Posts tagged ‘Big Data’

16 octubre 2017

La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad sobre la Industry 4.0

por -roliver TDC

Industry 4.0, Industria conectada, la fábrica del futuro, Smart factory y algunos eufemismos más para identificar este modelo de la digitalización de la fabricación aportando mucha más flexibilidad, menor Time-to-Market, efectividad con la eficiencia incorporada, integración de todos los elementos de una fábrica para planificar mejor y ejecutar con menores costes y algunas ventajas más como la conexión de elementos exógenos a una factoría, con información de suministros y logística o los hábitos y existencias en clientes, por ejemplo. Es como una visión global de todo lo que está afectando a la fabricación y que puedes manejarlo visualizándolo, cuando no con algoritmos que aprenden de las variables clave y que pueden tomar decisiones óptimas.

En realidad, no hay novedades conceptuales. La automatización industrial se aplica desde hace muchos años. Entonces, ¿dónde está la novedad? Pues en los medios y tecnologías habilitadoras que elevan las posibilidades del concepto hasta límites insospechados hasta ahora.

Los habilitadores de este concepto son: Internet de las Cosas, Big Data y Cloud Computing. Estos son los pilares de la novedad y los tres deben coincidir -aunque sea con diferentes grados- en las implantaciones o -en caso contrario-  se parecerá mucho a lo que ya existía. La automatización industrial, sensorización, PLCs, etcétera, es algo que ha sido muy utilizado en el tiempo, la novedad es la capacidad de los sensores, su bajo consumo y coste, y la capacidad de llevar esa información al sistema de gestión de la producción de forma inmediata, siendo capturada desde mecanismos en el interior o el exterior a la factoría.

Esos datos sobre los materiales, sobre las máquinas, sobre la demanda, sobre las expediciones, sobre una buena cantidad de elementos decisionales que pueden muy voluminosos serán tratados con sistemas Big Data o similares (hay un exceso de fijación con el BD, cuando hay sistemas más sencillos que pueden ayudar a la mayoría de casos) y realimentarán el sistema de tomas de decisiones de la gestión de la producción, hacer nuevas predicciones sobre demanda, fallos de máquinas, materiales, etcétera.

Finalmente, los sistemas de gestión de la producción y sus áreas clave requerirán de plataforma Cloud Computing con aplicaciones software escalables posibilitando soportar momentos de máxima exigencia computacional sin inversiones (contratando recursos sólo para esos momentos) y tolerante a fallos, tanto hardware como software.

Con la conexión de todos los elementos intervinientes y un sistema de visualización informada de toma de decisiones, se tiene una clara visión de la eficacia y eficiencia de la fábrica punto a punto, de la materia prima al stock en los clientes, sus hábitos y de todo el proceso industrial con sus puntos críticos, cuellos de botella, problemas, velocidades, sin islas, etcétera.

No hay que olvidar que, con la comunicación total de los elementos de la fabricación hay que atender a la seguridad. Este elementos es clave puesto que de lo contrario alguien podría boicotear la factoría u obtener datos no adecuado, pero no hay que preocuparse en exceso, sólo tomar las medidas pertinentes.

Ya nos lo advirtió Porter, su cadena de valor se podía optimizar echando abajo los mamparos que dividían las funciones. Ahora eso se maximiza ese proceso simplificador hasta el paroxismo, mediante la gestión integral de inicio a fin. Con estos sistemas de la Industria Conectada, se gestiona el proceso productivo integralmente, optimizando costes, entregas y la satisfacción de los clientes, y todo ello basado en la información capturada y elaborada en diferentes tiempos según la necesidad de cada capa del modelo.

Anuncios
19 mayo 2014

Ese imprevisible, inconstante e ilógico decisor llamado persona

por -roliver TDC

unpaseoporlazoologia.blohspot.co.ukUno de cada tres artículos de Marketing en la actualidad habla de Big Data, de publicidad personalizada, de relación a través de los medios sociales, de obtención de información de las preferencias y del comportamiento del consumidor en definitiva. Bien, todo parece casar, ya no habrá más café para todos. Cada consumidor tendrá un entorno al que se acercarán la información y los productos que más se adecuen a sus preferencias. Hasta aquí el modelo tiene coherencia, algún peligro que atenta a la intimidad se le adivina, pero cuadra con las leyes del Marketing.

Hace unos años, un autor brasileño (Francisco Madia de Souza) acuñó el nombre del consumidor “Camaguro” porque cambiaba de opinión como lo hace de color un camaleón y daba saltos como un canguro. ¡Vaya! Que es muy difícil pillarles (pillarnos, quiero decir) a través de históricos. ¿No conocen a políticos o votantes que han cambiado de camisa radicalmente sin previo aviso (por favor, no me hagan decir nombres que sólo tengo cuatrocientas y pico palabras para el post)?, ¿no conocen a algún nuevo rico que rechaza la distribución de la riqueza que antes proclamaba a gritos?, ¿no han cambiado de colonia o de tienda de confección porque ya estaban cansados del mismo estilo?, ¿siempre prefirieron el Gin Tonic vs al ron con CC? El cambio es consustancial al ser humano, con lo que el pasado no explica fehacientemente el futuro más que tramos del mismo. El consumidor cambia de preferencias según esté yendo al trabajo a las 8 de la mañana o según esté volviendo a casa en la tarde del viernes.

El Gen Egoísta nos hace cambiar de opinión y defender o atacar conceptos o posturas que fueron las nuestras. Yo tengo filtros mentales que impiden que exprese ciertas opiniones o preferencias mías y sea tendente a pensar en las de los miembros de mi red. Hay contenidos que sí están alineados con mi forma de pensar y preferencias, pero mezclados con otros que -no siendo contrarios a mi posicionamiento- están compartidos pensando en ser útiles o de interés para mis amigos, seguidores, conectados, etc.

Si hay algún experto que cree que de lo que aparece en mi Facebook -et al- va a poder predecir mi comportamiento de compra de un automóvil es que está bastante despistado. Los análisis de las redes pueden sacar conclusiones globales muy interesantes, pero de forma particular es mucho más complicado. Cuando menos te lo esperas, salta un cisne negro que se carga todo el modelo.

Es cierto que la gestión de la información siempre tiene utilidad para el grupo, pero esa obsesión por captar tus movimientos que hay ahora donde todas las marcas quieren que pongas tus huellas en el tintero es un absurdo social y tendrá su castigo con el tiempo, cuando nos hartemos de tanto abuso con la información captada. Mi opinión profesional siempre ha sido -claramente- proclive al uso y análisis de la información, pero con la tendencia actual cada vez más voy siendo consciente de mi rastro y siento más necesidad de protegerlo.

¿Por qué no se invierten las mismas cantidades en proyectos de desarrollo del ADN de forma generalizada y de la correlación con las enfermedades y así poder prevenirlas? Ese sí que es un Big Deal.

14 enero 2014

Estamos entrando en una época en la que no habrá anonimato ni privacidad, sólo reputación

por -roliver TDC

1984-Orwell-coverLas cámaras de la calle, la geolocalización a través del móvil, las cámaras de la TV u ordenador dentro del hogar -tal vez-, el seguimiento de la navegación por Internet, las redes sociales, las tarjetas de crédito, la Internet de las Cosas (IoT), otras formas -presentes y futuras de captura de nuestro comportamiento y preferencias, un montón de procesos están monitorizando nuestras vidas e intimidades. Como dice Pentland: “la edad del anonimato se ha acabado”. Ya no hay anonimato ni privacidad. Esta tendencia tiene una parte positiva y otra negativa, depende del uso que se haga de la información y del nivel de agregación con la que se trabajen los datos. Añade Pentland que se deberá mantener el equilibrio entre privacidad y utilidad de los datos o este uso estará descompensado y no será justo para los ciudadanos.

Siempre he sido partidario del progreso tecnológico y las innovaciones comerciales basadas en la información, pero considero que se debe regular adecuadamente o nos vamos a encontrar en breve que la LOPD te protege una cierta información personal que es pública -al menos a nivel de registros públicos como los del Ministerio del Interior o los de carácter de salud o fiscal-  y los más íntimos y privados no. A mí no me importa -al contrario- que una empresa elabore una información de valor a partir de las transacciones que he realizado en el tiempo, puesto que adaptará su oferta a mis preferencias, pero otra cosa es quién captura información sin que yo lo sepa y -lo que es peor- que la pueda dedicar a fines ilegales o alegales.

En el Ciberpaís del sábado 14 de septiembre del año pasado, Genevieve Bell, que es antropóloga en Intel (importante función si pensamos que la tecnología puede facilitarnos o complicarnos la vida a los humanos) comentaba que “lo importante será la reputación, no la privacidad”. Todo radica en la diferencia entre los pequeños actos íntimos y todos ellos unidos para sacar conclusiones que acaban formando la reputación de una persona. Sobre los primeros se guardará secreto y de la información agregada será difícil mantener la total privacidad, al menos será utilizada para sacar conocimiento de valor comercial y quién sabe si para otros aspectos.

Una de las herramientas clave para la predicción de nuestro comportamiento es la Clusterización (Clustering) que crea grupos homogéneos de comportamiento a partir de millones de datos de los actos de los usuarios y va tratando nuestros movimiento de acercamiento a uno de los grupos, con lo que se puede saber qué vamos a hacer en breve o en el tiempo. La cuestión es que siempre estamos entre iguales, es la llamada del grupo.

Hay tendencias imparables sobre las que no podemos hacer mucho, pero si tomamos conciencia de la situación tendría su lógica comenzar a tener cierto cuidado con la información que vamos dejando en la Red, puesto que no se puede evitar dejar cierto rastro sin renunciar a la vida moderna.

5 diciembre 2013

¡Llegó la hora! Ya no podemos conseguir mejoras comerciales sin manejar millones de datos

por -roliver TDC

In God We TrustLa mejora en las ventas la hemos ido consiguiendo a través de varias fuentes: mayor control de las actividades comerciales y un uso intensivo de los canales de distribución, mayor esfuerzo en definitiva. Todos esos métodos para aumentar las ventas los aderezábamos con bajadas de precios que nos aumentaban el número de productos vendidos, pero nos limaba los márgenes. Mal camino era ese y así nos encontramos, pero servía para dejar nuestro objetivo nominal a buen resguardo. Desgraciadamente la gestión comercial no mejoraba. No era la mejora y la innovación en el Marketing Mix ni la excelencia en Ventas lo que nos llevaba al aumento. Ese formato de mejora está totalmente agotado, ya no nos sirve. Debemos pasarnos a una mejora incremental, pero continuada que aporta la mejora técnica de la gestión comercial.

La opinión y la intuición ya no pueden ser la guía de la gestión comercial, necesitamos pasar a los hechos, a las evidencias, a la gestión basada en la información. Hemos hablado anteriormente de estos sistemas: de la dirección por los hechos, de los sistemas de Big Data y el Marketing en Tiempo Real, de la analítica de la información interna, etcétera. Grandes novedades en las herramientas  sólo software y hardware cada vez más operativo, fácil de usar y mucho más barato que hace unos años, pero una cosa sigue igual. La dirección de las compañías se sigue haciendo mediante reuniones y conversaciones llenas de intención y vacías de información donde la opinática reina por todas los despachos de las empresas. Decía Deming parafraseando la leyenda (“In God we trust”) que incluyen los billetes de un dólar americano: “En Dios confío, el resto que venga con datos”. Este es el primer paso a dar, convencerse de la necesidad de gestionar mediante la información, ya no valen las opiniones. Cualquiera que quiera hablar que lo haga aportando datos, las reuniones a las que se acude sin la preparación adecuada deben acabarse. Ya no vale con el bagaje de la experiencia, esa siempre nos acompaña, pero se debe llevar información sobre hechos y basándose en ellos proponer políticas.

Bid Data en el MarketingCómo se pueden desarrollar una base instalada importante de sistemas Big Data o sistemas de predicción sin estar dispuestos a utilizarlos y en muchos casos sin conocer qué son y para qué sirven. Esto es dirigir en el siglo XXI: reconocer las causas y los efectos, quién ayuda a la empresa y quién no, qué canal te conviene y cuál no…pero mediante la elaboración de la información de valor.

A %d blogueros les gusta esto: