Archive for abril, 2017

17 abril 2017

El comprador y su proceso como guía del proceso de venta

por -roliver TDC

Bueno, todos hemos cambiado porque todos somos compradores, cuestión que se nos suele olvidar a los que hablamos del proceso de compra y de venta con frecuencia. Hay gente que compra y vende de forma diferente, sí, sí, como lo oyen. Cuando compran siguen un proceso determinado y cuando venden aplican otro diferente que no se alinea con el que siguen sus Clientes. ¿Es raro verdad? Sólo hay que ser consciente de lo que cada uno de nosotros hace de forma personal.

Hay mercados en los que había que explicarle al Cliente las novedades y características ventajosas para ellos, eran mercados de oferta. Se imponía su ley y los Clientes sólo podían pagar y dar las gracias por proveer tales productos. Eso -afortunadamente- ha cambiado y tanto Clientes como proveedores están en planos muy parecidos, lo que lleva la lucha a otras cuestiones.

El proceso de compra humano es bastante simple y lógico, dentro de lo que un humano es capaz de hacer fácil que no es mucho, aunque hay variables emocionales y técnicas en este proceso. Normalmente, uno se da cuenta que necesita una serie de cuestiones o que le apetece una situación determinada. Esa consciencia de la necesidad o querencia es la fase fundamental, sin ella todo queda latente y nunca se producirá una operación por bueno que sea el producto o los profesionales involucrados en el proceso de comercialización. A partir de ahí se informa, define necesidades, compara, comprueba y finalmente decide.

Siempre estamos hablando de ciertos productos que normalmente son de valor y no de las commodities que también tiene su proceso, pero el bajo valor económico simplifica la decisión de compra en un corto periodo de tiempo que sigue incluyendo las etapas comentadas.

Dentro del proceso de compra hay otra variable clave que es la prioridad y que con frecuencia se olvida. Dentro de las empresas hay un funnel de compra (al estilo del de ventas) que está limitado por el presupuesto y por las prioridades. En muchas ocasiones nos quedamos a las puertas del corte presupuestario para inversiones y creemos que se han olvidado de nosotros. No es así, simplemente no entro en el corte presupuestario o, no se le asignó la prioridad para que entrase. He visto decenas de operaciones que -sin prepuesto asignado- han ido hacia delante por la asignación de alta prioridad por la alta dirección.

Hablando de prioridades y de alta dirección, tener un partner interno es fundamental. Será quien hará ver la necesidad, la prioridad y buscará la partida presupuestaria adecuada. Huelga comentar lo difícil que es manejar todas estas cuestiones y si utilizamos técnicas de Marketing de bajo nivel de contacto todavía más.

Por lo tanto, saber cómo caminar por el proceso de compra del potencial cliente, ayudarle a recorrerlo con información, hacerse un hueco en sus prioridades, tener un valedor interno y monitorizar todos los avances nuestros nos hará vender, siempre y cuando nos deje la competencia que también pueden trabajar bien incluso mejor.

10 abril 2017

¿Por qué los consultores tendemos a mejorar los recursos en lugar de optimizar la situación con los que hay?

por -roliver TDC

Es una mala costumbre, esa es la respuesta más sincera. Cuando llegamos a una empresa tendemos a determinar una situación a conseguir, a resolver los problemas que hay para alcanzar esa situación más o menos idílica. Craso error! Podríamos pedir permiso para cambiar la empresa, pero si no lo hacemos o no nos lo conceden, lo mejor es aprovechar las habilidades de los recursos que hay, aprovechar sus puntos fuertes aunque no sean los que nos gustarían totalmente. Como pasa en el fútbol, el entrenador de mérito es el que juega bien o consigue los puntos necesarios para hacer un papel digno con los recursos que tiene en la plantilla, aunque no vea a grandes figuras entre sus jugadores.

En la consultoría comercial se da el mismo caso, a veces queremos contar con supervendedores que abran grandes cuentas, pero si no los tenemos habrá que basarse en otras habilidades como el trabajo intenso frente a los líderes del engagement, la empatía frente al conocimiento del producto o la tecnología, el servicio frente a la calidad suprema. Siempre es mejor basarse en lo que se haga bien que intentar que se cambie hacia algo que no se es y difícilmente se va a conseguir. Los profesionales que pueden intensificar sus habilidades reales, se sientes motivados y rinden más. Volviendo al símil futbolístico, el At. de Madrid es un gran equipo al contraataque y cuando quiere jugar un fútbol diferente ya no es tan competitivo.

Cuando alguien es reconocido como especialista en algo por realizarlo con maestría, está más dispuesto a mejorar y adquirir nuevos conocimientos ya que en un área es excelente.

Este razonamiento se basa en el planteamiento del Pensamiento Apreciativo de Cooperrider, que se estructura para el aprovechamiento de las habilidades de las personas y en lo que la organización hace bien y sobre esa base construir otros avances y áreas de progreso.

Cuando cualquier empleado es reconocido y se construye un diálogo apreciativo tiende a entrar en un proceso positivo que le lleva a rendir de forma superior a sus habilidades. La combinación actitud/aptitud opera en mezclas desiguales,pero que pueden dar resultados semejantes. Hay que averiguar y reconocer aquellas cosas que la organización hace bien. Cuando tenemos la confianza de poder conseguir algo, un objetivo profesional por ejemplo, estamos en el camino de lograrlo.

Es una técnica a emplear, no puede dejarse a que algún manager lo aplique y otros no, es un planteamiento integral. Estamos hablando del rendimiento de la empresa con los recursos que tiene en la actualidad, sólo requiere ser orientada hacia un objetivo positivo y en relación a sus logros históricos.

3 abril 2017

El modelo “fiebre del oro” sigue funcionando en la actualidad

por -roliver TDC

La fiebre del oro y su modelo económico no ha desaparecido, sólo se ha transformado y sigue vigente en nuestros días.

La famosa fiebre del oro que todos hemos visto en las películas, va ligada a parte del ser humano y su forma de ser. Incorpora los componentes del esfuerzo máximo, la suerte, la riqueza rápida, la envidia del resto, etcétera. No cabe duda que los peores instintos también acampaban por sus reales. A causa de ella ha habido infinidad de muertes y desgracias, así como gente arruinada y familias abandonas por el “enfermo de la fiebre del oro”. No ha sido un periodo corto, ha durado más de cien años, pero yo diría que no, que no ha terminado. Sólo se ha trasformado y está vigente en los negocios actuales y comentaré por qué.

La fiebre del oro que se inició en California en 1848 tuvo varias enseñanzas económicas: unos pocos consiguieron hacerse ricos por sus hallazgos áureos y una gran mayoría acabaron arruinados cuando no muertos. Esta es la auténtica realidad. La locura desencadenada por los hallazgos de oro no fue nada interesante para sus afectados. Sin embargo, mucha gente alrededor de la situación se hicieron de oro (nunca mejor dicho), todos los que construyeron negocios en los pueblos incipientes, y más tarde ciudades, se enriquecieron soberanamente. Proveedores de herramientas, bares y restaurantes y demás servicios que trataban con animales, etcétera, se hicieron ricos.

Los autores han determinado que los factores clave para la aparición y auge de la fiebre del oro fueron: el desarrollo de las comunicaciones, las redes de transporte y la insatisfacción social generalizada. Parecía un caldo de cultivo ideal para la generación y propagación de rumores. ¿Os suena esta situación?

Ya pasó con la aparición del comercio electrónico. Hubieron sonoros fracasos, pero a los que aportaban el sustento técnico del sistema y sus herramientas les fue mucho mejor. Muchas de las plataformas actuales operan de la misma manera, es decir, quien sustenta el sistema de intercambio o se dedica a casar oferta con demanda es quién se lleva el beneficio. No es una crítica aunque lo pueda parecer, es simplemente la constatación de los métodos actuales y del poder de las plataformas. Las hay de comercio electrónico, de intercambio de viviendas, de vehículos de transporte público, de habitaciones, de desarrollo de software, de juegos, de servicios bancarios, de enseñanza de varios niveles y así una infinidad más las que están viniendo.

Las plataformas son el futuro, son marcos de trabajo que otros aplican a la economía real y ellas se mantienen un tanto al margen del riesgo de cada negocio vertical, aunque tendrán una competencia sin igual que no permitirá una vida empresarial longeva, serán pocos años pero con muchísimos clientes.

 

A %d blogueros les gusta esto: