Posts tagged ‘Comercio tradicional’

4 abril 2012

Una gran oportunidad: redes sociales para el comercio tradicional

por -roliver TDC

Uno de los sectores que más está sufriendo la crisis es el pequeño comercio. Los cierres son diarios y a los comerciantes mayores les está suponiendo un empujón a su decisión de jubilación. No quiero decir con esto que el comercio tradicional no tiene espacio en esta economía, muy al contrario, aunque será inevitable que elimine la parte obsoleta del espíritu tradicional (mejora en la gestión) y se quede con los valores positivos tradicionales de respeto al Cliente y profesionalidad, a partir de ahí, se puede constituir un comercio moderno y muy competitivo.

Pensemos que el problema base no es de este tiempo, la época de las redes sociales, el problema viene de mucho más atrás. Un comercio bien situado y con tradición tenía una atracción comercial (siempre que tuviese buenos productos y a precios acordes a su nivel). El escaparate y/o su notoriedad eran suficiente imán para los potenciales Clientes. Así que el propietario del comercio podía quedarse dentro de la tienda a la espera de los clientes. Eran otros tiempos, desde luego.

Hoy en día –con redes sociales o sin ellas- se deben realizar acciones proactivas, puesto que si te quedas dentro del local comercial no entrará casi nadie. La solución es –primero- un networking físico que obedezca a una estrategia relacional y cuando tenga dominado ese proceso, debe empizar a utilizar las redes sociales. Verán como le encuentran sentido y utilidad al entorno 2.0, puesto que primero son los procesos de gestión de contactos y luego las herramientas sociales. Al revés no suele funcionar.

Como ejemplo, imagínese un arquitecto que inicia su labor profesional en su ciudad, ¿qué cree que debe hacer para conseguir sus primeros Clientes?, esperar en su despacho no, lo que hará será introducirse en los círculos donde estén sus Clientes potenciales y allí establecer relaciones profesionales poco a poco y a través de la gestión relacional, el boca/oído, la información de los miembros de los círculos, entre otras acciones.

Si los comercios usan las redes sociales sin  la técnica del networking, rápidamente se llega a una situación de estancamiento, puesto que los contactos se estancan y no sirve para nada lo realizado. Si se actúa de la forma adecuada, las redes sociales y otras herramientas de la Web 2.0 producen una gran cantidad de tráfico al comercio, incluso le brinda la oportunidad de un comercio mixto, con venta física y venta electrónica. Las redes sociales y demás herramientas 2.0 sirven para los tres procesos clave del comercio: generar tráfico, vender en la tienda y hacer que vuelvan a comprar.

¡Hay que modernizarse!, sobre todo en estrategia de marketing y ventas, para -posteriormente- utilizar las herramientas que más nos convengan. Los atajos rápidos no nos llevan al objetivo.

Anuncios
19 diciembre 2011

La defensa del comercio tradicional requiere su refundación: un nuevo comercio para competir

por -roliver TDC

En las épocas de cambio, unos se aferran a lo que existe y otros se dedican a lo nuevo. Con el comercio tradicional está dándose esa dinámica. En parte es normal y lógico, es dependiente de la edad y de las circunstancias de cada uno, así que, defender los ingresos de los que se vive es ético y moral. En cualquier caso, el tiempo y los cambios de modelos -cuando les toca- son inexorables.

El comercio tradicional está en crisis, no sólo por la situación económica, la crisis es por ésta y por su propia obsolescencia. Cierto es que ha cumplido y está cumpliendo su importante misión, por eso, estamos seguros de su permanenecia en el tiempo, aunque con otro formato. En lo que va de año 37.000 comercios han cerrado, hay que parar la sangría y eso requiere cambiar el formato, calidad, venta experiencial y emocional, flexibilidad, conocimiento, diferenciación, centrales de compra, imaginación y la integración de la TIC y, cuando no se pueda luchar, aliarse con el grande.

El comercio tradicional, tal como lo conocemos, no puede competir con las grandes superficies, no sólo por las ampliaciones de los horarios como se dice frecuentemente y la necesidad de más recursos en los pequeños comercios o la pérdida del tiempo familiar. El problema de la ampliación de los horarios es que los grandes comercios pueden bajar los precios (a veces y por alguno, por debajo del precio) y obtener ganancias financieras mediante un demorado plazo de pago a los proveedores. Desde luego no es una competencia muy leal, pero mientras no entren en vigor y se hagan cumplir las leyes de plazos de pago, no hay otra.

Pero, esta circunstancia todavía es del modelo antiguo, son los estertores de un modelo de comercio, en el que hay grandes y pequeños, lo que verdaderamente pone en peligro al pequeño comercio sobre todo, son los nuevos jugadores, los que ya están jugando con las herramientas del nuevo modelo comercial. Uno de esos nuevos agentes del mercado es Amazon, poco a poco ha ido desarrollándose como un proveedor mundial, al principio de libros, pero cada vez de más productos, con un sentido de la satisfacción del Cliente y del servicio fuera de lo normal.

Hace tiempo, como todos sabemos y acabamos de comentar, Amazon empezó a vender de casi todo y a unos precios verdaderamente inferiores a los que la mayoría de los comercios físicos los comercializaban. Eso ya era un aviso de su estrategia, pero siguieron con un buscador/comparador  de precios, que resaltaba sus ofertas sacando los mejores precios para ese producto en el mercado on line, pero ahora han dado un paso más. Han lanzado un servicio nuevo (Amazon Price Check) que te permite –con tu móvil- ir a una tienda física y escanear la etiqueta/código de barras y te busca su oferta para ese mismo producto, seguramente a bastante mejor precio. Esto es demasiado, ya hemos cruzado el límite otra vez. Es decir que yo tengo productos –por ejemplo- de confección expuestos (con el coste que supone), yo dejo que tú lo veas, que te guste y en lugar de comprármelo, escaneas la etiqueta y le preguntas a Amazon a qué precio me lo deja. Sea este producto/servicio o el siguiente, el comercio, tal como lo conocemos, tiene los días contados, pero tiene remedio, se puede competir contra estos nuevos agentes, incluso competir colaborando con ellos, aunque parezca un oxímoron. Lo que no se puede es querer ignorar el Tsunami que está cogiendo altura suficiente para llevarnos a todos por delante. El comercio 2.0 y el comercio electrónico son herramientas amigas y no lo contrario.

A %d blogueros les gusta esto: