Dos modelos: el turismo artesanal vs el turismo industrial

por -roliver TDC

TurismoDespués de cada verano siempre tengo nuevas apreciaciones sobre el turismo actual y la competitividad de los distintos destinos, unas veces por los lugares visitados y otras por quedarme en mi ciudad. Este análisis del posicionamiento y de la acción de marketing de alguna ciudad o zona me ayuda a mantener el marketing en mi mente, pero sin que llegue a sentir que no estoy de vacaciones.

Este año he apreciado varios destinos muy interesantes fuera de España. Cada uno de ellos tenían su posicionamiento basado en varios recursos, algunos de ellos les venían dados y otros se los habían procurado. Podríamos establecer dos tipos de destinos turísticos: el turismo artesanal, el natural, el que explota unas condiciones históricas o naturales y que permite que te integres en su ecosistema turístico y, por otra parte, el turismo industrial, que es el que te está esperando y te quiere vender los complementos de su atracción principal incluso crea sistemas comerciales para explotar su puntos fuertes. Desde el punto de vista personal, no me cabe duda que prefiero el primero, pero entiendo que se haya industrializado y que se plantee el turismo como una explotación económica. No es  una exageración, puesto que quieren cobrarte el aparcamiento en las calles de la ciudad y su periferia, solapan mercados estables y periódicos, tienen determinado un tiempo de estancia en el punto turístico. Como prueba, este año he estado en una serie de pueblos medievales preciosos, pero que he visto entre una multitud y al irme llevaba vino, embutidos y conservas y fotografías en las que están presentes personas de todos los países de Europa y de otros países de la otra parte del charco. Todo está estudiado, una esquina te introduce en un comercio sin que te des cuenta, los dependientes son showmen que requieren tu atención de forma simpática, una antigua iglesia acaba en tienda y otras experiencias que han estructurado para llamar tu atención. Eso sí, todo lo bueno es caro y tienen cosas baratas para que puedas llevarte algo si no eres pudiente. ¡Qué pueblos más bonitos si pudieras verlos con tranquilidad! Se han convertido en parques temáticos comerciales centrados en un posicionamiento base (el vino, los productos derivados de las ocas, etcétera).

Como profesional lo entiendo y admiro, como turista de a pie no me gusta, prefiero otro tipo de visita más enriquecedor en lo personal. Cuando visité París por primera vez estuve en la Torre Eiffel una hora en lo más alto y en Notre Damme no me cansé de contemplar París al lado de una gárgola. Hoy nada de eso es posible, hay que  proteger los monumentos y explotarlos adecuadamente. El turismo ha cambiado, ya no es artesanal, ahora es industrial. Hay que ir de atracción en atracción y consumir lo que se planificó. ¡Bien por el marketing! Y mal por el turismo de las personas. Entiendo la lícita búsqueda de los rendimientos económicos de cada lugar, pero deben estudiar los límites o pueden morir de éxito.

Hoy en día, el turismo que no quiere estar entre miles de personas tiene que irse a otros nuevos destinos, eso sí, tiene que soportar el riesgo de Tsunami.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: