Solapando épocas: Lo nuevo no lucha con lo antiguo; lo antiguo desaparece porque lo nuevo es mejor

por -roliver TDC

queso-imagen-animada-0008

Esta frase o -al menos- su significado, se la escuché en la radio a Emilio Carrillo y me llamó la atención haciéndome que le diera dos vueltas. Emilio es un conferenciante de éxito. Ex político (haberlo dejado a tiempo habla bien de él), tuvo una experiencia personal cercana a la muerte (no, no fue en la composición de su última lista electoral) y su vida cambió profundamente. Habla como al que ya le da igual decir toda la verdad y nada más que la verdad. Tiene cierto tinte esotérico que todavía le hace más peculiar. Su tono transmite paz.

Una vez reconocido el crédito de la autoría, entremos en el mensaje de la frase. Con frecuencia, percibo las luchas que existen y en la que participo con asiduidad, entre las generaciones, entre las formas de gestionar, entre los nuevos y los viejos modos, en definitiva. Desgraciadamente, las personas vamos recorriendo transversalmente estas luchas mediante el transcurso del tiempo de nuestra vida, de forma que ahora estamos en un bando y a los pocos años estamos en el otro y mezclado con otras luchas como la gestión clasicona o moderna, etcétera.

En esas cuitas, los que llevan años en una de las partes intentan mantener un status o -simplemente- la posición que creen ventajosa. Los que entran en el juego por primera vez también quieren una posición y ahí empieza el lío.

Emilio promulgaba que esa lucha era estúpida porque lo nuevo no lucha contra lo viejo o al menos no deben luchar los partidarios de uno y otro bando. Las cosas se desarrollan por su propio peso, sin intervenciones externas ni luchas intestinas (que ya llevamos muchos miles de años como humanos y deberíamos conocernos mejor). Lo viejo desaparece porque lo nuevo es mejor, y en esa dinámica llevamos muchos siglos.

Tiene toda la razón. Es una tontería criticar o defender a ultranza lo nuevo o lo de siempre, cuando una innovación entra en el juego y supera a lo existente se tardan días en llegar a todos los confines del planeta y sólo las fronteras artificiales e interesadas pueden pararlas por unos años.

Creemos cosas nuevas, apliquemos lo de siempre con profesionalidad e incorporando mejoras continuamente y cuando veamos que lo nuevo se coloca a nuestra izquierda adelantándonos sin esfuerzo, digamos al llegar a casa: “creo que ya es hora de comprar un coche nuevo”.

Cuando comento alguna innovación comercial hay partidarios y detractores a mi propuesta. Hasta aquí todo correcto, si no fuera porque la defensa se hace desde puntos de vista interesados. Se puede para lo nuevo, pero no cuando esto es mejor que lo existente. Así que lo inteligente es subirse al carro y aprovecharse de la experiencia para utilizar lo nuevo con ventaja.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: