Posts tagged ‘Dinámica de sistemas’

8 enero 2013

La dinámica de sistemas y los ajustes económicos por la crisis

por -roliver TDC

modelo negocio3Escuché en una ocasión una historia de un ingeniero inglés que fue a trabajar a un país subdesarrollado en el que los niños trabajaban en las minas. El ingeniero que estaba en contacto con el presidente del gobierno de la nación le pidió -en una cena que celebraron- un favor y éste se lo concedió. El ingeniero retiró a diez niños de las minas y les llevó a la escuela, ocupándose de su educación universitaria mediante la creación de un fondo de capitalización. En un evento posterior, el presidente le comentó que le parecía muy bien su acción, pero que la veía inútil por afectar sólo diez niños de las decenas de miles que sufrían la situación. El ingeniero respondió: “Cierto, pero esos diez niños pagarán -a su vez- los estudios a diez niños mineros y en pocas generaciones serán miles los niños de las minas con estudios y ellos acabarán con la situación”.

Ajustes habrá que hacer. Eso parece claro, pero dependiendo de dónde se apliquen  hipotecarán más o menos nuestro futuro y -a corto plazo- el equilibrio entre crecimiento y ahorro de costes. La dinámica de sistemas ha explicado hasta la saciedad que, tan malo es no llegar como pasarte, hay que determinar la acción debida por la interrelación entre variables. Por otra parte, hay que saber qué variables de gasto son las que hay que recortar.

Dos cuestiones entonces: sobre qué variables de gasto actuar, determinando cuáles deben ser aquellas que restan menos crecimiento y por otra, prever la acción dinámica de las variables de los sistemas que tiene que contar con ellas. Todos los responsables policiales saben (seguramente desde la Ley seca) que si te pasas en el control creas una mafia que es peor que lo que quieres evitar.

Si utilizamos el ejemplo de la I+D+i, podríamos decir que hay una parte absolutamente superflua que debería haber sido eliminada incluso sin crisis. Es esa que utiliza el concepto de investigación, desarrollo e innovación, pero que no es ninguna de las tres y que obedecía a compromisos políticos de ayuda a un sector determinado, es decir, subvención pura. De las otras dos partes sí que hay que hablar.

Hay una parte de verdadera I+D que no debe ser eliminada, no sólo porque perderíamos los resultados de sus trabajos, sino porque acabaríamos perdiendo a los cerebros que la soportan y que se integran en una sociedad haciéndola mejor.

Por último, la última parte, que es más entreverada (no es imprescindible estrictamente hablando y desde el punto de vista del desarrollo científico/tecnológico, pero que supone una infraestructura humana que da soporte a la anterior. También -y en el sector privado- actúa como catalizador de empresas finales y entidades de valor añadido como consultores, institutos tecnológicos, etc.

Hay que estudiar muy bien los efectos de los ajustes y las interrelaciones entre ellos. Si no estudiaos bien los efectos sistémicos, podemos enterrar al país para una larga temporada. Hay que recortar en los puntos que no tienen transcendía para más de cinco años. En todo aquello que recuperarse cueste más de diez años o deje obsoletas las inversiones millonarias realizadas durante años, deberían protegerse.

La educación es una de las variables que hay que cuidar más, puesto que es una de las que más efectos dinámicos y a largo plazo tienen, incluso por encima de sanidad e I+D+i, a las que afectan -por cierto- de lleno.

Por cierto, no sólo hablo de reducciones presupuestarias. Si no se pagan los compromisos en el periodo presupuestario es una trampa, un ajuste encubierto que perjudica de forma superior a los involucrados y lo hace de forma tendenciosa.

Anuncios
28 junio 2012

¡Agua, sol y guerra en Sebastopol! Toma de decisiones y dinámica entre las variables

por -roliver TDC

Ya lo decían los cerealistas españoles del siglo XIX. Pedían agua y sol, como base de su buena cosecha, pero también pedían una guerra en Crimea para que su competidor ucraniano estuviese ocupado en otras cosas y no en el cultivo de cereales o no pudiera sacarlo por su puerto principal. Así son las cosas, complejas. Todo está interrelacionado, es imposible tomar decisiones teniendo en cuenta exclusivamente los efectos de primer orden. Es un juego interrelacionado, todas las variables se recolocan y a modo de un pinball, entramos en una cascada de efectos -a veces- impredecibles aparentemente.

Si alguien quiere más pruebas no hay que mirar más que a la situación actual: “El contagio funciona así: los bancos, podridos de créditos inmobiliarios tóxicos, necesitan del auxilio público; el Estado los rescata; se endeuda para ello; las dificultades se agravan; el ya alto precio del dinero sube todavía más; la desconfianza se agudiza; los mercados se cierran; la hucha pública para pagar las letras que vencen se va agotando y al final es el propio país el que acabar por lanzar el SOS” El País 24-6-2012.

Como les pasaba a los cerealistas del XIX y a los responsables económicos europeos en la actualidad, a las empresas también les pasa, pero tenemos que decir que no se atiende lo suficiente. Tal vez no se entienda bien los efectos que puedan tener las decisiones. En ocasiones para evitar una mala situación se toman decisiones que la empeoran por no atender a sus posibles consecuencias de segundo o tercer orden. A algunos comerciales que no están vendiendo se les somete a una mayor presión. Si la causa de los bajos resultados fuese la resistencia a abandonar el área de comodidad, sería efectivo hasta un punto, pero si la razón de las ventas bajas son otras, la presión ejercerá un efecto negativo: verán operaciones donde no las hay, presionarán para bajar los precios, los Clientes les detectaran el nerviosismo y no les comprarán, entre otras consecuencias perniciosas.

Hemos insistido en varias ocasiones en el uso de sistemas de Business Intelligence  y sistemas de inteligencia competitiva, que nos aportan visiones de cambios en las variables por las interrelaciones entre ellas. Con esta aportación, las decisiones son totalmente otras, puesto que las tomamos teniendo en cuenta sus efectos secundarios -tanto positivos como negativos- sobre la variable que queremos cambiar su comportamiento.

La dinámica de sistemas no es una disciplina muy difundida entre nuestros directivos. Para comenzar a conocer el entorno sería bueno empezar por la lectura de La Quinta Disciplina. Es una interesante introducción que no permite ser un experto, pero ayudará a entender a los expertos que les comenten sus beneficios y la necesidad de su uso en la empresa.

A %d blogueros les gusta esto: