No hay secretos: sin excedentes no hay economía que valga

por -roliver TDC

Redes SocialesTardamos muchos años, pero finalmente lo pudimos comprobar: si las empresas y los particulares no tienen excedentes dinerarios la economía languidece hasta casi desaparecer. Esta proclama contrastada debe ir acompañada de una meritocracia estructurada que premie salariálmente por orden de aportación de verdadero valor, en caso contrario nos volvemos locos -como nos pasó- y el que más gasta es el que no podrá reponer los fondos. Sin embargo y arreglo a los méritos acumulados en la vida (formación, compromiso, voluntarismo, buen trato, capacidad, relaciones, éxitos, voluntad, experiencia, buen gusto, etcétera) los excedentes deberán ser distribuidos con un coeficiente corrector que es lo que aporta la sal a este guiso que es la economía.

Sin estos excedentes las personas (y las empresas) no gastamos y la economía va decreciendo hasta el estado de coma. Esta es la vía que transitamos en estos momentos. No tengo ninguna duda que la economía española debía volver a tocar el piso, a que todo tuviera sentido partiendo de unos costes reales y una márgenes razonables. El gasto con cabeza genera una distribución bastante equitativa y se purga a la economía de forma que los sistemas se retroalimentan positivamente. La única cuestión es que ese gasto vuelve a crear inflación debido a un avance del ajuste de oferta y demanda (los proveedores suben el precio porque creen que pueden hacerlo mucho antes que la demanda fuerce al ajuste real con la oferta mediante el precio. Que se quieren aprovechar y tienen prisa, ¡vamos!).

Como suelo decir, esta es una crisis de márgenes más que de ventas y -además- una retroalimenta a la otra, pero la cuestión es que después de unos años de bonanza y acostumbrados a ciertos gastos superfluos y a incrementos salariales fuera de la secuencia que se tenía, ahora te encuentras atado de pies y manos. Si aplicas la solución de reducción drástica de gastos puedes perder la capacidad de generar valor que es lo peor. En fin, que no es una solución sencilla, pero las economías a la baja seguro que tampoco no lo son.

Si se analiza lo que ha pasado en estos últimos años, las empresas han reducido sus gastos y han salido muchos empleados de ellas y la Administración ha reducido el gasto de sus servicios a los ciudadanos, pero lo que es en sus gastos de aparato burocrático no, es más, no paran de sacar leyes para prohibir esto y lo otro y -por consiguiente- más funcionarios para asegurar su cumplimiento. Hay que dejar a la gente tranquila y reducir el gasto inútil del Estado que es mucho. Si revisáramos las cuentas del Estado en detalle nos llevaríamos las manos a la cabeza. Ahí sí que se generan excedentes, pero sólo para algunos que no los reincorporan a la economía para que esta ruede.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: