De los “estudios” de vendedor no se egresa nunca

por -roliver TDC

equipos de ventasSeguramente conoceré a cientos de vendedores, es un arquetipo humano clarísimo. En muchos casos, estos buenos profesionales alcanzan un nivel de experiencia que les hace ver que han alcanzado el grado para egresar de la formación de ser un buen vendedor. El problema es que no es que no sean unos buenos profesionales, es que si no sigues formándote y volviéndote a plantear todo, acabas dejando de ser un profesional operativo y pasas a la cola de los que no venden y sólo te queda afirmar que el mercado está equivocado, puesto que tú eres muy bueno y el producto que representas más.
Es un proceso complicado. Partiendo de unas características personales innatas, el profesional va ganando experiencia y conocimiento en los productos y/o ser vicios que comercializa de forma que se convierte en un catalizador entre la confianza de los Clientes potenciales y la solución. Aquí empieza el problema. Esa mixtura no tiene un número de años de estudio, nunca se acaba. Cuando alguien cree que ya ha llegado al summum de esa profesión ahí empieza su declive.
En los casos que la profesión de vendedor va acompañada de una carrera universitaria -cuestión que no es necesaria, pero sí conveniente para ser un buen vendedor- hay una línea que induce a seguir formándose. Es un factor que obliga o -al menos- informa de los cambios al buen receptor. No hay nadie “nasío pa’vender” sin más formación, si quiere ser un buen profesional. Claro que existen habilidades innatas que te llevan al nivel de influencia personal necesario, pero no es suficiente.
Hay muchísimos profesionales que han creído que con sus habilidades y experiencia en ayudar a los Clientes pueden llegar al final de su carrera. Han pensado que aprobaron sus estudios de vendedor a los 23 años, craso error, de la carrear de vendedor no se egresa nunca. Siempre hay que estar a la última en las técnicas de comercialización, en el estado de la economía, en gestión empresarial, en la problemática de los Clientes, en los productos existentes, etcétera.
Ahora ha llegado un punto de inflexión muy complicado. Lo que se está dilucidando no es una cuestión para vender más o menos, el tema es si se utilizan a vendedores o no para comercializar. La historia puede cambiar radicalmente y sólo hay un camino seguro: la formación. Con ella se podrá elegir el papel en la comercialización futura. Sin ella, la fuerza del agua será quien decida dónde vamos a trabajar y en qué nivel de valor añadido.
Sería un buen momento -como hemos comentado en otras ocasiones- para crear unos estudios formales para la profesión de vendedor y que encauzarán toda la carrera de los profesionales. Esto facilitará la supervivencia profesional, aunque se incorporen cambios importantes en la venta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: