Archive for ‘Gestión del Tiempo’

6 agosto 2018

Limpieza sueca para los procesos empresariales

por -roliver TDC

Sí, cada vez hay mayor complejidad en las empresas. Más normas, más procesos, más reuniones, más leyes que cumplir… No hay vuelta atrás, nadie se percata de lo compleja que es su operación y de la necesidad de lanzar un procedimiento para revisar la vigencia de los métodos actuales, para chequear si se puede simplificar, reducir o eliminar actividades. Huelga decir que la Transformación Digital debe ser un aliado para esa simplificación o, al menos, una buena excusa para emprenderla.

Desde luego hay que ser valiente, es como cuando hacemos limpieza en casa, hace falta valentía para tirar y volver a disfrutar del espacio. Quienes tienen establecida esa costumbre son los suecos, ellos son conscientes de la cantidad de “trastos” que uno acumula a lo largo de los años y que solemos trasmitir esa ingente cantidad de bártulos a nuestros herederos que no saben qué hacer con ellos, fundamentalmente porque les sabe mal tirarlos. Debido a esto, los suecos suelen hacer una limpieza antes de dejar esa pesada herencia y la llaman “döstädning“.

Sería bueno -entonces- que las empresas hiciésemos algún dostadning antes de pasar a la siguiente época o al siguiente equipo directivo. Las empresas tenemos procesos en marcha que ya no nos acordamos que los tenemos y que están totalmente obsoletos o que son fácilmente mejorables. Una revisión se hace necesaria o -idealmente- la aplicación de la misma técnica que utiliza el PBC – Presupuesto Base Cero, que no parte de ninguna situación dada y plantea los supuestos de gasto desde cero. También funcionan las metodologías lean que muchos emprendedores aplican facilitadas por la falta de recursos.

Conozco empresas que tuvieron que realizar un downsizing por la crisis y han seguido operando perfectamente, lo que significa que tenían una inflamación de la estructura innecesaria, no quiero decir con esto que -además de simplificar procesos- debamos reducir la estructura, pero está claro que el proceso de revisión pone encima de la mesa algunos recursos innecesarios.

Sigamos el modelo sueco y hagamos limpieza de procesos, intentemos reducir los gastos fijos y externalicemos lo que podamos siempre que no sea parte del core de la empresa, esto será una de las claves de la supervivencia futura, aunque no es nada nuevo, la racionalización ha tomado diferentes nombres: reingeniería de procesos, rightsizing, lean, etcétera.

No quiero perder la ocasión de comentar un mal hábito en muchas empresas y que es un proceso a reducir al máximo; las reuniones. Mucha gente cree que gestionar es reunirse y he sido testigo de un gran número de reuniones inútiles, pero explicar esto a quien tienen la potestad de convocarlas es siempre complicado.

Anuncios
2 enero 2017

La superficialidad de los speakers/conferenciantes de éxito

por -roliver TDC

monologosSeguro que algún amigo, compañero, cliente o proveedor, te ha preguntado si has asistido a alguna conferencia de un speaker de éxito, esos que la gente llena la sala y sale de ella con alabanzas exageradas y sin el mínimo análisis de lo que ha visto y escuchado. Yo sí y muchas veces. Tengo recomendaciones para estar asistiendo todo un año a esas charlas, pero vistas cuatro o cinco ya no quiero asistir más, prefiero una buena película.

No es una crítica, aunque lo parezca. No es su culpa, sólo quiero enmarcar dicha actividad en su verdadero contexto y hacer reflexionar a esos que repiten asistencia aunque siempre sea lo mismo. Desde luego, hay algunas muy simpáticas y divertidas, están diseñadas para eso y cuando parece haber un trasfondo económico, cultural, innovador, empresarial o de gestión de personas, los intensos aplausos crean hematomas en las manos entregadas.

No voy a decir nombres, bueno, en todo caso citaré al MagoMore porque hace lo mismo que el resto de speakers, pero es sincero y lo hace ejerciendo su profesión de mago-humorista-actor. Se trata de tomar un tema, una idea sencilla y que tenga repercusión en la actualidad: la innovación, el cambio, la resiliencia, el emprendimiento, el liderazgo, la inteligencia emocional, etcétera, y crear una charla con gotas de humor, movimiento en el escenario, simpatía personal, interacción con el público y recordarles algún sentimiento común a todos para que a partir de ese rapport gane la mente de los asistentes que se miran como diciendo: “Ja, ja, ja, eso es lo que me pasa a mí”. No quiero quitarles el mérito, ni mucho menos. He pasado muy buenos ratos con ellos, pero no he sacado absolutamente nada más que un pequeño mensaje que tenía claro y que ellos me han recordado con mucha gracia y simpatía, que no es cualquier cosa. En definitiva, superficialidad absoluta, eso es lo que impera en esas conferencias. Me recuerda a un comentario que hizo el gran comentarista cinematográfico Carlos Pumares, el cuál en lugar de comentar películas se dedicaba a enfadarse y gritar en un programa de TV y cuando le preguntaban por qué lo hacía respondió: “Porque si no me enfado no me contratan…”

Claro que nadie está libre de ese mal, yo soy el primero que intenta hacer cursos amenos con aportación de un número mínimo contenidos (eso sí) y de una idea o reflexión sencilla hago un post de 450 ó 500 palabras. Por eso comentaba que no es una crítica a esos profesionales del escenario que a modo de monólogos (no confundir con los de TED, esos también valen la pena en su mayoría) alegran un poco la vida de los asistentes y ponen una semilla o idea en sus mentes. Es más una crítica para los que idolatran en exceso a lo que no tiene contenido alguno más allá del comentado.

El único caso en el que no me canso de asistir es a una conferencia de Alfons Cornella, sabe presentarlos, sabe diversificar y actualizarlos. Dos horas pasan en un rato y al cabo del tiempo compruebas que sus visiones del futuro se cumplen y no por sus dotes adivinatorias sino por el buen trabajo de recopilación y análisis. Su tandem con Antonella Broglia en Update era muy efectivo e interesante (Link a sus Vídeos de las charlas Update). Soy seguidor desde la primera conferencia que le escuché -allá por el año 95- en la UPV.

Tenemos que ser más críticos y buscar el contenido de valor y así se consigue que todos los que crean contenidos se pongan a ello y los aporten, en caso contrario continuaremos con las risas y la superficialidad. Para el entretenimiento, yo prefiero al MagoMore, además, me gustó bastante su charla sobre innovación…

7 marzo 2016

¿Por qué nadie quiere ser más productivo?

por -roliver TDC

busygirlMe contaba un empresario que ha montado un curso de productividad personal y no indicó quién debía apuntarse sino que dejó libertad para la asistencia, aunque hizo mucha difusión del curso para demostrar su conveniencia, y no se apuntó nadie. ¿Quiere decir eso que nadie en esa empresa -de casi 90 personas- está interesado en mejorar la productividad? No, ese no es el problema. Lo que pasa es que todos percibieron el  mensaje “¿quién quiere hacer más por lo mismo y en el mismo tiempo?” más que “hacer más -eficazmente hablando- en menos tiempo y puedes reducir tu jornada”. No nos damos cuenta, pero a veces hacemos muchas propuestas sin sentido. Cuando te pasas en el output lógico pierdes credibilidad. El concepto maquinista de rendir ocho horas sin importar tanto si las acciones te llevan al objetivo no es propio de este siglo, admitiendo que hay puestos de trabajo que deben prestar un servicio horario determinado (atención al Cliente, por ejemplo).

Siempre he pensado que lo que no haces en cuatro o cinco horas no lo haces en ocho y que si se marcaran objetivo y se diera libertad horaria la productividad aumentaría y los costes bajarían. Los empleados hacen un ajuste mental e inconsciente de lo justo y ahí no valen cursos ni técnicas.

El problema de la productividad no está en eliminar los tiempos muertos, ni en no mirar excesivas veces el correo electrónico (se mira tanto para ocupar el tiempo y no al revés), ni en visitar la máquina del café en más de dos ocasiones. Todo el mundo hace mención a la eliminación de pérdidas de tiempo y en hacer más tareas, pero muy poca gente trabaja con el foco de hacer las tareas que hay que hacer, las que te llevan al objetivo.

La ejecución es uno de los factores de éxito en la actualidad. Su gestión debe ser simple, ágil, transparente y no entrar en procesos complicados que sí que quitan tiempo para ejecutar lo importante. Todavía veo excesiva reunionitis, con mucho directivo que cree que las audiencias reales es la misión de los gestores. De sala a sala, en conversaciones sin objetivos, con decenas de opiniones y poca información. Ya no digo nada de las actas de las reuniones, terabytes de información para el olvido y un escriba que las levanta para nada. Esto pasa porque no se sabe qué hacer, porque el lunes se dice una cosa y el jueves otra, así que vale la pena no hacer nada hasta la siguiente instrucción y entonces ya vale la pena esperar al lunes siguiente.

Luego creen que con  cursos de mejora de la productividad y de gestión del tiempo pueden aumentar el output de la organización con el mismo input. Si se prohíben las reuniones (bueno, va, sólo dos a la semana) y se concretan las acciones para el logro de los objetivos por los profesionales sólo queda gestionar su ejecución y mejora, aunque esto es harina de otro costal.

19 octubre 2015

Salirse de la línea del tiempo para planificar bien

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogSon bien conocidas las dos posturas que adoptamos los humanos en cuanto a la planificación de los sucesos de la vida, tanto personal como profesionalmente. La primera es la que adoptan las personas que se ven en la línea del tiempo, es decir, tú te ves en metido en la acción, como a la misma altura y cuando tienes que planificar la mínima acción no tienes en cuenta todo lo que te queda por hacer y así casi siempre planificas erróneamente incumpliéndolo previsto. Huelga decir que todos los impuntuales son de este primer tipo, no saben/pueden tener en cuenta todo lo que tienen por delante y piensan que después de una acción realizarán otra y ello les lleva a largos horarios, pero llegando tarde a todas las citas y compromisos.

El segundo tipo es el opuesto. Son los que se ven fuera de la línea del tiempo, como si tuvieran un punto desde lo alto y fueran colocando en el espacio lo que tienen que hacer y así ajustar óptimamente tareas y tiempos. Claro, ya han adivinado que es el método de los puntuales, de los que planifican bien, eso sí, de los que acaban infartados porque los del primer grupo son esos del “No pasa nada y si pasa se le saluda”.

La cuestión es que no se eligen los métodos, cada uno viene de casa con su formato y es muy difícil cambiar los mecanismos de planificación en el tiempo, cada uno es como es.

Esta disyuntiva también se cumple con la innovación y la actualización, puesto que el que se ve metido en el tiempo no ve bien el futuro, está luchando a brazo partido en el día a día y no perciben bien lo que viene. A todos los que el cambio les pilla descuidados y confiados y les deja sin saber quién les ha quitado su queso, son del primer tipo. Los que están oteando siempre el horizonte ven venir el cambio de lejos y pueden prepararse para las nuevas eras.

Yo siempre recomiendo a mis Clientes parar de vez en cuando, subirse a una colina y contemplar el futuro para poder reaccionar a tiempo. Si siempre estas metido en el día a día trabajas mucho y no avanzas nada.

Si eres del segundo grupo el cuerpo te pide levantar la cabeza. Si eres del primer grupo y sabes lo que te pasa tu defecto se convierte en menor y puedes aplicar algunas soluciones: detente tres días al año con otros directivos y pregúntate si ha cambiado algo en tu mercado o reúnete con profesionales que estén oteando el horizonte normalmente y pregúntales si ven nubes.

9 marzo 2015

De nuevo el cara a cara con los Clientes: pero con la videoconferencia profesional

por -roliver TDC

VideoconferenciaMe encuentro con un articulo que habla de la conveniencia de volver al cara a cara para aumentar el engagement con los Clientes, comenta que las relaciones a través de la redes sociales están bien para abrir y mantener, pero que -para fraguarlas- hay que hacerlo cara a cara por el “ancho de banda” comunicativo y la posibilidad de establecer conexión con todos los lenguajes disponibles: verbal (el lenguaje habitual a través de mensajes orales), no verbal (a través de los gestos -conscientes e inconscientes, de nuestra cara, cuerpo, etc.), paraverbal (volumen, tono, ritmo, silencios, etc.). El final del artículo es lo sorprendente, se pone a hablar de la videoconferencia cuando se refiere al cara a cara con el Cliente.

Hace unos meses publiqué un post aleccionando el uso de la videoconferencia como sistema comercial para la relación con los Clientes con el soporte de las redes sociales como sistema de apertura y mantenimiento y, ellos -los países más avanzados comercialmente- están de vuelta mientras nosotros no hemos llegado.

En estos último año he utilizado la videconferencia intensamente, de hecho la llevo utilizando desde hace dos años. La verdad es que fue la iniciativa de un Cliente lo que animó a hacerlo, pero cuando le coges el hilo le puedes sacar mucho partido y si no es exactamente lo mismo que estar físicamente delante del Clientes, se debe acercar al 90%, aunque la productividad aumenta brutalmente. Media hora delante de un Cliente -por videoconferencia- que reside a 50 kilómetros de tu oficina no te cuesta prácticamente nada (una vez tienes los pocos medios que se requieren) y realizar la entrevista presencialmente te cuesta el carburante de 100 kilómetros, dos horas de desplazamiento y el cansancio de ese proceso.

Ya comenté en varios posts al respecto que con una cámara decente, un buen micrófono y las luces adecuadas (todo ello no llega a 100€) se puede tener un miniespacio para una videoconferencia perfecta, se puede añadir una pantalla grande para los casos de salas de videoconferencia. Es cierto que hay diferentes softwares, pero todos ellos son baratos o gratuitos. También los hay de gran calidad que son de pago, pero muy asequibles a través de la nube. Si cuentas con un portátil con cámara y micrófono, ya tienes lo imprescindible, pero es mejor si inviertes esa pequeña cantidad, el resultado final es mucho mejor.

Hay ciertas técnicas que se deben emplear, pero aunque no las sepas la práctica te las hará ver y usar. Son técnicas muy simples como por ejemplo: la colocación de la cámara y de la pantalla donde ves a la otra parte (si ambas están distanciadas se produce el efecto de la pérdida de la mirada directa), lo que los cineastas llaman la cuarta pared (no desviar la vista de la cámara a un objeto tras ella) y algunos pequeños truquillos más, todos ellos muy intuitivos.

Lo curioso es que nadie tiene dudas -en esos países- que el cara a cara presencial es insostenible, incluso se habían pasado de despersonalización de la relación comercial y están intentando volver -con la aportación tecnológica de los servicios en la nube- al cara a cara, pero siendo realistas, al único cara a cara posible en estos momentos: la videoconferencia profesional.

Lógicamente, todavía es difícil utilizarlo en potenciales Clientes que no conocemos, pero para aquellos que ya nos conocen o son Clientes, es el medio.

23 diciembre 2013

Por una venta personal sostenible. Asegurando la presencia de los vendedores

por -roliver TDC

taller de clientesEn estos tiempos en los que vemos como otras formas de vender se van asentando en un mercado más globalizado que exige bajos costes de distribución, sigue existiendo una prueba de nuestra sostenibilidad como profesionales en activo y que deberíamos tener en cuenta porque es una forma indiscutible de asegurar nuestra permanencia.

Los vendedores aportamos un margen bruto al que tenemos que restarle los gastos que ocasionamos con nuestra presencia y operación, siempre y cuando los resultados de esa operación matemática sea positiva estaremos a salvo, si la cifra es cero o es negativa nuestro puesto de trabajo está en franco peligro. No se puede negar, es lógico que sea así, sólo cuando estamos invirtiendo en un nuevo mercado o producto tiene sentido la resultante negativa.

Esto está pasando en muchas empresas desde hace tiempo, lo que pasa es que los costes no están bien asignados y por lo tanto gestionados. Los gastos comerciales se llevan al saco general y allí entremezclados con el resto se mezclan con el resto inmunizando a los afectados de una visión real de la rentabilidad comercial.

Los gastos comerciales están constituidos por los sueldos y salarios (fijos y variables) de los profesionales de la comercialización, los de su formación, los telefónicos, los de sus desplazamientos (con o sin coche de empresa), etcétera, sin entrar en un mayor detalle de los que les correspondería del overhead de la empresa.

Huelga comentar que la consideración de la labor de un vendedor no debe estar limitada a un margen, su acción tiene otras aportaciones cualitativa que fraguan la satisfacción y la fidelización de los Clientes, incluso de los no Clientes, pero no hay que engañarse nos pasa como a los entrenadores de fútbol, no importa lo bueno que seas los resultados mandan y dictan tu permanencia o relevo.

Todo vendedor profesional debería realizar este análisis para su propia seguridad, no importa el grado de exactitud, lo que importa es comprobar que la cuenta de ingresos netos menos gastos directos están en positivo. En caso contrario debe tomar una serie de decisiones. Si puede mejorar ese resultado debe ponerse a ello y, si la tendencia del mercado está claramente a la baja y no se puede hacer nada, lo mejor es que no se engañen y busquen alternativas laborales o -al menos- que prevean las consecuencias, puesto que tarde o temprano las dificultades aparecerán.

Esta medida es la que hace que exista una gran rotación en los puestos de trabajo de ventas en la actualidad. Si no se consiguen unos resultados mínimos que cubran el coste en unos cuantos meses te cambian y nunca se recupera la inversión en el trabajo realizado. Es un círculo vicioso negativo.

Lo dicho, hagamos un simple cálculo y mantengamos la cifra en negro, eso soportará siempre nuestra presencia. Seamos los primeros en saberlo porque -de lo contrario- ya no tendremos tiempo de reaccionar.

12 septiembre 2013

Logro de los objetivos comerciales: sólo los paranoicos los consiguen

por -roliver TDC

Logro de objetivosLa frase (en realidad “Sólo los paranoides sobreviven”) se la atribuyen al fundador y CEO de Intel Andrew Grove, aunque él comenta no acordarse de haberlo dicho (como si fuera cosa de su editor), pero añade que si no estás al tanto de todos los detalles las cosas no suceden. Así que se delata un tanto. Yo le entiendo, en cuanto dejas que las cosas avancen por su propia energía comienzan los problemas. Hay un sistema de logro sinérgico que hace que todos vayan aumentando su nivel de compromiso y participación. Por lo contrario, si se abusa de ese seguimiento llega la angustia y se produce el efecto contrario. He de decir que este planteamiento vale tanto para los ejecutantes como para sus supervisores, aunque nos centraremos en estos últimos.

La base argumental es que se debe hacer un seguimiento de las acciones a realizar y sus resultados periódicos, sobre todos si las futuras acciones dependen de las anteriores. Si estuviésemos hablando de la gestión de un proyecto no tendríamos dudas. Imaginan estar tunelando una montaña desde dos puntos exteriores para encontrarse en el centro y sólo gestionar la esperanza de que se encuentren en el punto deseado: impensable. Lo mismo pasa con los objetivos comerciales y empresariales, hay que gestionar el día a día paronoicamente, pero sin llegar al agobio, bastará con un seguimiento positivo, cooperativo, apreciativo, buscando la mejora y el desarrollo profesional y personal de los profesionales.

Lo que no es válido es indicar la cuota a los profesionales y sentarse a esperar los resultados, echando la culpa a los mismos si no se consiguen. Eso no es de paranoicos, es de desahogados.

Todo tiene un término medio en la vida, he conocido algún perseguidor que no permitía lograr los objetivos, producía una angustia y un rechazo de los profesionales que le llevó a quedarse solo. Para crear vínculos apreciativos se debe estar con los profesionales de forma colaborativa, de este modo conseguirás la tensión necesaria, pero sin estrés y los profesionales entrarán en el juego de esfuerzo-logro. Se debe permitir cierta ineficacia e ir eliminándola paulatinamente y de forma incremental, con ello se conseguirá un punto de logro estable que habrá que mantener y si se degrada, volver a empezar con el sistema.

innovacion comercial. Logro de objetivos

Conseguir que una objetivo sea logrado es una cuestión de detalle, no puede dejarse que el mismo se vaya formando sin atención al progreso y avance. Sin embargo, ese seguimiento en detalle no puede convertirse en angustia para los ejecutores y ahí está el mérito: perseguirlo como un paranoico y no presionar a los que lo tienen que lograr como un psicópata tirano. Inestable equilibrio…ahí está el mérito.

1 julio 2013

Futuro inmediato: ¡Si -cada mañana- no eres emprendedor no comes!

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogCuando estábamos acostumbrados a las grandes batallas, a la búsqueda de grandes pedidos, a los dignos salarios que nos ingresaban mes a mes (con resultados o sin ellos) y con la expectativa de una buena jubilación, todo era mucho más cómodo y seguro. Ahora cambia y nos devuelven a la guerra de guerrillas, a los pequeños pedidos que sumados todos juntos apenas llegan a una cantidad mínima con la que sobrevivir.

¡Es lo que hay! De los cursos de 4.800€ a los de 975€ o incluso a los de 79€ por asistente para que con diez inscritos reunamos ochocientos euros. ¡Qué vida la de tener que ir buscando por todos los lados para juntar medio salario de los de antes!

Me dijo una vez un arquitecto de un gran y precioso país latinoamericano: “Me llama mucho la atención el foco que hacen aquí sobre el emprendimiento, para su fomento. En mi país -cuando te levantas- o eres emprendedor o no comes”. El comentario me impactó, me di cuenta que -de partida- ya teníamos una desventaja competitiva: la falta de hábito de buscarnos la vida cada día (ahí estamos en ventaja los vendedores). Es el primer cambio mental que hay que provocar, puesto que nadie te va ayudar ni a emplear. Todos los avances tecnológicos cambian empleo de bajo nivel por otros de alto nivel ¡Cierto!, pero siempre en menor número.

Durante años estuvimos cambiando la mentalidad para acostumbrarnos a las grandes operaciones, con un alto coste de comercialización para conseguir grandes pedidos y márgenes. Ahora, tenemos que acostumbrarnos a lo que se nos ha olvidado, a conseguir los ingresos por el método salami. Se parece al pluriempleo, es el mismo proceso pero sobre una exclusiva dedicación, pero con diversidad de fuentes de ingresos.

No quiero pensar cómo estaremos a los setenta años y trabajando entre una gran diversidad generacional. Podrán ir los padres con sus hijos a trabajar en un proyecto de un tercero y se podrán crear sociedades con el apellido familiar “Los Rodíguez Millán S.L.”. Los que van sacar beneficio son los cirujanos plásticos con sus ofertas en la TV: “No parezca un viejo consultor, quítese 30 años de encima y vuelva a vender. Clínica Renovator”

Una vez hayamos vuelto a la explotación de las pequeñas oportunidades, habrá una salida momentánea a la situación, pero seguirá siendo un mundo distinto al que conocimos y no parece lo ideal. Las economías del mundo necesitan un cambio disruptivo en los próximos años y es mucho mejor que sea pactado y organizado. La alternativa no la quiero ni pensar, pero si no hay un cambio rápido no tardaremos en ver manifestaciones generalizadas por todas las ciudades del mundo.

Si mi escenario se cumple, no me extrañaría que un día -en la negociación por el pedido de un Cliente- le preguntemos si tiene perro y así poder aplicarle un descuento no monetario a base de pasearlos todas las mañanas.

21 marzo 2013

Los avances en productividad vienen de la mano de las técnicas de desarrollo de software

por -roliver TDC

Redes SocialesLa búsqueda de la productividad viene con frecuencia disfrazada de gestión del tiempo. Métodos, sistemas, programas de agenda y listas de cosas para hacer, etcétera, no han solucionado la cuestión a pesar que siempre que se aplica la racionalidad se logran mejoras, pero que se van olvidando con suma facilidad. Es como los ejercicios espirituales que realizábamos en el colegio, sus pretensiones de mejora de espíritu duraban hasta que salías al patio.

El futuro de la mejora de la productividad deberá venir por el camino del sistema de trabajo más que por técnicas de planificación-ejecución-recordatorio-replanificación. En el campo del desarrollo de software se ha avanzado mucho en este campo, puesto que es un trabajo que requiere dedicación, conocimiento, preparación para la acción, atención y concentración o -en caso contrario- la productividad se va hacia abajo y los errores hacia arriba.

Esperar que alguien esté en una situación productiva sin errores las ocho horas de su jornada es una estupidez, si se obtienen cinco horas productivas ya puedes darte con un canto en los dientes. Hay muchos autores que apuestan por una cierta procrastinación y no me extraña mucho. Los que hemos trabajado alrededor del desarrollo de software (indirectamente, en mi caso) sabemos que a más y mejor análisis menos horas de desarrollo hacen falta.

Parece ser que en jornadas de trabajo que entremezclan el análisis con interacción profesional con el resto de compañeros y realiza tramos horarios muy intensos -como esprints- que consiguen tasas de productividad y efectividad muy altas. No se trata tanto de velocidad como de intensidad en los momentos clave de la ejecución. Las técnicas que mostraron más eficiencia en las fábricas japonesas (JIT y sus derivados) -ahora adaptadas al desarrollo de software- han producido las mismas mejoras: agilidad es la clave.

Todas las nuevas técnicas se enfocan a aprovechar esos momentos en los que se nos olvida el reloj y hacemos el trabajo que sea porque estamos concentrados y disfrutando de su ejecución. Se saca más de dos horas en esa “zona” que en dos días de horario laboral.

En definitiva, se trata de pensar bien lo que tienes que hacer y poner todo en el asador en un espacio corto de tiempo. El sistema no es tan simple y requiere una labor de coordinación, pero parece que funciona y que es trasladable a otras áreas profesionales.

10 enero 2013

Cómo conseguir que los demás logren sus objetivos y -al mismo tiempo- los tuyos

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogPara ser un gran manager hacen falta muchas cualidades y conocimientos. La principal es que tiene que conocer perfectamente la dinámica de los sistemas para entender que a todas las metas y objetivos se llega poco a poco, que son los pellizcos de especias los que dan buenos sabores y no las grandes dosis. No hay mucha formación para el management, todos actuamos arreglo a los buenos managers que hemos conocido, también de los malos para evitar parecernos a ellos, los libros que leemos y alguna formación complementaria. Sólo el tiempo, la experiencia y nuestro sentido de la mejora nos lleva a ser un buen manager. Tengo que decir que he conocido a algunas personas con la condición innata de los buenos pastores que no sólo te ayudan a conocerte como profesional, sino que colaboran en tu formación como personas. Estos brillantes no se prodigan mucho, pero haberlos “hailos”.

En la misión del logro de los objetivos es fundamental adoptar una postura potenciadora de las habilidades y profesionalidad de los empleados, de mejora paulatina sin agobiar, de buscar esos aspectos interiores que no suelen defraudar. Podríamos decir que los verdaderos managers trabajan sobre los básicos de las personas. Si alguien no cumple con lo esperado, más que presionarle para que pueda -mediante más acción- conseguir mayores resultados, hay que hacer que llegue al punto óptimo a base de pequeños empujoncitos que, cuando actúan sinérgicamente consiguen efectos inesperados. Aunque es una mezcla que explota desde el interior de los afectados, desde fuera sólo se actúa poniendo ingredientes para que mezclen en una efervescencia sorprendente.

Yo he utilizado todos los métodos, a veces fruto de mis propios defectos. A lo largo de treinta años he aprendido (trabajando en ambos lados, manager y supervisado) cómo conseguir que todos puedan entrar en la misma cuerda de intereses. Tampoco hay que olvidar que hay personas que tienen egos inagotables y que sus caracteres tienen que rodarse como piedras para poder formar parte de la vida de los equipos. No me refiero a los individualistas, ellos abren rutas solos y es bueno para las organizaciones tener a estos exploradores -sin martirizar a ambas partes-  intentando incrustarles en equipos donde no se sienten miembros.

Buscar nuevos formatos y fondos en adultos es muy difícil. Cambiar a las personas es muy complicado y poco productivo. Vale la pena basarse en los puntos fuertes existentes, aunque sean pocos y nada estándar en el éxito. Este es una enseñanza que he sacado a base de los errores que he cometido. El pensamiento apreciativo lo proclama desde hace tiempo, pero yo no lo conocí hasta hace seis años.

Cuando te encuentras con un vendedor que no es un superventas de gran personalidad, influencia, conocimientos, etcétera, pedirle resultados de superventas como si lo fuera es una estupidez. Seguro que tiene valores “explotables”  y si basa su estrategia de logro de objetivos sobre ellos llegarán en buena medida. La voluntad consigue casi siempre mucho más que la capacidad, aunque sea con más dificultad.

En el management falta dejar hacer, confiar (sin abandonar la responsabilidad y la gestión), falta carácter catalizador más que controlador. El estilo presionador y/o controlador no es el adecuado (aunque se esté ejerciendo sobre algún mal profesional), sobre todo porque ya hemos comprobado que no funciona. La mejor opción en este momento es la de constructor de profesionales y apalancador de virtudes.

 

A %d blogueros les gusta esto: