La emergente empresa-red toma su estructura de la economía sumergida

por -roliver TDC

IndustriaNo ha sido un camino corto, aunque si lo comparamos con lo que tardaron otras estructuras en implantarse no ha sido tan lento. Las empresas en red es un concepto que apareció en 1991 y que -en mi caso- lo conocí de la mano de Handy y Martin. Ellos hablaban de empresa en trébol y de empresa como un sistema nervioso, posteriormente otros la han llamado simplemente empresa extendida. Todo apunta que cada vez estamos más cerca de ellas, aunque -tal vez- sea una estructura que ya conocemos de alguna manera en los países mediterráneos.

Estaba yo en la recepción de una importante empresa juguetera en la provincia de Alicante y mientras esperaba vi como un continuo de personas con enormes bolsas -que arrastraban por el suelo. Entraban en el taller dejando un gran bulto. El contenido era siniestro, digno del más cruel de los killers en serie. Un amasijo de pequeñas piernas y cientos de pequeñas cabezas en otra. Quedaba claro rápidamente que la empresa era de muñecas, pero que se fabricaban fuera de sus talleres donde sólo las ensamblaban y comercializaban bajo su marca.

Era una red, una empresa extendida tan ampliamente que llegaba a las propias casas de los habitantes del pueblo y su comarca. Sin grandes acuerdos y normativa aplicable se conseguía un nivel de producción muy aceptable y sobre todo barato. No entro en la cuestión de si todos los trabajadores implicados tenían la edad para serlo, ni quiere hacer este post apología de la economía sumergida sólo quiere resaltar estructuras extendidas que funcionan para coger lo bueno de ellas y eliminando lo malo. Es conocido por todos qué cuando la economía formal no funciona, la economía informal sale al encuentro porque tiene una estructura natural y ese motor es el que hay que usar limpio de algunos defectos abusadores. No hay más que ir a nuestra querida Cuba para comprobarlo.

En la situación actual, las empresas necesitan relajarse, desnormativarse un tanto (aumentando el nivel de gestión sin traumas) y relajar las estructuras, para abrir las puertas (mejor derribar sus paredes) y conectando con la realidad que está ahí fuera. Hay miles o millones de profesionales que pueden aportar grandes beneficios a las empresas con sólo trabajar para ellas durante unos meses o de vez en cuando. Hay muchas personas que pueden ser útiles a las empresas aunque esté remotas a su sede central, el problema es encontrarlas. La economía formada por empresas en red facilita la comunicación y la colaboración temporal, remota, virtual, por horas o por proyectos.

Todo se encamina en capacitar a una empresa a formarse sin necesidad financiera para crear grandes estructuras (o casi). Tecnologías como la Computación en la Nube facilitan estas estructuras. Los procesos se abren y extienden, no importa tanto su localización como el sistema que los gestiona y coordina. Preparar una célula de fabricación de un componente de un producto industrial o una oficina comercial es cuestión de horas y no hay que comprar ningún software, todo se paga por uso.

Si fuera fabricante de muebles ya me estaría enfocando a crear modelos híbridos para casas-oficina con usos mixtos. Estamos en las puertas de ver como esas empresas en red se generalizan. En España tenemos buenos ejemplos de empresas en red que se estudian en los más prestigiosos másteres del mundo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: