Posts tagged ‘Economía’

6 noviembre 2017

Lo confieso, estoy en el negocio de eliminar puestos de trabajo.

por -roliver TDC

El primer paso para la erradicación de cualquier mal hábito es poner encima de la mesa el problema reconociendo que sufres ese problema y que tienes el propósito de abandonarlo, aunque este no es el caso porque -por modestísima que sea mi aportación- me gustaría ayudar a que las personas puedan realizarse al máximo con el único límite de sus propias posibilidades. La responsabilidad de establecer un modelo económico que resuelva la supervivencia de la sociedad corresponde a otros, aunque colaboraré en lo que pueda dando mi opinión por aquí y por allá.

Muchas actividades tanto profesionales como empresariales tienen el mismo objeto con su actividad, eliminar puestos de trabajo. Basta con no querer ser consciente y así expiar la culpa. Hay que saberlo, hay que poner empeño en ello, puesto que la historia económica nos deja claro que las sociedad humanas sólo han avanzado con la irrupción de grandes innovaciones: desde la silla de montar en la que se podía guerrear mejor y así conquistar territorios, hasta la máquina de vapor, la electricidad, la electrónica, etcétera. Para los próximos lustros, vamos a llegar a un nivel de automatización brutal en el ciclo de vida de los productos y su ciclo que optimizara su uso, reciclaje, coste, etc. Como consecuencia, las fábricas se vaciarán de personas y los mecanismos realizarán su función. Esto se ve llegar desde hace tiempo y todo el mundo lo sabe.

Poder dedicarse a otras funciones de mayor valor añadido para el resto de la sociedad o para la autorealización del propio individuo no es malo en absoluto, aunque admitamos que deberemos reconfigurar nuestra mente habituada a el modelo laboral industrial.

Cuando sabes que con tu trabajo estás colaborando a reducir el número de trabajadores (para conservar el tuyo, probablemente) en las empresas con el objetivo de la reducción de costes o del aumento del output, estás obligado moralmente a demandar una solución económico-social para esa solución que no puede ser la “final” como la vieron otros.

La racionalización de los procesos empresariales conlleva ineludiblemente la reducción de puestos de trabajo, a pesar que todo tiene un límite, siempre habrá alguna innovación que nos haga saltar la restricción. Así, las tiendas físicas, las oficinas bancarias, los profesionales de las ventas, los operarios en los procesos productivos, etcétera, serán sustituidos por mecanismos y sistemas -muchos de ellos en forma de impresora 3D-  que cambiarán un factor del modelo económico vigente: el trabajo. Asistí a una reunión en la que uno de los expertos comentó que los “enemigos” de los taxistas no eran ni Uber ni Cabify, sino los automóviles sin conductor que sacarán las grandes compañías en pocos años de forma masiva. Eso sí que los eliminará a todos.

Hace poco leía una afirmación que proclamaba lo siguiente: “Si puedes describir tu puesto de trabajo rápidamente, estás en peligro”. Creo que es cierto, sólo aquellos trabajos enrevesados y complejos están a salvo,al menos de momento.

Vislumbrar hacia donde se mueve la sociedad actual es vital, sobre todo para los que están en edad de permanecer sesenta o setenta años más por aquí. Los que vayan naciendo a partir de ahora se encontrarán con un mundo diferente que -además- será el suyo.

Desgraciadamente, se producirá una etapa de cambio en el que se vayan (o nos vayamos) quedando sin trabajo sufriremos, pero finalmente y ante una ingente cantidad de gente en esta situación, pondrán en marcha lo previsto en forma de Renta Básica o similar. No hay que olvidar que buena parte de la población será pensionista que es bastante parecido a una Renta Básica Universal.

Anuncios
31 julio 2017

Nuestro problema es de ingresos no de gastos

por -roliver TDC

Tenemos un grave problema competitivo, tanto de país como de empresas. Sólo se nos ocurre revisar las cifra de gasto y no de ingresos, esta ecuación ha marcado siempre nuestro devenir un tanto de cobardes y acomplejados, si se me permite decirlo así. Los países competitivos saben cómo hacer crecer el PIB y no recortar gastos necesarios como medida de adecuación.

La línea de arriba, esa es la que tiene mérito. Lo otro, recortar gastos hasta empobrecerse es de cobardes. Ese es el último recurso, para cuando ya no hay más remedio. ¡Cuidado! No ataco la racionalización del gasto, eso es otra cosa. Tenemos un PIB per cápita del nivel de los países más pobres de Europa y no nos da vergüenza, no tenemos planificación para acabar con nuestra situación secular rompiendo la visión de emigrantes como válvula de escape de los malos momentos. Si tenemos creatividad y miles de buenos profesionales repartidos por todo el mundo, ¿por qué no lo hacemos valer?

En todo el mundo, la mayoría de las empresas pymes son el 95%, ese no el problema. La cuestión es que nuestra empresas media y grandes son pequeñas y no generan  a su alrededor círculos de excelencia que sean semillero de nuevas grandes empresas grandes. Siempre esperamos que vengan de fuera para que nos solucionen el problema.

Si quieres aumentar la línea de abajo, preocúpate de la línea de arriba. Vamos a por los mercados globales, no nos resignemos a ser un país turístico low cost. Nos falta un catalizador que aglutine a los capaces y nos sobran políticos malos que sólo buscan un sueldo para vivir, los buenos políticos nunca sobran pero esos se mueven por otras motivaciones.

Con frecuencia buscamos mejorar las ventas con pequeños detalles y no con reformas valientes de cambio. Las buenas empresas deben renacer cada varios años, si no la haces tú otro lo hará por ti sacrificándote para siempre. Para qué reformar procesos obsoletos, es mucho mejor plantearlos de nuevo. Se adecuarán mucho mejor y le hará competitivo.

Tenemos buenos mimbres, pero no hay nadie que sepa liderar esa fuerza hacia un objetivo. Tenemos muy asumido la individualidad agrícola que nos hace incapaces de llegar a un consenso respecto al “Corredor Mediterráneo” y cada uno arrima el ascua a su sardina. Necesitamos consensuar lo mejor para la mayoría y ponernos a ello para el beneficio común de todos, aunque el corredor no pase por tu área geográfica.

No vamos hacia un mundo de pequeños sino de grandes y quien crea que tiene hueco dividiendo y siendo micro lo lleva claro. Espero que sus votantes se lo demanden.

 

 

17 julio 2017

Start Up con ping pong y futbolín, nivel de salarios regulín echando a bajín

por -roliver TDC

He visto un buen número de start ups con una mesa de ping pong y un futbolín en una sala de descanso creativo y a un buen número de empleados haciendo uso de dichos elementos. Parecía la panacea del emprendimiento, aunque en realidad era el colmo del postureo. Si hablas con los empleados todos te dicen que no es oro todo lo que reluce y que los salarios no están al nivel de las empresas que crearon esos entornos distendidos para que los empleados se sientan a gusto y desarrollen toda su capacidad creativa. Es más, los empleados comentan que los productos tan avanzados que dicen estar creando no funcionan o ni siquiera se han empezado.

Es muy importante discernir la impostura de la realidad y no es complicado hacerlo, basta con buscar con la vista los signos de postureo. Recuerdo aquella foto de un conocido emprendedor local que recorría su oficina de 90 metros cuadrados con patines. Es normal, cuando no hay nada detrás hay que hacer el tonto.

Cuando una empresa, nueva o implementada desde hace años, tienen algo que vender no hace falta hacer el tonto, ni dejarse el pelo largo ni siquiera tener un Porche en la puerta, basta con tratar bien a los empleados y que estos vean lo que se está desarrollando. Son la mejor publicidad.

La semana pasada leía sobre una start up española que ha recibido 82 millones de dólares en cinco rondas y que ahora lleva dos EREs en pocos meses. Para rematar, los ex empleados dicen que no tienen nada y que es un auténtico bluff. No me explico cómo alguien hace ese nivel de inversión sin mayor comprobación o es que el negocio está en otro punto que se me escapa. No es el único caso, recientemente alguien compró un start up por 80 y lo vendió por 39 y estaba muy contento. Mi inteligencia y experiencia se pierde en tamaño negocio, soy tan simple que no puedo pasar de las operaciones algebraicas.

Deseo que los tipos de interés suban de una vez para que el mercado especulador burbujero del emprendimiento vuelva a la lógica y sólo se financie lo que tienen sentido y se dejen los futbolines y las mesas de ping pong en los salones recreativos.

Conozco a gente de la universidad que son especialistas en redes neuronales o en otras técnicas de inteligencia artificial, que tienen mucha experiencia en el diseño, desarrollo y puesta en marcha de este tipo de sistemas y llegan varios inversores y le dan 82 millones de dólares a unos chavales que llevan dos años trabajando en una gran empresa multinacional de consultoría y que finalmente no llegan a nada… ¿Pero de qué va esto?

26 diciembre 2016

¡Busca un país con poca gente y vete a vivir allí…! (una licencia navideña)

por -roliver TDC

1984-Orwell-coverCada vez estoy más convencido de que, tengas la idea política que tengas, cuando entras en el gobierno lo haces por una senda estrecha en la que no se puede hacer nada diferente a lo que hicieron tus precursores en el gobierno. En todo caso, hay diferentes estilos que marcan las diferencias aunque los resultados acaban siendo similares. Quiero hacer un pequeño relato-ficción sobre lo que le descubren a un nuevo presidente de gobierno cuando toma posesión de la residencia presidencial.

Al poco de vivir allí recibes una llamada, el aparato del Estado quiere entregarte lo que llaman el libro del gobierno. Es una recopilación de las verdades seculares que hace que todos los gobiernos se parezcan. La explicación de lo que pasa, la auténtica verdad, un primer para Iluminati, el libro mayor del tesorero del partido, las claves de la puerta del infierno y el hueso para Cerbero. Este manual esta perfeccionado a partir de lo que algunas religiones han ido difundiendo a lo largo de los siglos y es perfectamente creíble, hasta recomendable. Los mejores guionistas pusieron su conocimiento al servicio de la confidencia de forma que todo nos parece verdad, haciéndonos olvidar ese efecto de estar observando los hechos directamente, sin darnos cuenta que hay una tercera persona que filma con la cámara a los dos expedicionarios que están haciendo cumbre. ¡Vamos, como en el Apollo XII!

La primera y fundamental revelación es el peligro de la desaparición de la Humanidad por el crecimiento de la población mundial, a lo que el neófito presidente siempre pregunta: ¿Esto quiere decir que debemos dejar que la gente se muera y que el progreso económico no permita una superpoblación que lleve a la extinción? Los miembros del aparato sonríen, llevan oyendo esa pregunta desde que eran jóvenes. No hay respuesta sonora, pero todos lo entienden como una “afirmativa”.
Otras reglas de oro les son reveladas, pero tras la primera todo parece secundario. Les explican que es el mismo proceso que sufren otras especies como la mosca del vinagre. Si dejas que se multiplique la auto-extinción está asegurada.

Los impactados presidentes de gobierno y sus ministros quedan en estado de shock, pero también son advertidos que ellos y sus familias gozarán de unos beneficios eternos al respecto y eso les deja más conformados.

Este tema tiene una rápida observación, en los países con una gran población, la economía debe frenar su crecimiento a toda costa y para evitar tener que convencer al personal se opta por contarles historias de miedo. Lo contrario pasa en poblaciones pequeñas, todos se conocen y la consulta es inmediata. Todos saben la verdad, miren lo que ha pasado en Islandia para salir de la crisis…

No es un problema de superpoblación sino de gestión y cercanía al gobierno. El cálculo para comprobar que toda la población mundial (7.000 millones de personas) cabría en el estado de Tejas (700.000 kilómetros cuadrados) con una parcela de tierra de 300 metros cuadrados con una vivienda para cada unidad familiar (con tres miembros de media), es muy fácil. Con este sencillo cálculo, que no nos hablen más de superpoblación. El problema que tenemos es que esto es un kilombo!

Tal vez Islandia sea un buen sitio para vivir, allí el gobierno ya está avisado de lo que les pasa a los malos y la aurora boreal se ve bien…

28 noviembre 2016

Poca innovación es malo, muy malo, pero ¿Y mucha innovación?

por -roliver TDC

innovacionTras muchos años promoviendo -de una u otra forma- la innovación en sistemas de gestión, en productos y servicios del sector TIC, no soy sospechoso en cuanto a mi vocación innovadora, pero quisiera explorar una hipotética situación en la que pudiera reinar la innovación constante e intensiva.

Una de las primeras cuestiones que quiero dejar claro es que la innovación debe ser un “bien” que esté suficientemente distribuido en el mundo, en caso contrario los países que disponen de un mayor nivel en innovación sienten deseos que no nos convienen a la mayoría de lo humanos. Basta con mirar la época nazi, donde se buscó y se dispuso de una innovación diferencial respecto al resto de países en todos los aspectos, tanto médicos como tecnológicos y constructivos (físicos, químicos, ingeniería, arquitectura). Mientras las tropas francesas y británicas “animaban” a sus soldados a encontrar el valor con alcohol, los alemanes lo hacían con metanfetaminas. No es de extrañar lo de la guerra relámpago.

Por otra parte, y este es el punto que motiva este post, la innovación debe tener su tiempo de explotación, su valle comercial que permita recuperar la inversión para conseguir la innovación y que es probable que venga de un proceso anterior de I+D que también este esperando que la innovación basada en ella devuelva parte de esa inversión. Las grandes compañía tienen planificadas todas sus innovaciones para que puedan ser explotadas en el tiempo y el propio proceso de lanzamiento de las innovaciones les proteja contra la competencia, pero cuando las innovaciones del mercado se solapan se compite con ideas que no se han lanzado y que quedarán en el funnel de innovación sin llegar al mercado. Sí, la innovación es necesaria, pero requiere de una ventana de oportunidad para ser comercializada y dar una rentabilidad sobre los costes. Todos tenemos claro que esas ventanas de mercado son y serán cada vez más cortas, pero deberán de existir o no tendrá sentido la innovación.

Cuando un productos llega al pico de su vida como tal sus sustituto ya ha nacido y esta acelerando paralelamente y al menor síntoma de desacelaración del producto titular el nuevo le dará el relevo, pero no cuando está en pleno desarrollo hacia el pico de mercado.

A los profesionales nos pasa lo mismo, antes un conjunto de conocimiento te servía para casi una vida profesional, ahora tienes que estar adquiriendo conocimientos que sustituyen de una forma sustancial  a los que te basas para vivir con mucha frecuencia. Si este proceso se acelera seremos de nuevo estudiantes que nunca llegan a aplicar lo que saben, sólo pasamos de un conocimiento al siguientes.

21 noviembre 2016

Internet del dinero. El Bitcoin y Blockchain pueden cambiar la economía

por -roliver TDC

bitcoinEs una de las palabras más utilizadas del momento, mas o menos al mismo nivel que el concepto Fintech del que está tan relacionada. La visión general es que es una moneda electrónica, cuestión no reconocida por los bancos centrales, un sistema de pagos que puede cambiar la economía y el nuevo mundo que se está tejiendo ahora. La clave de su importancia es que no es de los bancos centrales y sus gobiernos con lo que una nueva economía real puede inundar todos los rincones.

Mas importante que la propia moneda es el sistema que la soporta llamado Blockchain, un sistema informático que sirve para garantizar acuerdos basándose en que es conocido por miles de ordenadores que son participes del sistema y que dan fe de las transacciones y de los propietarios de los Bitcoins.

En este sector se están dando batallas por qué cripto-moneda va a ser la ganadora incluso por el sistema que la soporta, pero que un medio de intercambio de valor va a ser utilizado por todos parece inevitable, aunque hay agentes que quieren que el sistema sea de “menos gente”.

Al Bitcoin le salen muchas alternativas, algunas parecen mejores (Ethereum, por ejemplo), pero Blockachain tiene tantas aplicaciones que seguramente va a estar mucho tiempo con nosotros y aplicado en procesos ahora inimaginables. Blockchain es un sistema en el que cada transacción es guardada por muchos de los nodos conectados al sistema de la cadena de bloques, de forma que es como una red de notarios particulares que pueden dar fe de la transacción y todo ello con un pequeño coste. Cualquier transacción en línea puede estar asegurada esta forma y, si pensamos que se puede añadir información ala transacción, podríamos llegar incluso a una contabilidad automática, ya auditada y registrada. Cuando comento esto siempre recibo algún bocado de dinosaurio y lo interpreto como que he pisado la pata a alguno de ellos, para de un elemento que tiende a desaparecer.

Los bancos están promocionando varias alternativas a Bitcoin y a Blockchain que son denominadas Blockchain-like porque no siguen el estándar con exactitud y aportan ventajas o desventajas, alguna de ellas estratégicas, pero son versiones particulares aunque cumplan su misión de dación de fe.

China, quien maneja una cantidad de divisas tal que puede modificar sus valores cuando quiera, sobre todo del dolar, esta admitiendo Bitcoins y es muy importante para los que tienen que pagar con euros o dólares, puesto que aseguran más el tipo de cambio con Bitcoins.

Para un mundo más abierto, más plano, con más igualdad, con menores manejos cambiarios y de agencias de rating, una moneda que es de todos favorece a la economía. No está falto de riesgos, hay dudas y misterios, pero ha establecido un formato en el que profundizar.

La Internet de las Cosas, las Smart Cities, La Industry 4.0, etcétera, abren las puertas a un nuevo mundo conectado que demanda un Internet del dinero para cerrar el bucle. Ya veremos en qué queda, la batalla es ahora.

 

31 octubre 2016

El cambio está ahí y será después de un crack asiático…

por -roliver TDC

cambiosSí, llevamos 25 años hablando de la sociedad del conocimiento y de la innovación, pero nunca llega. El modelo hiperindustrial ya no da ni una gota de soluciones y la situación es insostenible. Hay como un incipiente cambio, pero más como una muestra que de una economía real; las innovaciones ya se ven o están a punto y un sinfín.

El cambio de modelo no podrá ser a las buenas y habrá que sufrir un poco después de ocho años de mala situación económica y con los ahorros desgastados. El Brexit es un síntoma más, los británicos siempre han sido la nación más estratega de la historia y saben cuando toca volver a los cuarteles, lo que dicen oficialmente es política.

En el mundo hay una zona de gran crecimiento en los últimos años que son o han sido las economías emergentes asiáticas y muy probablemente en esa área tan dinámica será donde se prenda la mecha del próximo crack y que dará paso a un nuevo modelo.

En el pasado, cuando las economías capitalistas sí que funcionaban insuflando dinero a la economía financiera y todo el sistema funcionaba a la perfección distribuyendo con cierta igualdad o al menos dejando vivir a todo el mundo. Cuando las empresas y la economía no van bien, la economía financiera se inventa el dinero y todo se va a la porra. Parece fácil, hagamos que las empresas ganen dinero. En eso estamos y se está haciendo a base de crear nuevas empresas que tengan un largo recorrido positivo, aunque eso cuesta tiempo y un solape de años combinando ambos modelos, así llevamos años, muchos años.

El relevo, el cambio, el nuevo modelo, llegará de sopetón, drásticamente, sin pedir permiso, a la fuerza, por narices, para seguir viviendo en el primer mundo, y todo eso requiere un gran evento, una motivación sin contemplaciones que nos hará abrazar el cambio y el nuevo modelo de economía del conocimiento.

Cualquier mañana nos despertaremos con una caída brutal de la bolsa asiática como señal del final de la economía financiera en la que nos hemos instalados y que tiene pies de barro y todo será diferente a partir de ahí. Ya se huele y los principales analistas están marcando pequeños movimiento sísmicos que anuncian uno mayor. El ciclo está claro: Las puntocom, 2008 y ahora…2016.

Es una pena, con un poco de suerte hubiese podido vivir en un periodo mundial de paz y progreso, pues no, nos tocará vivir -como desea el dicho chino- tiempos interesantes.

9 mayo 2016

La importancia de tener un modelo de gestión comercial

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogNo sé si será una apreciación mía, pero no me suelo encontrar con modelos para la gestión comercial en las empresas. Incluso en algunos Clientes en los que hemos implementado un modelo de gestión comercial -al mínimo intermedio- se vuelve a lo de antes, a lo que podríamos llamar el método reactivo, al de apagar fuegos ¡Vamos! Voy a describir este método a ver si les suena…

A pesar del paso del tiempo, todavía hay muchas empresas que no tienen fijada una cifra de ventas anual. Normalmente camina al lado del no uso de un sistema presupuestario. A lo sumo, existe esa noción que deberíamos vender un porcentaje más sobre las ventas del año pasado. ¿A qué sí les suena esta situación? Desde luego, esa cifra no está estructurada, se trata de seguir vendiendo más cada año, esa es la máxima. Al final del año veremos si la logramos y como algo paralelo, pero sin mucha relación, si hemos conseguido beneficios. Todo es como llovido del cielo, poco podemos hacer si la Providencia está detrás, es nuestro destino comercial.

Bien, si a los cuatro meses observamos que el camino no es el correcto en algún vendedor o distribuidor, intentaremos ponerle remedio, ¿cómo? Pues haciendo más visitas, intentando vender más productos, ¿cuáles? Pues todos, para eso los tenemos en el catálogo.

Los márgenes no deberían ser erosionados por los Clientes y una buena forma de evitarlo es erosionándolos nosotros mismos. Basta con saber que todo vendedor que se lo pida al director comercial con un argumento de peso (por ejemplo: “Si no hacemos un 18% de descuento se lo lleva la competencia”). Al final nos extrañamos de que a pesar de haber vendido un 7% más que el año pasado, hayamos ganado menos. Es emocionante, ¡no me digan que no! No sabemos los verdaderos costes, pero hacemos descuentos a Clientes de los que tampoco sabemos si son de los que nos aportan margen o pérdidas. A mi me recuerda a esos entrenadores de fútbol que comentan su estrategia diciendo: “Bueno, metimos dos tantos más que el contrario y eso es lo que vale”, es decir, no sé cómo hemos ganado, pero nos hemos llevado el partido.

Puede que algunos de ustedes vean mi percepción algo exagerada, pero -más allá de crear un texto ameno- no lo es. Estos mecanismos relatados son fácilmente contrastables en las empresas si ustedes piden que se explique el modelo de gestión comercial, las reglas del juego. Para saber si existe modelo o no, basta con mirar el cuadro de mando, su complejidad, la capacidad de explicar lo que pasa y cómo evitarlo o fomentarlo, la sistemática de mejora de la situación y el timing de la reacción o mejor, de la anticipación.

Los que tienen como unidad de acción la “visita comercial”, deben empezar a pensar que están en un error, no porque no deban visitar a los Clientes, sino porque la solución es otra, porque la unidad de acción ya no es esa sino la de capturar la atención de los Clientes y si no se es capaz de conseguirla no te quieren recibir. Los tiempos han cambiado y muchos vendedores ya no venden, cuando hace tiempo se hinchaban a hacerlo. No, ellos no han cambiado. Siguen siendo buenos profesionales, los que han cambiado han sido los Clientes y no nos hemos dado cuenta.

El modelo de gestión comercial que define nuestro objetivo en la empresa y los factores para conseguirlos no es complicado, simplemente hay que tener claro qué hacemos aquí vendiendo y cómo seguir durante muchos más años.

28 diciembre 2015

¿Y si repensamos la función comercial al completo?

por -roliver TDC

cambiosCambios de modelo, cambios de tecnología, cambios legales, cambios a nivel global, pero la función comercial sigue al tran tran, qué curioso, ¿verdad? Una vez, comiendo con un empresario Cliente (y amigo) me planteo qué podía hacer para mejorar la estructura comercial y yo le respondí que cambiarla al completo. El director comercial -que también estaba con nosotros- dejó el tenedor (y cogió el cuchillo). Mi amigo siguió indagando a partir de mi afirmación. ¿Qué quieres decir con cambiarlo al completo?, me dijo. A lo que respondí de nuevo: “Plantearse todo desde el principio, de cero y eliminando aquello que ya no tiene sentido, sin compromisos, sin ese “siempre se ha hecho así” tan habitual, con imaginación y de forma innovadora, con ambición. Desgraciadamente, la conversación siguió por el sistema de distribución y su estrategia, a mí me hubiera gustado comenzar más atrás pero parecía que el producto que se fabricaba y vendía era un “must” y no admitía duda o mejora.

Todos los Clientes con los que he tenido el honor de compartir mesa y mantel saben que cuando trabajo no como, así que me miran el plato para ver el nivel de formalidad de mi conversación. Aquel día iba muy en serio, apenas toque el primer plato, y eso alarmaba más al director comercial. La verdad –fuera de bromas- es que este profesional estaba absolutamente tranquilo porque sabe que yo digo lo que ellos piensan y no se atreven a plantear a la dirección general, además del respeto que siento por los buenos profesionales que se actualizan constantemente y se cuestionan hasta lo que funciona bien porque siempre puede ir mejor.

Cuando se intenta reformar lo existente se acaba haciendo pequeñas modificaciones que dejan todo como estaba salvo tres detalles, pero nada importante. Por eso, lo mejor es plantearse todo de nuevo y utilizar todos los métodos y profesionales que aporten valor. Cuando se quiere reformar algo hay que hacerlo con las técnicas de “Presupuesto base cero”, nada de un 10% más o menos, hay que armar todo el sistema de cero, revisándolo todo, conservando lo necesario y eliminando lo superfluo e incorporando lo nuevo de interés que hay en ese momento en el mercado.

De lo afirmado en este post, nada amenaza a los buenos profesionales -tanto vendedores como directores comerciales-, pero sí a los continuistas, a los que no saben cómo llegaron a directivos (o sí que lo saben, por eso no quieren oír hablar de cambios), a los que no quieren que se mueva nada no sea que alguien se cuestione su valor, que también los hay.

21 diciembre 2015

Movimiento en la pirámide de Maslow: los smartphones no nos dejan pensar

por -roliver TDC

TofflerHace seis años un amigo ilustrado me habló por primera vez de la renta básica y verdaderamente me supuso una novedad que no conocía. Desde entonces mucho se ha hablado del tema, incluso los primeros que la abrazaron ya no hablan de ella. Hablando otra vez con mi amigo, comentamos la evolución de la cuestión desde entonces y -sorprendentemente- él que era claro partidario dijo: “La renta básica no se puede poner en marcha”. Estuve a punto de decirle “Ya te lo dije yo que no era posible”, pero me calle y le deje seguir, entonces mi amigo añadió “No se puede poner en marcha porque solventada la supervivencia nos pondríamos a pensar”. Me quedé mudo reconociendo que era una pausible verdad de peso.

Contaban en el programa de radio de Javier del Pino, uno de los mejores de la parrilla actual, que los taxistas actuales ya no comentan con el Cliente como antes y que eso es debido -probablemente- a que en las esperas de las paradas de taxis están con el móvil más que hablando con los compañeros o pensando. Queda claro que para pensar hay que tener tiempo, eso está claro.

Toffler, en su libro “El shock del futuro” publicado en 1970, alertaba de la pérdida de la velocidad del carro (o cualquier método de desplazamiento lentos) con el advenimiento de los medios de transporte rápidos. Con un medio lento vas pensando qué le dirás al Cliente que vas a visitar o qué harás el próximo verano, pero la mente ante la tranquilidad y el tiempo disponible piensa. Uno de los sistemas de auto brainstorming es un viaje en un tren que no sea un AVE.

La pirámide de Maslow evoluciona constantemente, ya no sólo por los discípulos del autor original, sino por la evolución de la sociedad o mejor dicho de la evolución de los humanos que es el verdadero motor. Se podría decir que estamos rozando un nuevo escalón, un nuevo logro del hombre que podríamos llamar “tiempo para pensar”. Estoy seguro que eso llevaría al progreso de nuestra sociedad y del ser humano, aunque supusiese que con los siglos ganáramos volumen de nuestra testa.

Muchos de los problemas que nos aquejan son por el atolondramiento actual, actuamos sin pensar, se trata de hacer cosas sin parar y ya veremos qué pasa. La sensación de urgencia nos ayuda a tomar decisiones que es lo que nos molesta. Deberíamos volver a meditar, a preguntarnos qué narices hacemos aquí y por lo tanto qué queremos estudiar, en qué queremos trabajar y en qué tipo de sociedad queremos vivir y, poner proa hacia los objetivos.

Toffler nos avisó cuarenta y cinco años antes de que pasara, pero no le hicimos ni caso y eso que tenía toda la razón. Recomiendo su lectura.

A %d blogueros les gusta esto: