Archive for ‘Crowdsourcing’

27 febrero 2017

De las estructuras empresariales monolíticas a las empresas con estructuras de microservicios

por -roliver TDC

De las empresas con estructuras poco ágiles y monolíticas, a las flexibles y  fácilmente actualizables

monoliticoUna vez más la tecnología informática nos aporta una solución a la gestión empresarial, un camino a la tan cacareada transformación digital. Ellos también se han tenido que enfrentar a la gestión de grandes aplicaciones de software que correspondían a grandes estructuras empresariales con una arquitectura monolítica que no era ni ágil ni fácil de cambiar.

Introduciendo un poco el problema informático -y para que vean la similitud con las empresas- que llevó a trabajar con orientación a los microservicios, estas fueron las principales motivaciones: las grandes aplicaciones software, aquellas que están formadas de una forma integral, de una sola pieza,  aplicaciones monolíticas que son difíciles de modificar, de reparar, de replicar, de modificar sin detener su ejecución, de descubrir dónde está un problema, etcétera, eran las que reinaban hasta ahora. La solución pasaba por construir sistemas software que resultaran de un conjunto de componentes ciertos que ya conocemos bien, que se pueden reutilizar sus elementos porque hacen funciones determinadas y ciertas, que se pueden modificar sin tener que parar el sistema entero, que se pueden replicar en las partes más utilizadas reduciendo la necesidad del sistema hardware. Estas ventajas hacen que los sistemas software se construyan con una orientación a los microservicios en lugar de los sistemas monolíticos mencionados que resultan una montaña imposible de mover.

En las empresas está pasando lo mismo, las estructuras monolíticas están generalizadas y no se ven que muchos males sólo demandan un cambio de componentes, la dirección piensa que lo que no funciona están más generalizado e integrado por toda la empresa y por eso acaban no cambiando nada puesto que no ven fácil la extirpación de la parte que malfunciona. Sería mucho más sencillo armar empresas con módulos con un objetivo funcional, interoperables y sustituibles.

Podemos imaginar a un departamento comercial compuesto por módulos especializados y que tuvieran funciones que se integraran con otros módulos, pero que en caso de no funcionar pudieran ser sustituidos, por ejemplo, podríamos hablar de el componente de generación de leads, de atención al cliente, en la venta a la base de clientes, de ejecución de la gestión comercial de la empresa, de conocimiento del mercado, etcétera.

Cuando hablamos de empresas monolíticas no nos referimos a grandes compañías necesariamente, hay muchas empresas pymes con esa característica, están formadas por un todo difícil de diseccionar y por tanto de analizar y llegar al origen de las causas de los defectos y de las virtudes. Esta propuesta se parece bastante a la orientación a procesos, pero tiene algunas ventajas de interoperabilidad porque así fueron pensados en su origen.

Los sistemas conllevan una complejidad que tiende a a aumentar con el tiempo, si somos capaces de crearlos con componentes de efectos ciertos son mucho más fáciles de gestionar, reparar y actualizar. Cosas de los sistemas abiertos.

 

6 febrero 2017

No hablo de cooperativas, pero se parece bastante.

por -roliver TDC

No puede haber tantas empresas como profesionales en el mercado, debemos canalizar los recursos de nuevo, aunque de otra forma.


cooperativoEl desmantelamiento de las grandes estructuras empresariales y también de las medianas, ha colocado en el mercado a millones de profesionales que se buscan la vida por su cuenta, esta es una cuestión que -en principio- podría ser positiva al crear millones de nuevas pequeñas estructuras que requieren una mínima estructura de soporte dando paso a un mercado laboral de volumen, poca gente empleada en millones de pequeñas empresas parecía ser el relevo de la situación anterior. No ha sido así, las microempresas tienden al mínimo consumo y no contratan ni a personas ni servicios.

Muchos de los ex-empleados que se quejan de las empresas no tienen ninguna intención de convertirse en empresarios, es más, anhelan volver a ser empleados para que algún empresario rentabilice su trabajo. Esta claro que no es nada fácil y que una mayoría de personas no quieren/pueden/sirven para ser empresarios.

La situación actual es que existen tantas microempresas que los potenciales clientes no saben que existen, es necesario que esos recursos se canalicen de alguna forma, que se agrupen de nuevo en estructuras mayores que permita optimizar recursos y dedicarse ala función principal de cada profesional. Como beneficio colateral, estas organizaciones sí que podrían contratar grandes equipos de gestión como lo hacían las grandes corporaciones hasta hace poco.

Si nos preguntamos qué estructuras organizativas podrían formar los profesionales para armar una corporación media o grande, con todas las funcionalidades compartidas, con coordinación de acciones, una marca y una continuidad de ingresos, se podría comentar que una sociedad paraguas que diera cobertura a una actividad vertical o un conjunto de ellas, pero si lo primero es la sociedad los empleados -con relación laboral o mercantil- estarán en las mismas que hace años; sin embargo, una cooperativa se ajustaría mejor a esa aportación de valor individual para formar un valor colectivo.

Las cooperativas son organizaciones muy presentes en nuestro país, fundamentalmente por su perfil agrícola y la experiencia nos debería valer para mejorar esas estructuras tanto legal como desde el punto de vista de gestión. En el País Vasco han tenido experiencias en otros ámbitos con resultados diversos que también son muy aprovechables.

Sin duda, el desmantelamiento de las estructuras conocidas tiene que dar paso a otras formas de trabajo colectivo más virtual, más on demand, más extendidas, pero de requieren formatos que les den soporte y que los profesionales vean que hay entes a los que incorporarse.

Utilizando el símil del comercio, si en una ciudad de cinco millones de habitantes montamos una pequeña tienda en una calle cualquiera será muy difícil que alguien de fuera de nuestra barrio nos localice y conozca. Si nos integramos en un centro comercial que atraiga a potenciales clientes, vamos a ganar visibilidad al canalizar clientes y recursos compartidos.

Estamos en un viaje sin mapa, vamos a ir abriendo rutas nuevas, pero si nos sentamos a pensar cómo cooperar o cómo cotrabajar, vamos a avanzar bastante. La alternativa de caminar solos es cansado y poco operativo.

28 noviembre 2016

Poca innovación es malo, muy malo, pero ¿Y mucha innovación?

por -roliver TDC

innovacionTras muchos años promoviendo -de una u otra forma- la innovación en sistemas de gestión, en productos y servicios del sector TIC, no soy sospechoso en cuanto a mi vocación innovadora, pero quisiera explorar una hipotética situación en la que pudiera reinar la innovación constante e intensiva.

Una de las primeras cuestiones que quiero dejar claro es que la innovación debe ser un “bien” que esté suficientemente distribuido en el mundo, en caso contrario los países que disponen de un mayor nivel en innovación sienten deseos que no nos convienen a la mayoría de lo humanos. Basta con mirar la época nazi, donde se buscó y se dispuso de una innovación diferencial respecto al resto de países en todos los aspectos, tanto médicos como tecnológicos y constructivos (físicos, químicos, ingeniería, arquitectura). Mientras las tropas francesas y británicas “animaban” a sus soldados a encontrar el valor con alcohol, los alemanes lo hacían con metanfetaminas. No es de extrañar lo de la guerra relámpago.

Por otra parte, y este es el punto que motiva este post, la innovación debe tener su tiempo de explotación, su valle comercial que permita recuperar la inversión para conseguir la innovación y que es probable que venga de un proceso anterior de I+D que también este esperando que la innovación basada en ella devuelva parte de esa inversión. Las grandes compañía tienen planificadas todas sus innovaciones para que puedan ser explotadas en el tiempo y el propio proceso de lanzamiento de las innovaciones les proteja contra la competencia, pero cuando las innovaciones del mercado se solapan se compite con ideas que no se han lanzado y que quedarán en el funnel de innovación sin llegar al mercado. Sí, la innovación es necesaria, pero requiere de una ventana de oportunidad para ser comercializada y dar una rentabilidad sobre los costes. Todos tenemos claro que esas ventanas de mercado son y serán cada vez más cortas, pero deberán de existir o no tendrá sentido la innovación.

Cuando un productos llega al pico de su vida como tal sus sustituto ya ha nacido y esta acelerando paralelamente y al menor síntoma de desacelaración del producto titular el nuevo le dará el relevo, pero no cuando está en pleno desarrollo hacia el pico de mercado.

A los profesionales nos pasa lo mismo, antes un conjunto de conocimiento te servía para casi una vida profesional, ahora tienes que estar adquiriendo conocimientos que sustituyen de una forma sustancial  a los que te basas para vivir con mucha frecuencia. Si este proceso se acelera seremos de nuevo estudiantes que nunca llegan a aplicar lo que saben, sólo pasamos de un conocimiento al siguientes.

24 octubre 2016

Las palancas de la voluntad de compra: para mejorar o para eliminar un problema

por -roliver TDC

Taller De Clientes Marketing y VentasHe aquí las dos razones psicológicas motivadoras que hacen que avancemos hacia una decisión de compra: llegar a una situación mejor, es decir, buscar una mejora o eliminar un problema que, a veces, parte de una obligación legal. Sí, me consta que en las empresas pueden haber más motivaciones, pero las vamos a dejar porque afectan a los pecados capitales.

La motivación en el ser humano viene siempre procurada por el anelo de una situación mejor, como dicen los expertos, eso que llamamos fuerza de voluntad no existe, sólo nuestro voluntad de vernos mejor, de disfrutar de más tiempo, de gestionar mejor que los demás y así ser reconocidos, hace que nos metamos en camisa de once varas si hace falta. Los expertos del Pensamiento Apreciativo siempre nos recomiendan en basarnos en nuestras fortalezas más que en la eliminación de nuestras debilidades, seguramente porque lo segundo es muy complicado. Entonces, hay que empujar basándose en lo que hacemos bien, no importa si no seamos Messi si todos defendemos bien y podemos salir al contraataque.

En mi experiencia profesional me he encontrado una mayoría de los que quieren comprar para eliminar un problema o cumplir con un requerimiento legal o de mercado y muy pocos de los que quieren mejorar y tomar una posición más competitiva. Huelga decir que cada uno de estos últimos te hacen olvidar a los primeros y me pregunto si no se enfocaron  a la mejora porque los vendedores siempre hacemos demasiado hincapié en descubrir síntomas de problemas para solucionarlos y muy poco en cómo mejorar, en cómo perder peso para encontrarse mejor y no para reducir el colesterol.

Esta situación también la encuentras en la teorías de la adopción de las innovaciones que fueron expresadas negro sobre blanco por G. Moore o E. Rogers anteriormente. Siempre hay quien adopta las innovaciones con facilidad y rapidez y quien no, aquellos que introducen la innovación cuando ya no hay mas remedio y está tirado de precio, aunque han perdido años de disfrute, ahorros y posición competitiva. Los segundos son más numerosos, pero los primeros son un gozo y sus empresas lideran mercados. ¿Quién quiere tener clientes inmovilistas?

Cualificar a los leads por su motivacion de compra es muy útil y nuestro discurso debería adaptarse al perfil. Los nutricionistas y los endocrinos lo hacen, no predique la dieta como necesaria sino para encontrarse bien, volver a su talla, vivir con calidad, arrancarse en un semáforo de peatones en ámbar con prestancia. Los objetivos siempre tienen que ser positivos, las personas somos heliocéntricas. Se sorprenderá de la respuesta…

11 julio 2016

La Transformación Digital en la pyme: muchas presentaciones y poca acción

por -roliver TDC

CRMEl número de eventos -grandes y pequeños- que se realizan en estos momentos alrededor de la Transformación Digital son numerosos. La mayoría con intervenciones cortas que no sé si sirven para algo, seguramente sí, posiblemente van creando un estado mental que conduzca hacia ese deseado objetivo de transformar la empresa a través de la simplificación y digitalización de sus procesos.

Siguiendo el ciclo de adopción de las innovaciones de Gartner, ahora estamos llegando a ese momento de difusión máxima que llaman el pico de las expectativas y que parece que con esa tecnología o instrumento podemos dar solución a todos nuestros males. Particularmente pienso que todavía no hemos llegado al punto máximo y durante bastantes meses vamos a estar leyendo y escuchando bastante sobre la Transformación Digital como panacea de nuestras empresas.

Con esto no quiero decir que no tengamos que recorrer este camino o que es algo superfluo, pero la forma de atacar la mencionada transformación es importante y eso requiere el lanzamiento de un proceso transformador o se quedará en cuatro cambios a través de una web y ya está. Pasa los mismo con otro pico de expectativas -el Big Data- que parece emerger como una necesidad imperiosa en empresas que ni siquiera tienen un buen sistema de informes y que va muy ligado a la TD. No, nadie se cae del caballo y se da cuenta de su error de años, eso pasa poco a poco que es la misma velocidad con la se corrige la falta.

Si hacemos caso a Gartner y el ciclo temporal normal que recorren las tecnologías o sistemas, todavía tenemos entre cinco y diez años para tener una realidad presente. Indudablemente, los más avanzados ya hace tiempo que empezaron a transformarse y para eso tuvieron que hacer un ejercicio de refundación, que es la única forma de aprovechar los elementos de la TD sin la rémora de la herencia de años de procesos obsoletos.

Bueno, yo tampoco quiero perjudicar al sector de organización de eventos y catering -que es el verdadero beneficiado de la TD en este momento- me consta que son buenas ideas que van ejerciendo un efecto gota a gota, aunque me temo que van muchos informáticos y pocos gerentes.

Pasar de una empresa tradicional a digital es muy meritorio, tanto como la vieja tradición samurai de hacerse el harakiri, por eso creo que es más sencillo crear nuevas estructuras desde cero a partir del conocimiento reunido a través de los años con las estructuras empresariales tradicionales. Pedir que un directivo transforme sus procesos hasta auto eliminarse es demasiada expectativa. No hay más remedio que refundarse, partir de cero o contratar a alguna consultora sin corazón.

23 mayo 2016

Ser manager de salón y estar a buenas con el resto de la empresa

por -roliver TDC

ManagementEn la dinámica de “buenismo” por la que pasa el management hay muchos casos en los que se cree que el manager debe mantener excelentes relaciones con el resto de las áreas funcionales de la empresa, aunque sea a costa de no defender a sus supervisados o de no conseguir con el logro de los objetivos de éstos, y por lo tanto de la empresa. Toda organización económica es multi-objetivo y éstos suelen ser funcionalmente contrapuestos, por lo que el conflicto y la fricción está servida. Seguramente, esa es una de las causas de los tradicionales conflictos entre finanza-comercial-producción.

Frecuentemente, cuando los supervisados presentan una situación injusta ante su manager, si la acción que se requiere se percibe por éste como que puede perjudicar su imagen o situación como manager en la empresa, pues no se hace nada y ya está. Nadie quiere desgastar su imagen pensando en el futuro desarrollo profesional en la empresa y -ante eso- yo les diría: pues no haber aceptado el nombramiento de manager. Una empresa es una lucha de vectores y si a ti te han encargado unos objetivos  chocaran con los de otros y eso conlleva negociación, pero nunca dejación de funciones y abandono de los tuyos. Tampoco se trata de estar guerreando continuamente, pero sí que tus supervisados sepan que estás dispuesto a luchar por ellos y en beneficio de la empresa aunque algunas astillas relacionales se queden en el camino.

Esas respuestas que se dan del tipo: “Ya lo he comentado y me han dicho que no se puede” no son suficientes, el progreso empresarial depende de los perseverantes si no cabezotas.

Este post no quiere ser una apología de las malas relaciones entre compañeros, pero sí una declaración de principios del manager. Es la misma lucha que con los entrenadores de equipos de fútbol. Los hay “amigos de los jugadores” que son buenos para el laissez faire en los equipos de figuras con dependencia de su estado de ánimo más que de la estructura del equipo y su juego y, también los hay “mano de hierro” que intentan sacar los higadillos de los futbolistas cada partido para que saquen petróleo de donde no lo hay. En el término medio esta la virtud, pero hay algunas cuestiones que deben ser irrenunciables para la condición de manager: te tienes que mojar y tal vez te tendrás que ensuciar el traje. Si no estás dispuesto, no aceptes la responsabilidad. El encargo que te han hecho es de logro de objetivos, de defensa de los tuyos, de liderazgo, de facilitar las mejores condiciones de tu equipo y no para escalar en la organización.

Los silos de la empresa se rozan y saltan chispas porque son metálicos, no vale poner grasa para resbalar, sólo hay que mantener las buenas maneras, pero siendo coherente con el encargo que te han hecho. Si nunca has tenido algún roce con otro departamento (de esos que parecen contrarios) es que no te has arrimado bastante y eres un manager de salón.

Las relaciones son importantes, guardar las formas y la educación es fundamental, pero la asertividad está para eso y te ayuda a ganar el respeto de los demás sin perjudicar al capital relacional acumulado ni vender a los tuyos.

Bueno, me queda por comentar un aspecto de este perfil. Si no se mojan por los subordinados, imagínate por los proveedores y la mejora de la empresa que no le ha asignado la suprema dirección.

2 mayo 2016

El modelo hiperindustrial y el del conocimiento caminan en paralelo

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogDesde hace bastantes años se ve claramente que el modelo económico industrial que utiliza como factores básicos capital y trabajo tocaba a su fin tal como lo conocemos, dando paso a un nuevo modelo que llamaron del conocimiento. El modelo industrial a través de varios sistemas y metodologías de racionalización ha conseguido prolongar su vida en el llamado modelo hiperindustrial que es en el que vivimos. Paralelamente se ha desarrollado el modelo del conocimiento (con matices) muchas veces de la mano de nuevas empresas pequeñas o de grandes empresas de clase mundial como Google o Amazon. Curiosamente, millones de nuevas empresas están buscando capital para constituir y desarrollar sus proyectos, luego no parece que el sistema capitalista esté kaput del todo, aunque sí está más en un mismo plano con el factor trabajo (conocimiento deberíamos decir). Al escenario esbozado por Rifkin y otros todavía está lejos, aunque es cierto que la tendencia del coste marginal de producción es hacia cero en las empresas de bits y a la baja clara en las empresas átomos, no sé vislumbra la desaparición del beneficio bajo alguna de sus formas (monetaria o no monetaria). Ese modelo cooperativo cercano al trueque no se impone, aunque -ciertamente- hay pasos en ese camino. Rifkin va muy lejos en su recorrido, tal vez esté bien orientado pero todo conviva en ese mundo futuro.

La cuestión es que el paso del modelo agrícola al industrial todos querían pasar al nuevo modelo, puesto que -a pesar que era de trabajo súper intensivo y mal pagado- el modelo agrícola era mucho más duro para acabar pasando hambre. El cambio de uno por otro fue fácil y como los ingenios fabriles no paraban de aparecer las personas del campo se fueron incorporando a las ciudades odiando su origen y abrazando el nuevo modelo, lo que les ayudaba a soportar el trabajo industrial de aquellos años.

En esta ocasión, los dos modelos están solapados como en los anteriores casos, pero lo hacen en paralelo con vidas separadas y los miembros de cada modelo niegan al otro. Esto es un problema que lleva -sin duda- a situaciones laborales traumáticas en un momento determinado.  No es descartable que en el punto álgido del cambio, los gobiernos se saquen de la manga un colchón que amortigüe la caída de muchos que no podrán pasar al nuevo modelo por diferentes razones. El nombre podrá variar, pero seguramente será una renta básica, pensión para todos, benefits o cualquier eufemismo nuevo que se les ocurra.

La primera señal de cambio verdadero se producirá en las escuelas y con eso sabremos que el cronómetro se ha puesto en marcha para el cambio final. En otros países, ese cambio escolar ya se está produciendo desde hace bastantes años, aquí todavía no. Esperemos al acontecimiento en breve y a partir de ahí contemos  veinte años.

28 marzo 2016

Las pymes en la encrucijada, a pesar de haber oportunidades estratégicas

por -roliver TDC

taller de clientes

Los últimos nueve años han vaciado los polígonos, algunas pymes han mejorado sus resultados pero la inmensa mayoría han salido perjudicadas de ese periodo maldito. Muchas ya son sólo un apunte en el Registro Mercantil. A pesar que las ventas se han ido recuperando en bastantes sectores, la cuenta de resultados no han seguido esa senda y mucha estructura que 2006 parecía estructurar a las empresas para llegar a otro nivel ha desaparecido. Sólo las empresas que tuvieron la visión de irse fuera antes de la crisis han podido ganar terreno.

Las autoridades hablan de reindustrialización, cuestión que sería muy importante, pero me temo que ya no depende tanto de nosotros -ni siquiera tirando por el suelo los costes laborales- y que las fuerzas económicas determinan dónde pasan las cuestiones económicas.

Hace unos días comentaba la expansión demográfica que tendrá la India, China, Brasil o Méjico incluso alguna nación africana, convirtiéndose en núcleos de algunas industrial como la del desarrollo de software (no tiene que ver el origen de un buen número de CEOs de las grandes empresas del sector TIC), pero no tomarán decisiones sólo ejecutarán las de otros que vivirán en otros países. Esa es la la primera decisión a tomar, ¿en qué bando quieres estar?

Cualquier empresa que triunfe en su mercado será absorbida por las líderes del sector o se marchará a los países dónde se deciden las cosas. A la pruebas me remiro.

Entonces, sólo cabe centrarse en alguna industria/sector en el que tengamos ventaja competitiva, aquello en lo que podemos tomar ventaja con facilidad y nunca deberá estar basado en bajos costes.

Parece que en el sector automovilístico tenemos una buena posición, por lo que habría que fomentar la formación, industria auxiliar, ingenierías específicas, innovación alrededor del automóvil y las Smart Cities. En el sector turístico pasa lo mismo, tenemos una extensa costa, buen clima, gran tradición culinaria, pero nos hemos enfocado al sector low cost y así nos va. Las energías renovables deberían ser otro foco, tenemos ingeniería, sol hasta rabiar, experiencia y una posición estratégica cerca de África.

Al final, lo que no tenemos son políticos visionarios que se dediquen a esto en lugar de otras cosas menos importantes. Hay que dejar de pensar en las próximas elecciones y tener altura de miras, pero no en su discurso sino en sus hechos.

Por cierto, hay empresas nuevas que tienen mucho potencial y que de cuidarlas podrían generar riqueza a su alrededor con compromisos de permanencia en el país. Si no se realiza esa función de nurturing se acabarán yendo a otras zonas dónde quieren más a las empresas innovadoras.

1 febrero 2016

Si despides por email luego no pidas compromiso

por -roliver TDC

ManagementA todas esas empresas que se dedican a despedir a empleados por email sin ningún tipo de miramiento ni respeto, a borrar de un plumazo una trayectoria profesional por cualquier cuestión no ligada con un rendimiento o comportamiento inaceptable y de una forma sin emociones, como una máquina eléctrica. Este es un mensaje a todos los empleados que comunican y ejecutan con cara de palo las órdenes de despido que les encargan: algún día harán lo mismo con vosotros.

Conozco un caso de un ejecutivo de dudosa trayectoria que despidió al que le contrató en la empresa en la que empezó a trabajar el directivo, y lo bueno del caso que no lo hizo por ninguna cuestión profesional razonada sino porque estaba en la lista que le facilitaron en la empresa que despedía y que –después- ellos decían haber llegado tras un meticuloso análisis. ¡Qué cinismo! Cuando me lo contaron  me decían que era su trabajo, ¿qué podían hacer?

Cuando las circunstancias de un negocio o mercado obliga a despedir a un trabajador o a un número de ellos, se debe hacer con respeto, como un fracaso de la empresa en ese propósito de llevar a los empleados hasta la jubilación si éstos se han hecho acreedores a ello mediante su trabajo que es traducido en beneficios para la empresa.

Si no se les contrató por email, ¿por qué se les despide por email o con una carta encima de su mesa o el vigilante de la puerta les impide el acceso dándoles la mala noticia? Para mí esto es un acto de cobardía y de falta de carácter empresarial. A partir de ese hecho repetido, ¿cómo se va a pedir al resto o a las nuevas contrataciones un compromiso con los objetivos de la empresa? Es una declaración de “hagáis lo que hagáis igual un día os despido con una carta estándar”. Cómo reaccionarán los empleados cuando tienen que hacer un esfuerzo más allá de su horario o darlo todo en un proyecto.

El balance empleado-empleador debe cuadrar o estar cerca de ello. Cualquier descompensación llevará al fracaso de la relación. Es triste pensar que haya empresas que obliguen a sus empleados a guardar todos sus objetos personales en una taquilla cada día, es un anuncio de los que viene y que no tendrán más acceso a tu entorno que al de una impersonal taquilla y sin poder despedirte de tus compañeros.

Las empresas modernas deben ser diferentes, deben respetar y exigir a sus empleados, pero estar orientadas a su satisfacción (a la del empleado), a que seas productivo porque te gusta trabajar allí. En caso contrario, estaríamos hablando de una relación mercantil que deberá estar bien compensada económicamente y un trabajo medido como deber. Tal vez caminemos hacia aquí, pero las personas queremos trabajar dónde nos encontramos a gusto más que por un salario a partir de un nivel.

Creo que estamos perdiendo el oremus y no vemos la importancia de la palanca de trabajar a gusto y diferenciar nuestra empresa de las miles que siguen en la mediocridad. Sus Cliente se dan cuenta, no le quepa duda.

11 enero 2016

La transformación digital de las empresas conlleva otro modelo de gestión empresarial

por -roliver TDC

CRMLa necesaria y demandada Transformación Digital de las empresas se debe abrazar con todas las consecuencias -que son buenas en su mayoría-, pero no se puede elegir un poquito de aquí y un poquito de allí, como suele pasar cuando implantamos nuevos sistemas y métodos en las empresas. La simplificación de los procesos, el acceso directo a los Clientes y la gestión de multitud de datos para concretarlos en sistemas de decisión basadas en la evidencia dejando fuera a la opinática y a los sistemas de contacto físico. Servicios como Cloud computing, Big data, Mobility, Social media y otros, aplicados a áreas como el sistema de aprovisionamiento, comercial, fabricación, finanzas, RRHH, etcétera.

Lógicamente, no me refiero a su informatización, ese paso ya lo dimos o deberíamos haberlo hecho, en esta etapa hay un criterio común de automatización y conexión a redes y recursos generales generales. Siendo más claro, aquel paradigma de la oficina sin papeles viene de nuevo, pero esta vez con los medios adecuados que faltaron en la anterior ocasión y en forma de proceso digital.

Para esa situación de integración de todos los sistemas y millones de datos propios y externos, se requiere un sistema de gestión diferente al actual, no me refiero a la gestión operativa exclusivamente sino al Management con mayúscula.

No es una cuestión del tamaño de la empresa sino de su visión, su capacidad organizativa y el buen uso de las tecnologías disponibles que están disponibles a bajo coste y sus equipos de implementación. De hecho, la TD iguala a pequeñas y a grandes entre otros beneficios.

La diferencia principal está en su gestión diaria y estratégica, en cómo vamos a manejar a esos entes que ya no suponen tantos despachos, carpetas, almacenes, etcétera. Los talleres de reparación de automóviles también pueden realizar esa transformación digital, en caso contrario lo harán otros que les subcontratarán para la realización de la labor peor remunerada -la de la reparación física propiamente- mientras que ellos se llevan la parte golosa del servicio al Cliente.

Muchas empresas, tal vez la mayoría, esperarán a ser contactadas por empresas especializadas que les ofrecerán incursiones digitales puntuales, y en algunos años iremos cambiando poco a poco el formato, pero no es la forma correcta. La Teoría General de Sistemas nos mostró que el enfoque integral es el único cuando queremos que todo trabaje como lo que es: un sistema.

Piense de nuevo su empresa, cambie el método de management para ese formato olvidándose de cualquier atisbo de  micromanegement y de los golpes de vista para saber su situación y piense estratégicamente, desde cierta altura, como un emprendedor, pero con toda su experiencia.

Que la Transformación Digital de las empresas tiene un componente de buzzword no hay ninguna duda, que detrás hay un cambio irremediable, también, así que sepa ver lo que hay debajo de la etiqueta y aprovéchese de ello.

A %d blogueros les gusta esto: