Archive for septiembre, 2016

26 septiembre 2016

¿STEM or not STEM? Este es el dilema de la formación para el futuro…

por -roliver TDC

Modelos económicosYa saben que STEM es el acrónimo de Science, Technology, Engeenering and Mathematics, los que serían CTIM en español o MINT en alemán, y se refiere a la formación y profesiones/profesionales con futuro. Es el triunfo de la ciencia, de la ingeniería, de la técnica y de lo racional. Es cierto, parece que ese background va a tener muchas oportunidades, pero cuando algo se quiere que sea masivo ya se sabe cómo acaba: mal pagado y como una mercancía.

Las fábricas del futuro, la Internet de las Cosas, las ciudades inteligentes, el Big Data, la ingeniería y el desarrollo de software como base, los nuevos materiales basados en la biotecnología y mil ejemplos más parecen indicarnos que esos perfiles aseguran un trabajo y, probablemente sea así.

Afortunadamente, un servidor se ha criado -profesionalmente hablando- rodeado de estos perfiles  que no coincidían con el mío exactamente. Las ciencias económicas y empresariales, es un área de conocimiento que empieza mintiendo (al no ser una ciencia precisamente) y basarse en otra para construir sus modelos (ceteris paribus), pero esa formación me ha permitido sobrevivir entre tanto ingeniero. Claro que entre ellos también hay tribus, que no es lo mismo un ingeniero informático que un “teleco”, ni un ingeniero industrial que un arquitecto. En todo hay clases, aunque cada uno cree que lo suyo es lo meritorio.

Mi experiencia es que -en general- tienen una gran capacidad de trabajo de aprendizaje, de autoaprendizaje quiero precisar. Ese tipo de inteligencia la tienen muy desarrollada, aunque no se puede tener todo en esta vida y la combinación de corbatas, camisas y trajes queda para otras profesiones.

Lo dicho parce que descarta otros estudios como fuente de trabajo, pero afortunadamente no va a ser así. Se demandarán miles de puestos técnicos, muchos más que de otros perfiles pero acabarán conviertiéndose en una commodity excepto para los verdaderamente buenos, creativos y capaces de innovar. Lo emocional tendrá un enorme futuro puesto que eso no se puede enseñar ni aprender, se nace con ello y sólo cabe mejorar esa capacidad.

En las universidades americanas, las escuelas y facultades artísticas tienen los mayores numerus clausus, eso indica que en un mundo técnico, las artes, lo emocional tendrá un un espacio importante. Es cierto que hay mucha gente sin formación, ni técnica ni de letras ni artística (que tiene su peso de técnica) o que la tienen pero como un mero trámite que sigue al instituto, para esas personas la cuestión profesional será complicada.

Decididamente hay que buscar algo en lo que seamos buenos, en lo que podamos destacar y no sea sencillo igualarnos. No importa que sea en la preparación del calamar plancha o de música de pasodoble, siempre habrá un espacio laboral y un motivo para facturar. Eso sí, en cualquier caso elija algo que le guste.

19 septiembre 2016

Divida su facturación por el número de empleados, si no llega a los 60K€ tiene un problema

por -roliver TDC

LOGOSSLa verdad es que cada sector -incluso cada empresa- tiene su ratio, pero como cada vez todo es más parecido, esta relación me parece adecuada y en cada caso que cada uno trate de calcularse la propia. Los costes se parecen mucho excepto que sea una empresa de fabricación, con lo que el cociente comentado es ideal para empresas de servicios o comercializadoras.

Con los movimientos salariales a la baja conseguidos en los últimos años, esa medida está nuevamente vigente. En definitiva, es como un cálculo simple del umbral de rentabilidad pero determinando la facturación por empleado necesaria para obtener beneficios. Esta medida facilita mucho las decisiones de contratación inversión y gasto con su su relación con la facturación, también sirve bien para analizar otras empresas como las de los competidores, proveedores, colaboradores, etcétera. No hay que olvidar que esos datos son públicos normalmente, aunque hay que confiar en la información que se publicita que no siempre es cierta, es más algún comunicado de crecimiento brutal es la antesala de la bancarrota.

Como siempre comento, la mejora del ratio debe centrarse en el numerador -en la línea de arriba, los ingresos- y no en los costes (nº de empelados, en este caso), puesto que está última estrategia suele llevar al desastre con el tiempo si se llega un punto más allá de lo lógico.

Cuando alguien nuevo llega a un sector y rompe ese esquema, es decir, puede conseguir la  facturación de los que ya están con mayor productividad se lleva el mercado de calle. Los recursos necesarios son menores, pero sin forzar, de una forma natural e innovadora. Es el caso de Amazon o de Dell como de tantos otros que han roto el cantidad de recursos para lograr la facturación.

Las grandes compañías tienen calculado los costes que acompañan a cada empleado, de forma que siempre saben cuánto ahorran si prescinden de un grupo de profesionales y cuentan todos los costes, desde las secretarias, teléfonos, coches, gastos operativos, formación, etcétera, hasta los sueldos y salarios. Es innegable -nos guste o no- que reducir el número de empleados es la forma más sencilla de recuperar el ratio, como ya hemos dicho, pero eso no tiene futuro excepto que las personas sustituidas lo sean por elementos productores (tecnológicos, normalmente) de menor coste, bajando el ratio. Aunque esta manera no sea tampoco sostenible para la sociedad actual. Si sólo se pretende aumentar la productividad forzando a los empleados que se quedan va a tener más problemas que los que elimina en un primer momento.

Es una medida simple, fácil de calcular y sobre todo muy efectiva. Cuando la aplicas y ves que no se llega a la posición deseada no suele fallar, al poco viene el concurso. Lógicamente, nos referimos a empresas con trayectoria, no a nuevas empresas o de sectores de gran inversión.

La agilidad, el pago por uso, el gasto frente a la inversión, etcétera, están imponiéndose, claramente facilitan un buen ratio de facturación por empleado, siempre crecen o disminuyen con la facturación. No es descartable -si seguimos en esta ruta de reducción de personal- que cambiemos el denominador por otra medida. Espero que alguien diga -pronto- qué vamos a hacer las personas en este siglo.

 

 

12 septiembre 2016

¿Realmente es posible eso que llamamos generación de la demanda?

por -roliver TDC

MergerProbablemente no, aunque habrá que aclarar esta afirmación. Todos hemos hablado de la generación de demanda, al igual como todos hemos dichos que antes era más efectiva, que hacías un seminario y te salían tres operaciones, que los mailings postales funcionaban igual que el telemarketing y que los directivos recibían a los vendedores sin tantas restricciones como ahora. No voy a negar que eso es cierto, eso era así. La cuestión modificante son las circunstancias de aquellos momentos.Voy a recordar algunos detalles: muy pocos canales de comunicación, demanda insatisfecha y superior a la oferta, poca información en el mercado, pocos proveedores en casi todas las áreas y algunas más que todos pueden recordar, todos los de cierta edad, claro.

¿Podemos -entonces- hablar de que antes se generaba demanda de forma  más exitosa? Pues yo creo que no, que lo que pasaba es que los mercados estaban esperando ser contactados, ser informados, saber quién podía ser su proveedor. Pero esa situación pasó, ya nada es igual. Hay multitud de medios de comunicación y en movilidad, hay miles de proveedores que quieren hablar con el decisor de las empresas, miles de productos muchos de ellos indiferenciados, una diversidad de canales de distribución para elegir información, compra, recomendación, etcétera. Un Cliente más formado, super informado, infiel y ocupado (o perdido de tanta información como le llega). El problema de la generación de demanda es una cuestión actual, nunca antes se ha tenido que hacer de forma rigurosa. En un momento de sobre demanda bastan con ponerte delante del potencial comprador, pero eso paso y tenemos que aprender cómo hacerlo con la situación actual y eso está en proceso, pero todavía no sabemos cómo hacerlo y de forma no imposible financieramente hablando.

El exceso de oferta indiferenciada lo ha cambiado todo. Ahora sí que hay que generar demanda y tiene que ser luchando contra otros muchos que se parecen y el extremo ruido de fondo. Vamos, en condiciones muy complicadas. Hay algunos casos de éxito, pero no hay mapas para el buen fin. Hay que pintar nuevos mapas y que tienen que ser dinámicos porque lo que hoy funciona a los tres día ya no lo hace. Bastaba con lanzar las redes de arrastre para conseguir la pesca, pero ahora se requiere especificidad, histórico de la conversación, mercados globales, culturas diferentes, información del comportamiento de los Clientes semejantes. En fin, complicado y con muchas posibilidades y caminos.

Promesas hay muchas casi tantas como incumplimientos de objetivos. Por si acaso, un buen producto o servicio a precio competitivo suele ayudar…

5 septiembre 2016

El perfil del director comercial del futuro: ¿Cómo el actual o el CIO? Habrá que crear una tercera vía…

por -roliver TDC

CIODesde hace algún tiempo va cogiendo auge un nuevo puesto en el ámbito comercial: el CIO/CDO. Es un experto informático con capacidad de análisis de la información comercial y de usar esas herramientas de análisis. Perfil absolutamente necesario en el presente y desde luego en el futuro próximo. El problema es que no acaban de comprender el comportamiento del mercado y los datos no lo es todo. Como pasa en los supermercados e hipermercados, lo que los especialistas en Data Mining elaboran, debe ser analizado y aplicado por el merchandiser que es quien comprende las causas y los efectos comerciales en su espacio comercial. Todo se puede aprender, pero hay una serie de habilidades que se tienen o no se tienen y  la percepción e intuición del comportamiento de los mercados no viene en un histograma. Sí, ya sé que hay ciertos formatos como el comercio electrónico que se pueden gestionar a través de los datos, pero el éxito de Amazon no viene de ahí (aunque lo sea para continuar en la cima).

Muchos de estos profesionales se han introducido en el campo del Marketing por una rendija, es más, han intentando establecerse por su cuenta y sus negocios no han funcionados. Es que vender es difícil. Ello no quita para que siempre hayan perfiles que cumplan los dos requisitos: capacidad de gestionar mediante el análisis de la información y la comprensión del comportamiento del mercado.

Por la otra parte están los directores comerciales de las pymes actuales. Aquí pasa al revés una buena parte entienden el comportamiento del mercado (no todos, ni mucho menos), pero no saben gestionar por la información. No saben, no se formaron y están ligados a la venta personal. Su existencia está ligada a ésta, por lo que su permanencia está claramente amenazada, aunque muchos no lo quieran ver.

Por eso propongo una tercera vía. Un informático o especialista en la monitorización de la comunicación 2/3.0 no puede ser el director de marketing o director comercial de una empresa. Ellos llegan cuando los fundamentos ya están soportando a la empresa y -normalmente- todo está en marcha. Posiblemente podrían formarse equipos de los dos perfiles o se podrán formar perfiles mixtos en el futuro.

Los más interesados en involucrarse deberían ser los directores comerciales con la capacidad de -al menos- entender y gestionar por el análisis rabioso de la información, porque si no lo hacen muchos profesionales aterrizados en la ola 2.0 ocuparán sus funciones y el Marketing se resentirá y, por tanto las ventas. La causa, el mundo camina hacia el conocimiento y la sabiduría como sedimento comprobado del primero.

En el caso de requerir tiempo y otros planes de estudios, apadrine a un informático/analista y llévelo pegado a sus faldas como su otro yo, puede resultar interesante la combinación y siempre piensan más dos cerebros que uno.

 

A %d blogueros les gusta esto: