El desapalancamiento financiero de las empresas está matando el incremento de las ventas

por -roliver TDC

deuda publica y prividaParece ser que hemos salido de la UVI con las variables críticas estabilizadas, pero el cornalón ha sido de decenas de puntos de sutura y ahora nos vemos sin fuerzas y con graves daños físicos y psíquicos. El problema es la deuda del sector público, pero también la del privado que se ha reducido hasta llegar al nivel del público (alrededor de un billón de euros), pero todavía es imponente. En el caso de las empresas, esa deuda hay que devolverla sí o sí y se requiere ahorro para saldar el mal del excesivo apalancamiento que siempre ha sido tradicional y hasta endémico en el país.

Para los no financieros comentaré que el apalancamiento financiero se produce cuando una empresa, en lugar de aportar capital sobre el que extraer la rentabilidad propia de la operación de la empresa, se financia con dinero del banco, puesto que la rentabilidad es superior al coste de ese capital y evita el riesgo de poner el dineropropio. Esa operación crece sin parar en los años de bonanza puesto que se quiere aumentar la rotación con más dinero del banco, para obtener más rentabilidad de ese capital ajeno. Este proceso tiene sentido, pero llega un momento que si aumenta el interés podemos empezar a sufrir, no hay que olvidar que ese capital sí que es exigible. Es decir, montamos un negocio con un poco de capital nuestro y bastante dinero del banco. En algunas zonas somos maestros en el arte de sacarle partido a este formato, lo que conlleva que las empresas anden un tanto descapitalizadas y que veamos a empresas medias con fondos propios ridículos.

Las consecuencias son claras, cualquier servicio o producto que a las empresas les parezca superfluo no lo comprarán y entraremos en una dinámica asesina que nos empobrecerá a todos y acabaremos siendo rescatados para que la quita nos devuelva al rango de lo asumible. Este cierre del grifo del gasto para poder devolver la deuda tiene un componente sistémico que genera un decrecimiento de la economía y -al final- el de la propia empresa que ahorra, pero pierde ventas. La solución pasa por dos caminos que vamos a tratar. El primero es recapitalizar la empresa, puesto que siguiendo el principio de la física sobre la energía, el dinero que se ha ganado debe estar en algún sitio, nadie lo ha destruido.

La segunda solución no está en el ahorro sino en la búsqueda de expandir la línea de arriba, la de los ingresos. La de estructurar de una vez para siempre el área de Marketing y Ventas. El camino del ahorro para aumentar la productividad puede ser un primer camino para frenar la sangría mediante la eliminación de un exceso de gasto superfluo, pero no es la solución. Hay que aumentar los beneficios a través de aumentar las ventas y los márgenes; de operar en más mercados, de innovar en los canales de distribución. Es decir, hay que replantearse la función comercial al completo. Hay que refundar la empresa, incluso antes de devolver el dinero al banco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: