Acertar en el momento del lanzamiento: “No por mucho madrugar amanece más temprano”

por -roliver TDC

emprendedores e innovaciónSe dice que quien da primero da dos veces, pero cada vez más es menos cierto. Hace años cuando la velocidad era otra -sensiblemente más lenta- ese dicho era totalmente cierto, incluso la marca ponía el nombre al producto (Danone, Donut, etc.) se trataba de generar grandes campañas en el único canal o en los pocos canales de TV que existían para empezar a generar demanda aunque sólo fuera por curiosidad. En otros mercados era diferente, pero ahora, y desde hace varios años, vamos a tal velocidad que se lanzan productos y servicios novedosos que no tienen usuarios todavía y hay que crearse un mercado. La verdad es que la velocidad de los mercados actuales y de la difusión de las innovaciones es rapidísima, pero suscita una pregunta: ¿Vale la pena ser el primero y arriesgarse a quedarse sin fondos y desaparecer antes de que llegar al punto de maduración del mercado para que comiencen los primeros pedidos o es mejor esperar -voluntariamente o porque así han venido las cosas- a que exista un mercado por el que competir?
Siempre recuerdo cuando HP lanzó el disquete de tres pulgadas y media, aquellos que todos tenemos en casa con su carcasa de plástico que eran incomparablemente mejores en todos los órdenes con el flexible y más grande -pero solo de tamaño- de cinco pulgadas y cuarto. Fue una innovación importante, pero se lanzó antes de que le llegara su momento y se tuvo que retirar y volver a fabricar a los pocos años cuando el mercado lo aceptó como de uso estándar.
Esto ha pasado en muchos mercados, pero especialmente en el de informática. Algunos que han corrido para coger buena posición se han encontrado con un mercado en plena efervescencia comunicativa, pero de compra y sus recursos se han agotado en esa espera. Otros, llegaron tarde, pero vieron opciones de éxito en otros competidores, las cuales fueron incorporadas y viceversa, ajustándose mejor a las preferencias de un mercado que ya existía, que acumulaba experiencia y que expresaba su voluntad. En muchas ocasiones las tecnologías están en esa fase de máxima expectativa, pero de poco mercado y con muy pocos Clientes dispuestos a comprar debido a su carácter con menos aversión a lo nuevo. Tampoco hay que olvidar que los competidores ayudan a “crear”mercado y que en eso son colaboradores- No hay nada peor que abrir un mercado con un escudito y una espadita.
Esa es una variable, una decisión que toda empresa y emprendimiento debería sopesar: el momento del lanzamiento. La verdad es que no es nada fácil, puesto que no eres dueño de todas las circunstancias y los inversores quieren ver un plan de acción continuado, sin esperas.
Por lo menos, midamos nuestro tempo y el de los potenciales Clientes y sincronicemos en lo posible, que nos va la vida en ello.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: