Estamos entrando en una época en la que no habrá anonimato ni privacidad, sólo reputación

por -roliver TDC

1984-Orwell-coverLas cámaras de la calle, la geolocalización a través del móvil, las cámaras de la TV u ordenador dentro del hogar -tal vez-, el seguimiento de la navegación por Internet, las redes sociales, las tarjetas de crédito, la Internet de las Cosas (IoT), otras formas -presentes y futuras de captura de nuestro comportamiento y preferencias, un montón de procesos están monitorizando nuestras vidas e intimidades. Como dice Pentland: “la edad del anonimato se ha acabado”. Ya no hay anonimato ni privacidad. Esta tendencia tiene una parte positiva y otra negativa, depende del uso que se haga de la información y del nivel de agregación con la que se trabajen los datos. Añade Pentland que se deberá mantener el equilibrio entre privacidad y utilidad de los datos o este uso estará descompensado y no será justo para los ciudadanos.

Siempre he sido partidario del progreso tecnológico y las innovaciones comerciales basadas en la información, pero considero que se debe regular adecuadamente o nos vamos a encontrar en breve que la LOPD te protege una cierta información personal que es pública -al menos a nivel de registros públicos como los del Ministerio del Interior o los de carácter de salud o fiscal-  y los más íntimos y privados no. A mí no me importa -al contrario- que una empresa elabore una información de valor a partir de las transacciones que he realizado en el tiempo, puesto que adaptará su oferta a mis preferencias, pero otra cosa es quién captura información sin que yo lo sepa y -lo que es peor- que la pueda dedicar a fines ilegales o alegales.

En el Ciberpaís del sábado 14 de septiembre del año pasado, Genevieve Bell, que es antropóloga en Intel (importante función si pensamos que la tecnología puede facilitarnos o complicarnos la vida a los humanos) comentaba que “lo importante será la reputación, no la privacidad”. Todo radica en la diferencia entre los pequeños actos íntimos y todos ellos unidos para sacar conclusiones que acaban formando la reputación de una persona. Sobre los primeros se guardará secreto y de la información agregada será difícil mantener la total privacidad, al menos será utilizada para sacar conocimiento de valor comercial y quién sabe si para otros aspectos.

Una de las herramientas clave para la predicción de nuestro comportamiento es la Clusterización (Clustering) que crea grupos homogéneos de comportamiento a partir de millones de datos de los actos de los usuarios y va tratando nuestros movimiento de acercamiento a uno de los grupos, con lo que se puede saber qué vamos a hacer en breve o en el tiempo. La cuestión es que siempre estamos entre iguales, es la llamada del grupo.

Hay tendencias imparables sobre las que no podemos hacer mucho, pero si tomamos conciencia de la situación tendría su lógica comenzar a tener cierto cuidado con la información que vamos dejando en la Red, puesto que no se puede evitar dejar cierto rastro sin renunciar a la vida moderna.

Anuncios

4 comentarios to “Estamos entrando en una época en la que no habrá anonimato ni privacidad, sólo reputación”

  1. Sin duda este es el rumbo al que nos dirige la tecnología! Requerirá cuidado y responsabilidad.

    Me gusta

    • Hansi, la tecnología es neutra, son los usos que le dan las personas lo que la convierte en buena o mala. Imagina si todos supiésemos nuestro ADN y se aplicasen las técnicas de clusterización para indicarnos las enfermedades que probablemente vayamos a padecer. Por el contrario, también se puede dedicar a malas aplicaciones. Teniendo la experiencia de otros casos, ser precavidos no vendrá mal.
      Saludos y gracias por comentar,
      Rafael

      Me gusta

  2. Saludos y estoy de acuerdo Rafael. No me expresé bien, pero lo que quise decir respecto del rumbo de la tecnología es que está inextricablemente unido a quienes la gestan o manipulan, o sea los seres humanos.

    Me gusta

    • Te explicaste perfectamente Hansi, simplemente quise recordar que el uso es lo importante, es decir, las personas hacemos una tecnología buena o mala. Lo que suele acabar en que algunos quieren sacar ventaja de la tecnología.
      Saludos,
      Rafael

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: