Posts tagged ‘Gestión del conocimiento’

2 mayo 2016

El modelo hiperindustrial y el del conocimiento caminan en paralelo

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogDesde hace bastantes años se ve claramente que el modelo económico industrial que utiliza como factores básicos capital y trabajo tocaba a su fin tal como lo conocemos, dando paso a un nuevo modelo que llamaron del conocimiento. El modelo industrial a través de varios sistemas y metodologías de racionalización ha conseguido prolongar su vida en el llamado modelo hiperindustrial que es en el que vivimos. Paralelamente se ha desarrollado el modelo del conocimiento (con matices) muchas veces de la mano de nuevas empresas pequeñas o de grandes empresas de clase mundial como Google o Amazon. Curiosamente, millones de nuevas empresas están buscando capital para constituir y desarrollar sus proyectos, luego no parece que el sistema capitalista esté kaput del todo, aunque sí está más en un mismo plano con el factor trabajo (conocimiento deberíamos decir). Al escenario esbozado por Rifkin y otros todavía está lejos, aunque es cierto que la tendencia del coste marginal de producción es hacia cero en las empresas de bits y a la baja clara en las empresas átomos, no sé vislumbra la desaparición del beneficio bajo alguna de sus formas (monetaria o no monetaria). Ese modelo cooperativo cercano al trueque no se impone, aunque -ciertamente- hay pasos en ese camino. Rifkin va muy lejos en su recorrido, tal vez esté bien orientado pero todo conviva en ese mundo futuro.

La cuestión es que el paso del modelo agrícola al industrial todos querían pasar al nuevo modelo, puesto que -a pesar que era de trabajo súper intensivo y mal pagado- el modelo agrícola era mucho más duro para acabar pasando hambre. El cambio de uno por otro fue fácil y como los ingenios fabriles no paraban de aparecer las personas del campo se fueron incorporando a las ciudades odiando su origen y abrazando el nuevo modelo, lo que les ayudaba a soportar el trabajo industrial de aquellos años.

En esta ocasión, los dos modelos están solapados como en los anteriores casos, pero lo hacen en paralelo con vidas separadas y los miembros de cada modelo niegan al otro. Esto es un problema que lleva -sin duda- a situaciones laborales traumáticas en un momento determinado.  No es descartable que en el punto álgido del cambio, los gobiernos se saquen de la manga un colchón que amortigüe la caída de muchos que no podrán pasar al nuevo modelo por diferentes razones. El nombre podrá variar, pero seguramente será una renta básica, pensión para todos, benefits o cualquier eufemismo nuevo que se les ocurra.

La primera señal de cambio verdadero se producirá en las escuelas y con eso sabremos que el cronómetro se ha puesto en marcha para el cambio final. En otros países, ese cambio escolar ya se está produciendo desde hace bastantes años, aquí todavía no. Esperemos al acontecimiento en breve y a partir de ahí contemos  veinte años.

4 enero 2016

Analizando el modelo económico con un efecto estroboscópico

por -roliver TDC

ojoSi analizamos el modelo económico en movimiento es muy difícil percibir lo que pasa, para darse cuenta de los entresijos del mismo tienes que estar bajo el efecto óptico estroboscópico, en el que el sistema se percibe como una imagen fija y es entonces cuando ves lo que pasa.

El modelo económico capitalista basado en el uso intensivo de los factores capital y trabajo se está modificando desde hace unas cuantas decenas de años. El progreso se ha materializado mediante el aumento de la productividad del trabajo. Finalmente, este camino se centró en la eliminación del factor trabajo como forma de aumentar la productividad debido a que los precios tendían a disminuir sin descanso.

Como alternativa, un nuevo modelo apareció como respuesta a los problemas no resueltos del sistema. Un nuevo factor tomaba plaza y transformaba el modelo abriendo una nueva época y un nuevo modelo: un modelo económico basado en el conocimiento, que pasaba a ser un nuevo factor económico. Por lo tanto, capital y conocimiento eran los nuevos factores de producción. El conocimiento ha estado colaborando a la desaparición del factor trabajo, con lo cual, las personas que trabajan son muchas menos y el conocimiento no ha obtenido la recompensa económica que se adivinaba y tienen dificultades laborales.

La única solución, llegados a este punto, es la creación de empresas del conocimiento que se dediquen a trasvasar éste a otras empresas por un precio adecuado, puesto que como empleados se verán presionados a hacerlo por un bajo salario. Las empresas del conocimiento deben ser creadas de forma ajena al capital en la medida de lo posible y si requieren de su aportación debe ser sin perder su participación accionarial mayoritaria.

El único bien mundial que está bien repartido es la inteligencia humana, la cual se puede desarrollar sin una estructura industrial. Esto permite una negociación en el mismo plano entre el capital y el conocimiento y una explotación conjunta del conocimiento. Siendo así, la medida principal es fomentar el conocimiento a través de la formación y la práctica guiada por expertos. No es nada nuevo, siempre funcionó así, pero ahora de forma masiva gracias a las comunicaciones y los sistemas que sobre estas distribuyen la información de forma fácil y a bajo coste.

26 octubre 2015

La gestión del conocimiento vuelve a la actualidad

por -roliver TDC

decisión y capacidad de influenciaLa primera pregunta es ¿Qué indica su ausencia durante los últimos años? Pues nada bueno. Durante varios años fue cogiendo auge y de repente -la crisis- se lo llevó por delante de tal forma que dan ganas de decir que la crisis castigo al conocimiento.

Mucha gente no sabe de qué va este tema y eso habría que remediarlo cuanto antes, lo contrario sería renunciar al saber, a lo que una compañía destila de sus profesionales y la experiencia que se acumula a través de los años. Sin ella, cada vez que se va un profesional o se jubila un empleado se descapitaliza la empresa. Tampoco hace falta que desaparezca un empleado, si se adquiere un conocimiento o se desarrolla y no se conoce o comparte, también se pierde valor.

De una forma proactiva, el conocimiento hay que buscarlo, provocarlo diría yo y requiere de un sistema donde se pueda “tejer” y poner en común. En realidad no es una moda importante que vuelve, es un proceso fundamental que logra que las empresas innoven, aprendan y permanezcan en el mercado durante mucho tiempo y con un buen margen.

Que no siempre conocemos lo que sabemos es absolutamente cierto, igual que también debemos caminar hacia lo que no sabemos, para eso hay que tener una visión global de nuestro conocimiento, cubriendo los huecos y completando un horizonte de conocimientos necesarios con una plantilla que los tiene o puede desarrollarlos. Este último proceso es una de los fundamentos de Management más actualizado: probar para basarse en hechos y no en opiniones. Para qué tomar riesgos si podemos probar lo que funciona (y lo que no funciona, lógicamente) sin dejar que la opinática o los usos y costumbres nos tengan castigados contra la pared y diciendo que no se puede.

El conocimiento se genera cada día en su empresa. Tenga un management actualizado o no, el conocimiento sigue produciéndose. Si es consciente de ello puede recogerlo o mejor, provocarlo, socializarlo y aprovecharse del mismo de forma competitiva.

Debería figurar en el activo de las compañías, es la esencia de una empresa: lo que sabe, lo que sabían los profesionales anteriores y lo qué motivó la dinámica de los cambios. Me resulta imposible comprender por qué una empresa puede despreciar su esencia y no quiere aprovechar lo que ha pagado. Un profesional -de las ventas, por ejemplo- no es sólo lo que vende o ha vendido, es lo que sabe que funciona y lo que no funciona, de cómo tratar a un Cliente, de cómo componer una oferta ganadora, de cómo tratar a un Cliente y sobre todo, todas las ideas que se le pueden ocurrir para mejorar o innovar.

Como pasa frecuentemente, primero necesita implantar los procesos de gestión del conocimiento y luego -o al mismo tiempo-, ponga en marcha un sistema informático que lo soporte. Háganme caso, pongan un sistema de gestión de conocimiento, es la materia prima del futuro y una declaración pública de ser una empresa que está actualizada.

A %d blogueros les gusta esto: