Archive for mayo, 2015

25 mayo 2015

Adam Smith: Ya os lo dije, la economía no funciona sin márgenes operativos suficientes

por -roliver TDC

ASVisitar Edimburgo y no ir a ver la tumba de Adam Smith es una muestra absoluta de ingratitud para cualquier estudiante o egresado de economía, no importan las ideas, es como Di stéfano, Cruyff, Pele o Messi,  si te gusta el fútbol estás en deuda con ellos. La visión de Adam Smith iluminó la incipiente ciencia económica en su momento y quien abre camino en la jungla merece reconocimiento.

Con la amenaza de la inflación nos tienen constreñidos en una época en la que ha desaparecido el dinero y todo son unidades de cuenta que se introducen en un ordenador.

Para que la “mano invisible” funcione requiere algo que distribuir y la economía actual ha tendido a esquilmar los márgenes en un proceso sinfín, lo que ha llevado a la miseria generalizada. Curiosamente, este proceso no ha sido igual para todos, con lo que algunos se han llenado el bolsillo a base de no dejar funcionar al mercado a pesar de autoproclamarse defensores del mismo a  muerte.

No tenemos que olvidar de la condición relativa de los salarios respecto a los coste de la vida, me explico, el salario es verdaderamente alto o bajo en función del coste de la vida. Si cobramos un salario bajo y los costes de la electricidad, de la comida, de la gasolina, de los espectáculos, de la ropa, etc. son bajos, pues tendremos un nivel de vida aceptable. En el caso de un salario alto y si los costes lo son también, estamos en el mismo caso, sin ventaja sobre los salarios bajos. Luego debemos hacer referencia a la circunstancia del coste de la vida para determinar si una renta es alta o baja.

En un proceso temporal en el que los márgenes tienden a cero, los salarios también seguirán la misma tendencia, esto llevará a una concentración empresarial y el volumen aportará grandes beneficios a unas pocas empresas globales (¿Les suena esta situación?). Si en esta situación hay algún servicio que sube los precios su beneficio se disparará de la misma manera (¿Es el caso de la energía eléctrica?). Podrá parecer un absurdo para algunos, pero sin margen en las empresas no hay capacidad de redistribución en la sociedad, así basamos nuestro sistema y lo contrario no lleva a buenas situaciones. Para seguir el modelo de Adam Smith, la empresa que obtenga margen alto debe gastar (no por la vía de impuestos), esa es la forma de distribuir en la sociedad en la que están inmersas. En el precio y los sistema de pricing está el futuro de la economía, de las empresas y de los ciudadanos.

Cada vez más la estructura de la economía está influyendo en el marketing que se puede hacer, por lo tanto, cuanto más distancia tengamos entre la tierra y el cielo más tipos de marketing se podrán aplicar, si el espacio de la atmósfera se reduce seguiremos aplicando el marketing adecuado, pero las colisiones y el ruido de fondo será agotador.

Anuncios
18 mayo 2015

La transformación en empresas de servicios es necesaria, pero requiere más cambios

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogLa tendencia es clara, todas las empresas nos vamos a convertir -si es que no lo somos ya- en empresas que comercializan y prestan servicios. No es la primera vez que lo comentamos, pero cada vez es más claro este camino. Hay varias causas, pero una de las fundamentales es facilitar el acceso a los bienes. Si puedo usar un producto como servicio necesito menos inversión total y mi negocio está en función de los ingresos. Algunos argumentan que eso ya existe desde hace tiempo con las herramientas financieras como el leasing, renting, etc. y no están equivocados, pero son avances al sistema de servicios porque sus proveedores no son empresas de servicios. La cuestión -ahora- es facilitar la creación de empresas sin apenas capital, entre otras ventajas.

Otra de las ventajas-necesidades es la orientación al servicio, es decir, la búsqueda de la excelencia en el servicio como base para la permanencia del negocio. En un servicio, perseguir las querencias y preferencias de sus usuarios es fundamental, así será necesario definir la experiencia total en detalle y de forma estructurada. Una característica de los servicios es que los Clientes tienen barreras de entrada bajas, pero también pocas dificultades para la salida, hay que ser excelente para conseguir su fidelidad y lealtad. En la compra/inversión siempre hay elementos que “retienen” artificialmente como el no querer reconocer -por parte del decisor de la compra- que se equivocó y la recuperación de la inversión realizada. Vender productos es como cobrar el salario anual de una tacada el primero de enero y vender servicios es cobrar el último día del mes, ya queda claro quién está más orientado a contentar a los Clientes, normalmente.

La transformación en empresas que prestan servicios facilita la comercialización, pero incorpora una tensión en su prestación que impide que aquellas empresas sin estructuración o management moderno puedan vivir en este mundo, los servicios es para valientes organizados puesto que la buena estructuración de los servicios, la interacción entre ambos, la captura de la información de la prestación y su análisis para adecuarse a lo que los usuarios prefieren es clave y fundamental, sin eso no hay hueco al sol en este sector.

Cuando decimos que toda empresa puede convertirse en empresa de servicios lo decimos conscientemente de que algunos fabricantes de productos “sólidos” pensarán que no va con ellos: ¡Error! Funciona con todo tipo de productos, puesto que lo que el Cliente/usuarios quiere es el uso que obtiene del productos y eso, es un servicio. Automóviles, maquinillas de afeitar, lavadoras, etcétera, todo puede ser comercializado como servicio. Así lo están haciendo desde hace muchos años en muchos países, eso sí, tienen una visión más innovadora que la nuestra.

Hay algunas empresas que están almacenando sus productos en casa de sus Clientes (de momento se ahorran en logística) y el Cliente va usando lo que necesita de ese stock y si algún otro Cliente cercano necesita un producto que no tienen en su stock, puede utilizar el que esté en otra empresa con una logística simple. Esta facilidad ha aumentado el consumo de productos por su disponibilidad, Es un paso para acercarse a la transformación de producto a servicio.

Recuerden el mantra que suelo comentar con frecuencia: “La que se revaloriza se compra, lo que se deprecia se alquila”.

 

 

11 mayo 2015

¿Puede haber otro consumismo? El consumo inteligente

por -roliver TDC

eficiencia y efectividadEl criticado consumismo tiene su parte mala, pero no hay que olvidar que nos ha traído hasta aquí. Eso tiene mérito, pero parece que como el abuso de todas las cosas, acaba siendo malo. Tiene fin, ese es su problema, su recorrido no puede durar siempre y los modelos basados en el mismo acaban dejando de crecer, ya no se pueden comprar más cosas.

La cuestión era que la demanda de bienes se traducía en más trabajo y este en dinero en los bolsillos de los trabajadores que compraban más bienes y vuelta a empezar. Ese círculo virtuoso parecía florecer para siempre, pero no, desgraciadamente tenía dos límites, uno es el atontamiento que le produce al ser humano la orientación a la posesión de bienes y medios dejando de lado la parte más emocional y espiritual, y por otra,  que la generalización y socialización de la capacidad de compra llevó a la competencia por la sobreproducción y empezó un proceso inverso, había que reducir costes para conseguir una cuota de mercado y eso tensaba los márgenes que al final se ha traducido -en conjunto con la innovación industrial- en una reducción brutal de los puestos de trabajo. No hay que olvidar que el recurso humano fue ganando una situación económica, aunque más en forma de derechos que de remuneración. Recuerdo que en el año 90 se podía comer un menú en un bar por 150 pesetas, ahora ese mismo menú vale 9 euros (1.500 pesetas), diez veces más caro en 25 años. Ahora pregúntese si se cobra diez veces más que en ese año…
Parece una contradicción, si quieres que se consuma más deberías dejar más dinero en el bolsillo de los compradores, viendo cómo puedes controlar la inflación -ese sería el límite- para que el sistema no colapse. La realidad no ha sido así y a falta de mayores salarios se acabó facilitando dinero precio muy barato para que cada uno pudiera comprar a su antojo. El sistema colapsó, esa ecuación no era buena.
Yo creo que el consumo es bueno, pero me refiero al consumo inteligente, el que no compra aquello que no te hace verdadera falta (hay veces que necesitas cosas por una satisfacción personal con las que se pueden hacer concesiones, siempre que sea baratas). El consumo inteligente es aquel que distribuye ese gasto entre los productores, ente servicios, productos, y estos dos con procedencia local, nacional e internacional. Cuidando que sean alimentos para la persona y alimentos para la mente.

Deberíamos volver al valor añadido, a las cosas que valen la pena, a lo que se incorpora a la mochila para siempre. Eso produciría un giro en el mercado y se recargarían las cosas con valor, seguramente pasándolas a servicios. Hay demasiado plástico y poca utilidad real en muchas de las cosas que compramos y no sabemos qué hacer con ellas.

A %d blogueros les gusta esto: