

Esperar que alguien esté en una situación productiva sin errores las ocho horas de su jornada es una estupidez, si se obtienen cinco horas productivas ya puedes darte con un canto en los dientes. Hay muchos autores que apuestan por una cierta procrastinación y no me extraña mucho. Los que hemos trabajado alrededor del desarrollo de software (indirectamente, en mi caso) sabemos que a más y mejor análisis menos horas de desarrollo hacen falta.

Parece ser que en jornadas de trabajo que entremezclan el análisis con interacción profesional con el resto de compañeros y realiza tramos horarios muy intensos -como esprints- que consiguen tasas de productividad y efectividad muy altas. No se trata tanto de velocidad como de intensidad en los momentos clave de la ejecución. Las técnicas que mostraron más eficiencia en las fábricas japonesas (JIT y sus derivados) -ahora adaptadas al desarrollo de software- han producido las mismas mejoras: agilidad es la clave.

Todas las nuevas técnicas se enfocan a aprovechar esos momentos en los que se nos olvida el reloj y hacemos el trabajo que sea porque estamos concentrados y disfrutando de su ejecución. Se saca más de dos horas en esa “zona” que en dos días de horario laboral.

En definitiva, se trata de pensar bien lo que tienes que hacer y poner todo en el asador en un espacio corto de tiempo. El sistema no es tan simple y requiere una labor de coordinación, pero parece que funciona y que es trasladable a otras áreas profesionales.

20 marzo 2013

Los vendedores no creamos necesidades, sólo las enmarcamos

por -roliver TDC

decisión3Últimamente he vuelto a escuchar esta frase -el vendedor crea necesidades- en varias ocasiones. Normalmente no la rebato porque entiendo lo que quieren decir, pero como estos conceptos se van introduciendo en el acervo comercial con facilidad y antes que los profesionales acaben creyendo que deben “crear las necesidades” o lo que es mucho peor, que crean que pueden crearlas, voy a matizar este tema por sí puedo aclarar el proceso de mental de la compra.

Hemos comentado en otros posts que el decisor empresarial compra por dos motivos: solucionar un problema o alcanzar una mejor situación. Huelga decir que casi todos nos movemos en el primer factor, sólo unos pocos (desgraciadamente) se mueven por el segundo factor, aunque todos podemos utilizar ambos motivos en un momento u otro. Lo único que un vendedor puede hacer es subir una necesidad latente de una empresa o profesional a la parte consciente de su mente. A partir de ahí no está en nuestras manos modificar nada. Sí es cierto que hemos colaborado a percibir una necesidad, pero no la hemos creado estaba ahí esperando que el tiempo convierta lo que sería una mejora en un problema.

El proceso mental de compra es muy complejo, si no fuese así siempre vendería el mismo ofertante (el mejor o el que mejor relación calidad/precio tiene), pero hay un amplio rango de proveedores que venden porque en nuestra mente hacemos una traducción de la propuesta (vendedor incluido) que entra en el mundo de las percepciones y ese lugar es una jungla inexplorada donde es difícil guiarse por mapas.

La función básica de un reloj es dar las horas para que acoplemos nuestra acción diaria a una agenda. ¿Qué ganamos con tener un reloj de oro o de una marca de diseño frente a uno de plástico? Realmente nada. Entonces ¿Qué necesidad cubre cuando alguien compra uno de estos relojes de lujo? Pues la de seguridad, la de poder, la de pertenencia a grupo selecto, cuestiones de nuestra personalidad o complejos, a veces escondidas detrás de preferencias estéticas. No es sólo la necesidad funcional la que nos guía sino que es un proceso complejo subconsciente sobre el que apenas podemos actuar.

Es cierto que un buen profesional debe percibir los perfiles de su Cliente -tanto de empresa como a nivel personal- y aplicar su estrategia de presentación a ese perfil detectado, precisamente en busca de necesidades para acudir a ellas mediante preguntas bien formuladas que lanzarán procesos internos de análisis y respuestas mentales.

19 marzo 2013

¿Es bueno aplicar el Marketing a la política? Las percepciones frente a la verdad

por -roliver TDC

Lean Marketing y VentasNo me refiero al más puro marketing electoral que se ha venido aplicando en todo el mundo ni a la propaganda política de siempre, sino al Marketing planificado y como soporte de la acción política que podríamos titular como la gestión de las percepciones del ciudadano en países democráticos. La maximización de la acción política basada en las percepciones del votante acaba llevando a un mundo de falsedades y caídas de lo que crees sólido y real.

En el mercado real, el de productos y servicios no pasa lo mismos, aunque se utilizan las percepciones como base de la venta todos sabemos que detrás debe existir una base real que no debe ser ficticia o engañosa. Eso -en el mercado- se paga muy caro.

El marketing aplicado a la política comenzó de forma noble: querían reforzar las marcas, que los votantes fueran conscientes de lo que se hacía, de los beneficios que no eran fáciles de ver, del cumplimiento de las promesas y, en definitiva, de la percepción de la mejora de su nivel de vida. Finalmente ha degenerado en el manejo de las percepciones a golpe de CIS. “Si se puede hacer creer que las cosas pasan, para qué se van a hacer”. Por desgracia, eso es lo que pasa, hay cientos de ejemplos. Si sociológicamente se puede crear una percepción en los votantes, la verdad no importa tanto. El ejemplo de la I+D es uno de los puntos donde más se miente. Basta con nombrarlas continuamente, hablar de satélites, crear un museo de la ciencia, anunciar programas para la innovación (aunque sea con poco dinero que se tardan tres años en liquidar) y llevar a los colegios a un parque temático y ya está. La mentira está redondeada para que los estudios de opinión pública les den la razón con sus informes. Es la Teoría de la Información y de la publicidad aplicada al filibusterismo político. Repite una cosa mil veces y se fijará en la mente de los votantes aunque sea incierta.

El mercado de los ciudadanos analiza mal los productos políticos y ellos lo saben. No estaría mal que en las próximas elecciones les diésemos un susto, en caso contrario confirmaremos sus creencias y nos negarán la verdad eternamente: ¡Pero si todo va bien…!

Deberíamos crecer en capacidad de análisis, en darnos cuenta que ninguna manifestación ni huelga tiene tantos asistentes o seguidores como dice el convocante, sea del bando que sea. Cuando alguien es criticado se le acusa de traidor, para hacer olvidar la causa de la crítica. Es como aquel ladrón que le pedía daños y perjuicios al que le había pillado en plena acción delictiva porque -decía- que quedaba herido en su honor. ¡Hay que tener la cara dura!

18 marzo 2013

Cambio de época. Los signos de los tiempos comerciales

por -roliver TDC

cambioseñalEntre 1860 y 1895 hubieron varios eventos que significaron un cambio de época (Guerra Civil norteamericana, los indios norteamericanos son vencidos y llevados a las reservas, la Guerra de Cuba, los Samurai son aniquilados en Japón, entre otros hechos), mucho más allá de un cambio de ciclo. El estilo de vida que había marcado esos tiempos desaparecía para siempre, nunca se sabrá si fue para bien o para mal, lo bien cierto es que habían sido tiempos de honor y éste -con frecuencia- no permite el progreso, así que un estilo de vida más práctico se erigió como un mandato. Muy probablemente esa practicidad que ayuda al progreso de tal forma que acaba corrompiéndolo todo este marcando signos de cambio hacia una nueva sociedad y estilo de vida. No quiero mencionar esos signos de cambio porque no hace falta, sólo con ver los telediarios y leer los periódicos (en Internet, que es otro signo) es suficiente.

Cuando se producen cambios de época todos los paradigmas sociales existentes cambian con ella, algunos son actualizaciones, otros cambian radicalmente y otros desaparecen al mismo tiempo que aparecen nuevos modelos. La comercialización es un claro proceso que sufrirá modificaciones, la única duda es su alcance y comentar sus características es el objetivo del post.

Pensemos lo que es -en esencia- la comercialización. Si los fabricantes pudieran registrar sus productos en el “disco duro” del cerebro de sus potenciales Clientes que sugiriese directa y personalmente su compra y consumo, el proceso de comercialización como lo hemos conocido y conocemos no existiría. Dejando a un lado la ciencia-ficción (de momento, no hay más que pensar en la gafas de Google o los móviles avanzados, para percatarse de que no estamos tan lejos de tener esa posibilidad), cualquier avance del proceso comercial tenderá a acercarse a ese modelo, es decir saltarse escalones  hacia acceder directamente al Cliente, ya sea usuario final o Cliente empresa.

Esta es una realidad que no niega el valor añadido de la intermediación, de poner a personas que facilitan a otras personas la comprensión, compra y uso de productos y servicios. Eso está fuera de toda duda. Lo que ocurre es que esos eslabones intermedios de la cadena de valor consumen mucho margen. Hay muchos profesionales que no están de acuerdo con esta descripción de lo que va a pasar, pero que no tienen ningún problema en comentar que se descargan música, películas y libros gratuitos de Internet porque en las tiendas están muy caros, sin darse cuenta que están dando la razón a la desintermediación.

Como dijo Víctor Hugo: “Cuando a una idea le ha llegado su momento, ni el ejército más potente del mundo puede pararla”.

14 marzo 2013

La percepción del precio de las cosas

por -roliver TDC

comercio5Cuando voy a comprar algún producto percibo que algunos han sufrido aumentos hasta parecerme caros, analizados con las referencias mentales que tengo y/o de la anterior ocasión que los compré. Mi mujer me dice que me quedé en los precios de hace veinte años. No me refiero a la compra semanal (en la que también hay algún producto que su aumento me sorprende y de lo poco consciente que somos de ello). Quiero comentar el precio de algunos productos o conjunto de ellos que en el espacio de 25 años ha tenido un incremento muy superior al del resto de productos y -desde luego- mucho más que los ingresos. Las neveras y televisores han mantenido más o menos su patrón de precios, incluso habiendo mejorado su tecnología. Es cierto que hay más rango de precios, pero en los productos medios se mantiene (estoy hablando en el entorno a los 600€). Sin embargo, para una solución integral de horno, encimera y extractor se ha elevado el precio (un conjunto normal está por los 1.000€) de forma considerable (esa es mi percepción, si no se ajusta a la realidad, simplemente es mi parecer subconsciente que me influye en la decisón de compra).

Los productos sobre los que quiero centrarme son aquellos en los que se ha producido un incremento desmesurado y es a los que me quiero referir por su carga de marketing. Un carrito para niños cuesta 900€ (digo cuesta y no vale, como siempre hago, mostrando mi parecer directamente). ¿Pero son híbridos diésel/eléctrico, con nevera incorporada y cambio automático? En los años de la “falacia financiera” se produjo un aumento de la natalidad y de su circunstancia -alicatada de cierta tontería- que lleva a unos estándares por debajo de los cuales parece un maltrato infantil. Esta circunstancia se daba hasta en parejas que sólo pensaban tener un hijo, sin posibilidad de más uso posterior del “vehículo de lujo” que ocupaba -por cierto- una habitación (cosa típica de los de gama alta).

Hay una estrategia de marketing infalible en sociedades de “nuevos ricos”, es la comparación social. Pasa también en los cajeros de los hiper’s o supermercados. Hay un efecto comparativo en el volumen de la compra y yo creo que por eso no se agilizan las colas. No importa que tengamos que utilizar la Excel para llegar a fin de mes, el niño circulará en coche de lujo, aunque no se sepa dónde estacionarlo luego.

Las empresas de estudios de mercado utilizan una segmentación para aquellos que compran/compramos productos de lujo, pero que el fabricante ha puesto con un precio accesible y que nos hace creer que estamos ahí, en el escalón de arriba. Los recambios o mantenimiento del bien en cuestión nos devuelve a la realidad y al fabricante le retorna lo que cedió en su día por atender a la plebe.

Tenemos que ser más consciente de la variación de los precios de forma injustificada, puesto que si entramos en ese juego caprichoso provocamos la subidas que luego contagia a otros hasta complicarnos la vida. Ahora se está demostrando que muchos precios estaban hinchados artificialmente, puesto que los han bajado a la mitad y siguen ganando dinero.

Las salidas de los colegios y guarderías, las cajas del supermercado y allí dónde se crean colas de espera, sin olvidar los comentarios de lunes laborales respecto a lugares de fin de semana, etcétera, son lugares de comparación social que acaban por provocar subidas de precios. Como estoy acostumbrado a tratar con mis Clientes esa importante variable de Marketing Mix que es el precio, sé de lo difícil que es mantenerlos en algunos sectores y lo fácil que es subirlos en otros, sobre todo si hay consumidores al final de la cadena de valor. Démonos cuenta que con nuestra actuación como compradores influimos en el coste de la vida, de la buena y de la mala.

12 marzo 2013

La gestión de la multicanalidad hoy es parte de la solución comercial de mañana

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogEl Marketing Mix en su origen contemplaba muchas variables. Para convertirlo en un modelo práctico fueron concentrándose en cuatro aunque posteriormente se ampliaron hasta a ocho. La cuestión es que la simplificación ayuda al uso y aprovechamiento de los modelos para que sean aplicados a todos los casos atendiendo a su casuística. El modelo de la Cadena de Valor de Porter nos anunciaba que la forma de aumentar la productividad era la simplificación delos eslabones de la cadena y -dentro de cada eslabón- el abatimiento de paredes y compartimentos estancos. El tiempo ha demostrado la razón de estos pronósticos de tal forma que de hablar de la Cadena de Valor con su carácter lineal y la integración vertical, se ha pasado a una Constelación de Valor dónde las paredes y la verticalidad se rompen para solapar sectores, empresas y recursos intermedios en general (laboratorios, fábricas, fuerzas de venta, etc.). No hay más que ver que la principal fábrica de automóviles no es conocida, aunque sí las marcas para las que producen.

Bajo las claves de este modelo, el Marketing Mix está sufriendo -de nuevo- modificaciones, siempre tendiendo a la simplificación: en primer lugar, los canales de comunicación por los que la promoción de los productos se realiza y llega a los Clientes potenciales se han multiplicado, ahora son muchos más que antes y no tiene ningún sentido querer ignorarlos. En segundo lugar, los canales de distribución por los que las empresas llevaban sus productos y/o servicios hasta los Clientes se han multiplicado y -como el primer caso- no tiene ningún sentido no utilizarlos y menos todavía negarlos. La consecuencia es que esta multicanalidad en la comunicación y en la distribución tienen los mismos soportes, por lo que se está produciendo una simplificación brutalmente eficiente: los mismos canales de comunicación y distribución son la base de la multicanalidad integrada.

Quiero dejar claro que múltiples canales no implica multicanalidad integrada, puesto que estos actúan sinérgicamente y de forma estructurada. Que todavía hay empresas que quieren vender mediante comercio electrónico y solapadamente a través de distribuidores y -sin embargo- no se explican por qué hay distribuidores que no quieren firmar contratos de distribución con ellos.

Esta simplificación eficiente también es efectiva. Tal vez no sea el mejor sistema, tal vez el Cliente no reciba el mismo tratamiento personal, pero es un formato que cumple su objetivo comercial y añade un nuevo tramo de margen que nadie va a rechazar.

Esta novedad está alterando todos los planteamientos del Marketing Mix de las empresas, sin perder de vista que -en algunos sectores como el de las tecnologías de la información y las telecomunicaciones, la variable del producto también se está solapando imbricándose en los mismos canales mencionados. Todo a través de los mismos canales, el producto, la distribución y la promoción. ¿No creen que es un tema importante?

11 marzo 2013

IoT (Internet of Things): la Internet de las cosas

por -roliver TDC

modelo negocio3IoT es el acrónimo que utilizan los anglosajones para esta línea tecnológica que en el futuro tendrá una gran presencia en nuestras vidas, en una mayoría de ocasiones para ayudarnos y en otras para complicarnos la vida. El balance de su aportación será positiva, pero lo que es innegable es que cambiaría nuestras vidas personales y profesionales.

En definitiva, esta tecnología propone y facilita la conexión (de diferentes formas, como las etiquetas RFID -pasivas hasta ahora, pero en un futuro activas-, etc.) de los objetos comunes y cotidianos que nos rodean a Internet, por lo que se puede gestionar su localización, consumo, situación respecto a alguna variable controlable, etcétera. las consecuencias son claras: los robos, la gestión de stocks de millones de productos, compras automáticas y un sinfín de cuestiones más cambiarían de forma radical. Se gestionarían una serie de eventos programados que lanzarían alarmas o lanzarían programas que determinaría lo que hay que hacer (avisar a la policía, preparar un nuevo envío, reponer material, lanzar nuevas órdenes de producción etcétera).

Estos avances nos quitan trabajos rutinarios y aumentan la eficiencia en la producción, no cabe duda, pero también puede tener una parte negativa si ese ahorro de tiempo no sirve para aumentar el tiempo a nuestra disposición y debe dedicarse para cuestiones que no son fruto de nuestra voluntad.

Neveras, zapatos, libros, conservas, bricks, lámparas, automóviles y mil cosas más tendrán una relación con algún gestor que nos aportará información sobre su uso, su relación con nuestra dieta y salud, hábitos, localización, protección, etc. Los avances en este área se plasmará en lo que los proponentes de esta tecnología llaman spimes que -según Wikipedia- “tienen una identidad única legible digitalmente; son localizables y trazables; pueden ser buscados desde buscadores; reciclables; diseñados y almacenados virtualmente y en muchos casos pueden ser fabricados por el propio usuario”.

Millones de cosas se nos va a ocurrir cuando comprobemos las primeras instalaciones prácticas de la Internet de las cosas, inmensas cantidades de procesos humanos que se automatizan y nos permiten olvidarnos de ellas, de reponerlas, de tirar alimentos caducados por olvido, tener que buscar aquella cosa o la otra.

A mí me parece muy interesante, muy útil y productivo, pero tengo que pensar en qué voy a emplear mis procesos mentales que ahora dedico a esas tareas, no sea cosa que se vayan a perder esas neuronas.

A %d blogueros les gusta esto: