Posts tagged ‘Interim Management’

24 diciembre 2014

Nadie puede parar una idea a la que le ha llegado su hora (V. Hugo)

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogLa frase completa fue: “Ni el ejército más potente del mundo puede detener una idea a la que le ha llegado su hora”. ¡Qué gran verdad! la lógica aplastante de una idea en su momento es imposible de parar aunque se le pongan millones de argumentos delante. Estamos muy cerca de ver muchas ideas nuevas tomar el mando debido a que la gente se quita la venta y descubre el truco que sustentaba el antiguo modelo.
Cuando unos precios suben exageradamente o se produce cualquier situación de aprovechamiento abusivo, se está abriendo la puerta a que los usuarios se cansen y creen nuevos formatos.
La intermediación siempre se ha aprovechado de la gestión y posesión de la información. El agricultor realizaba el trabajo y el asentador del mercado de abastos se llevaba la pasta, el mayorista turístico lo mismo y el fabricante de coches y el de la refinería de petróleo igual. El usuario pagaba, pero le parecía razonable. Cuando las variables de precio y/o servicio se convierten en abuso, el usuario agudiza el ingenio (u otro observados con más capacidad lo hace por él) y se salta la lógica vigente creando un modelo nuevo.
Los dos ejemplos más actuales son Uber y Airbnb que están basados en la innovación de compartir los recursos pasando del coste de intermediación.
Los autores musicales y literarios apenas obtienen repercusión económica de sus trabajos y los usuarios dicen que son muy caros los CD’s y los libros o ebooks ¿Qué pasa, quién se lleva la pasta? La intermediación, función y oficio noble, pero que tiende al abuso, basta ver cómo reducen los precios cuando se ven descubiertos y con peligro de desaparecer.
La economía en la que estamos entrando tiende hacia ahí, nuevos modelos que evitan la intermediación y tiende puente desde el fabricante o creador hasta el usuario final o la compartición de los recursos de elevado coste que están ociosos buena parte del día.

Estamos en esos momentos de cambio en los que pasamos por diferentes fases: reírnos del cambio, negarlo, decir que no para todos y finalmente, rendirse ante la evidencia e intentar situarte en la correcta posición. Este proceso puede llevarnos algunos años, con lo que se podrían aprovechar para avanzar más que el resto porque -lo que está claro- es que el progreso es tozudo y viene a quedarse. Más vale que lo aceptemos a la segunda (la primera es para los más visionarios) y nos formemos porque luego hay que correr para poder coger el furgón de cola.

En esa biblia 2.0 que es el Cluetrain Manifesto que en España se le añadió el subtítulo “El ocaso de la empresa tradicional” y que hace referencia a una frase de un directivo que se dio cuanta tarde de la realidad:

El tren de las pistas (clue train) se detuvo allí cuatro veces al día durante diez años y ellos nunca aceptaron una entrega (Fuente: Wikipedia). Tengo la sensación de haber querido hacer esa entrega en muchas empresas y relativamente pocas me aceptaron la entrega.

17 noviembre 2014

¿Cuándo va al médico también le discute su prescripción o deja de tomarse la mitad de las medicinas?

por -roliver TDC

Ofertas y business caseCuando nos juntamos varios consultores a comer somos temibles. Aprovechamos para desahogarnos un poco compartiendo lo que nos pasa en las empresas. Obviamente, sólo nos quejamos porque así nos liberamos de esos flecos mentales que se nos quedan en algunas situaciones frustrantes vividas. Entre historias y anécdotas hablamos de cooperación que es un tema recurrente y pendiente entre los miembros del sector, pero siempre se queda en el reino de las intenciones. Una de los comentarios comunes que se repiten -bajo diferentes puntos de vista y especialidades profesionales- es la dificultad  en la aceptación de las recomendaciones que se hacen. A mí también me ha pasado y me he preguntado por qué pasa. Vamos a detallar la situación.

Una vez hacemos un diagnóstico de la situación, proceso, recursos, objetivos, sistemas, etcétera, de la empresa contamos en una sesión o en varias nuestro análisis. Normalmente los directivos -con mayor o menor agrado- aceptan esta parte, digamos que hay un motivo por el que te contratan y es en ese momento cuando exponemos en mayor detalle la circunstancia y sus posibles causas. No hay desacuerdo, hablamos de lo mismo aunque sea con diferente nivel de detalle, pero llega la segunda parte la que los Clientes esperan con ansia: la prescripción, el qué hacer, cómo resolver el problema, como conseguir la mejora o combinaciones de ellas, y es aquí donde empiezan los problemas.

Nos reunimos con los directivos que implementarán las acciones correctoras o de mejora y tras exponerlas empiezan a elegir: esa sí, aquella no, aquí subo el porcentaje allí lo bajo o empiezo por otra región, etcétera. Es como si aceptar el paquete entero y sin modificaciones del consultor supusiera un reconocimiento de una cierta falta de capacidad, conocimiento o experiencia y la fórmula de la modificación es como una autoprescripción, como si la solución fuese realmente suya ¡Vaya!. No me refiero -por supuesto- a esos casos en los que se da una información que el consultor puede desconocer y que -verdaderamente- demanda un cambio en lo previsto por éste. Todos los consultores reunidos coincidían en esta apreciación.

Esta situación tiene mucho peligro porque cada consultor tiene un nivel diferente de asertividad y habrán casos que si se ponen muchas barreras para la aplicación de una serie de medidas pueden optar por seguir la querencia del Cliente y no poner remedio a los males (desde luego no es mi caso, todos mis Clientes saben que intento convencerles de la aplicación de una medida si creo que es fundamental para la empresa, eso va con el sueldo de consultor, es un deber profesional).

¿Harán lo mismo cuando van al médico? Imaginen que el médico tras revisar los análisis y su proceso diagnóstico les prescribe una serie de medicamentos y usted le dice: “Bueno, este sí, pero el otro no. Aunque me voy a tomar dos en lugar de tres cápsulas al día”. Es impensable, ¿verdad? Pues es lo mismo cuando un consultor prescribe tras un diagnóstico y se le aceptan parte de las medidas y/o se le cambia el modo de implantación.

El consultor ha preparado un set conjunto de medidas que están interrelacionadas y habrá pensado que el presupuesto para su puesta en marcha estará en correspondencia con la capacidad financiera de la empresa. Si le quitamos la fuerza de actuar como un sistema le restaremos mucha fuerza a la acción del consultor.

No tenemos que inventar nada, sólo tenemos que observar lo que están haciendo en los países más avanzados y copiar bien o adaptar esos modelos que funcionan a nuestra circunstancias.

6 febrero 2014

Management: del laissez-faire al Micromanagement

por -roliver TDC

ManagementEl management es una de las áreas sobre  las que más se escribe y una de las más desconocidas en la vida real, no hay estudios dedicados, no hay modelos claramente difundidos. Nos guiamos por la experiencia propia de los managers que hemos tenido y por nuestra forma de ser, que es la que -al final- acaba imponiéndose. El management es una mezcolanza de técnica, arte, habilidades personales y forma de ser que influye en los resultados de los demás. No hay más que ver lo que lo que pasa en los equipos de fútbol, con los mismos jugadores unos entrenadores triunfan y otros fracasan, sin despreciar a las circunstancias que también influyen y -con cierta frecuencia- los últimos se aprovechan del trabajo de los anteriores, aunque la labor desgastante fue realizada por otros.

La cuestión es que el management es tremendamente importante para el logro de los objetivos y no somos unos verdaderos expertos en las pymes y no me refiero sólo a la dirección general, también al resto de directivos y managers. tenemos un problema en este punto.

El rango de comportamiento varía entre dos variables límite: no hacer nada y esperar a los resultados cuando ya no hay remedio (con grandes enfados,  normalmente) o el micromanagement, que es aquel que se instala en todas las acciones de cada día hasta agotar a los que las tienen que implementarlas. Entre esos dos formatos hay un gran número de mezclas, algunas son puntos intermedios y otras son por días, por temas o situaciones, me refiero a aquellos managers que tienen un comportamiento hasta un punto y a partir de ahí explotan y cambian de registro (normalmente a peor) echando a la basura todo lo bueno realizado.

Es difícil, no hay duda, lo sé por experiencia propia. Mi gran ventaja es que me doy cuenta de los errores, aunque corregirlos me cuesta como a los demás. No cabe duda que las diferencias entre un líder y un manager también cuentan, hay un componente innato del carácter que domina sobre lo aprendido, al menos es una base clave.

Cuando vemos los programas de los grandes cocineros vemos lo que es el management agotador, el que está en todos los detalles, el que presiona la caldera hasta reventar, el que requiere ese nivel de exigencia para cumplir los objetivos. Es un formato efectivo, pero extenuante e insostenible. Es lo que les ha pasado a los mejores chefs estrellados por Michelín que han tenido que cerrar. Lo que se llama un directivo perfeccionista (clínicamente se conoce como Trastorno Anancástico de la Personalidad) no es un management saludable para ninguna de las partes. Si tienes que perseguir -hasta en el mínimo detalle- a la gente para que se cumpla lo que quieres, no lo pienses más, ese no es el método. El tam-tam de las galeras perjudica la salud, sobre todo la tuya.

La opción del dejar hacer tampoco es viable, aunque algunos autores están tratando esta versión como viable, lo hacen desde el punto de vista del líder auténtico, de aquellas situaciones en las que todos quieren permanecer porque hay un líder atractivo para sus mentes. El paternalismo triunfante en nuestro país se parece mucho a este sistema, dejamos hacer y cuando no se consiguen resultados nos enfadamos buscando un cambio de conducta. Al final, la consecuencia es el silencio en espera de que se pase el pico pícnico y hasta la próxima.

¿Por qué no hay más formación para la práctica del management? Yo me apuntaría.

11 noviembre 2013

BI-Business Intelligence-Analítica de la información empresarial para la acción

por -roliver TDC

BI, business intelligence, OLAP, Data mining, CRMEntre los nombres en inglés que les ponemos a los sistemas informáticos y los eufemismos que les corresponden, no me extraña que no nos expliquemos suficientemente. En este post queremos hacer una aclaración sobre el concepto nominalizado del BI-Business Intelligence, introduciendo los fundamentos para entender lo que está detrás, más allá del sistema técnico que no es nuestro fin, sin más pretensión que dejar claras algunas nociones básicas para fomentar su uso y aprovechamiento.

Cuando solemos hacer mención a los servicios de inteligencia siempre nos referimos a una serie de organismos que intentan descubrir o monitorizar lo oculto, lo que no es evidente que esté pasando, pero que damos por probable su existencia, aunque no sepamos exactamente su forma y frecuencia. En los mercados y en las empresas se dan relaciones entre las causas y los efectos en todo momento y en la mayoría de las ocasiones no son fácilmente reconocibles por el ojo y entendimiento humano, necesitamos sistema que analicen los datos y nos provean respuestas a nuestras preguntas. Si interrogas sin saber lo que buscas no habrá respuesta. Luego, el primer paso es saber lo que quieres saber de cada sistema o subsistema (Marketing, Ventas, Atención al Cliente, productividad, proyectos, rentabilidad, etc.). Nos falta capacidad de análisis y pensamiento crítico.

En muchas ocasiones los sistemas BI se emplean bajo el formato de Cuadro de Mando que puede ser de ayuda como monitor de la actividad a golpe de vista, pero que no sirve para analizar, que es la base de estos sistemas y también la de los servicios de inteligencia, analizar para tomar acción reactiva o proactiva.

Cuando arrancamos un sistema de BI en las empresas con el objetivo de analizar y sacar conclusiones de la información comercial para la acción, uno de los primeros problemas que nos encontramos es que se confunde la circunstancia de saber utilizar el sistema con saber qué buscar. Esta es una de las claves, sin saber lo que quieres es imposible que el sistema te ayude. En buena lógica, no haría falta que el usuario de la información sepa cómo manejar el sistema de BI, pero no sería lógico que fuera el que sabe manejarlo (el informático) quien decidiera qué información necesitamos y cuál es el significado de las respuestas del sistema.

No sé dónde está la causa por la que quien se maneja todos los días entre las acciones comerciales, los Clientes, los resultados, las causas y los efectos en definitiva, no puede determinar una serie de preguntas que cualquier persona hace normalmente en su ámbito privado. Puede ser que la causa sea la misma: no sabemos preguntar estructuradamente y con método, no importa que sea a los Clientes, a los empleados o a los hijos. En algunos países avanzados es una materia que se trata en los estudios básicos.

Cuando les explicamos un sencillo -pero muy efectivo- método de abordar este sistema emerge todo el potencial oculto por la falta de confianza y el  sistema soporta la forma de preguntar por la información que necesitan. Los resultados son brutales, ¡Qué cantidad de información tenemos! Y que nos explica lo que está pasando, dónde debemos poner doble ración y donde retirar esfuerzos, qué puntos provocan la acción positiva del Cliente, etcétera. Todo está ahí y nosotros mirando al horizonte para ver -sólo- los resultados mensuales…

24 octubre 2013

¿Por qué hay directivos que prefieren esperar a los acontecimientos a tomar decisiones que salven a la empresa?

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogEl comportamiento humano es ilógico en muchísimas ocasiones. Cuando vemos que vamos por un camino inadecuado, lo inteligente sería tomar acción para cambiar de rumbo, pero no, no lo hacemos así. Preferimos esperar a que los acontecimientos sucedan y lleguemos al desastre o que nos resuelvan el problema irremediablemente, bien porque llega realmente una solución, bien porque llegados a una situación límite hay una reacción general sin que tengamos que tomar decisiones personales sino colectivas.

Esta predecibilidad humana está muy probada, incluso han habido programas de TV que se han basado en ellas mediante cuestiones a concursantes que reaccionaban de la forma prevista. Hay ejemplos muy claros. Es el caso del tren de mercancías que circula sin conductor y a gran velocidad que puede ser desviado a una vía muerta de una pequeña estación causando la muerte a unos pocas personas que están trabajando en la propia vía y a los que no se puede llegar a tiempo de avisarles o, se le deja continuar hacia la estación término – a cinco kilómetros- donde el impacto y sus consecuencias puede causar un gran número de muertos. la decisión de este juego es siempre la misma: lo dejamos pasar eludiendo el mal menor y dejando que llegue el desastre mayor. Es como si esperar el maná fuese una solución. De hecho, hacemos lo mismo en la venta de acciones que han bajado un 15%. En lugar de venderlas y acotar la pérdida, preferimos esperar con la esperanza de que vuelvan a subir y finalmente acabas perdiendo todo su valor y todo ello por no querer tomar una decisión que nos haga responsables de lo que pase.

En el ámbito comercial y empresarial hacemos lo mismo. Estamos viendo que no vamos por buen camino, que necesitamos una solución a la situación, que todo lo que nos pasa no es debido a la crisis, que lo único que ha hecho ésta es sacar nuestros problemas a relucir. Sin embargo, no hacemos nada por cambiar.

En buena parte de los casos ya no se trata de reformas sino de cambio radical. La formación no ayuda si no estás en el sistema adecuado, no se trata de hacerlo mejor sino diferente. Esta es la clave de este momento. Buena parte de los canales de distribución requieren cambios importantes, tanto los directos como los indirectos.

¿Cómo sería recorrer ese camino del cambio? Desde luego el primer paso sería sentarse a pensar y vislumbrar qué alternativas hay y cómo conseguirlas. No lo tome como una obviedad y realice una reunión con todos los responsables de la empresa (de la función comercial, financiera, producción si la hay, etc.) y analicen cómo tiene planteado llegar al mercado en este momento, cuáles son los problemas y qué alternativas podrían existir.

Si los resultado de esa reunión no le convencen o el “salvador” de turno ha arengado con más acción y mayor compromiso, llame a alguien de fuera o a varios, para introducir una dinámica nueva, otra visión de la situación. En muchas ocasiones, la opinática interna está obsoleta y muy comprometida con su propia permanencia. Introduzca un elemento desestabilizador para ver las reacciones y conocer nuevas opiniones sin herencia.

29 julio 2013

Lo que no se conoce no se aplica: reto para el nuevo management

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogYa he contado en alguna ocasión aquella anécdota que se relataba en un libro sobre la innovación que contaba cómo un rey de una tribu africana que veía por primera vez un puerto marítimo moderno en su propio continente y que estaba gobernado por los ingleses, fue preguntado sobre qué le había llamado más la atención. El jefe de la tribu, a pesar de haber máquinas de vapor, grandes barcos, todo tipo de mercaderías en multitud de carros, sólo citó que los plátanos que se transportaban estaban muy verdes. La consecuencia es clara: lo que no se conoce no te llama la atención.

En las empresas pasa algo parecido, hay un montón de sistemas y metodologías de gestión que cuando las cuentas son abrazadas fervorosamente aunque sean elementos que llevan en el mercado muchos años y ya no suponen novedad, pero como no se conocen no se aplican, ni siquiera se echan de menos. Claramente se necesita una actualización constante y el tema es que se han realizado muchos cursos y muchos masters, no sé por qué no ha calado. Tal vez la formación no se ha realizado de la forma adecuada y las ayudas a la formación han eliminado la intensidad y la voluntad de aplicar lo visto con interés, que es el objetivo de los cursos ¿No?

Dentro de la caja de herramientas que utilizamos los consultores hay una buena parte que deberían estar ya utilizadas en las empresas, pero no lo están. Estas herramientas y en el nivel adecuado para ponerse en práctica no suele adquirirse en la formación, por lo que la labor consultora puede cubrir esa función de actualización constante, puesto que esa es parte de la misión de un consultor, estar atento y actualizado de los avances en los sistemas de gestión y poder hacer esa transferencia a las empresas y su dirección.

Es un claro reto para el nuevo management. Las empresas -por su cuenta- pueden ir informándose (si algo está accesible en este momento es la información) y los consultores les podemos ayudar a su implementación. Este procedimiento puede ser el ideal para mantenerse actualizados y mejorar todos, incluidos los consultores.

18 julio 2013

La selección de vendedores en la actualidad: como las experiencias prematrimoniales

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogEs una tarea muy complicada. Es una decisión tan difícil como el matrimonio. ¿Cuántas veces ha tenido una percepción proactiva -de un vendedor- en el proceso de selección y luego no la ha visto por ningún sitio en el desarrollo diario de su trabajo? Cada vez tengo más claro que el único proceso que tiene sentido es la prueba temporal.

Conozco bastantes empresas que tienen un proceso de selección de vendedores abierto constantemente. Cuando los profesionales  llegan a la convicción que no van a tener éxito en sus ventas y piensan que la empresa sólo esperará sin resultados de seis a nueve meses, renuncian a la acción y -al final- su renuncia les lleva a ser despedidos por ineficaces. Esta es una realidad diaria y muy contrastable por los índices de rotación. No toda la culpa es de los profesionales. Algunas empresas contratan buscando al mirlo blanco, al profesional que les sorprenda y venda lo que corresponde a cuatro vendedores (y cuatro veces el sueldo que le pagan). Claro, no se preguntan por qué un profesional -en el caso del mirlo blanco- así iba a dejar su trabajo para pasarse a su empresa.

Desde mi punto de vista y como hacen las empresas excelentes, lo ideal es crear un sistema de crianza de profesionales de marketing y/o ventas. Seleccionar a jóvenes con mucho potencial y poca experiencia para que mezclados con los experimentados fragüen en buenos profesionales. Este es el proceso fundamental en  la gestión del talento y del conocimiento.

Algunas buenas empresas -pero pequeñas- me han comentado que este método es muy efectivo, pero que acabas siendo el vivero de las grandes que saben dónde buscar cuando ya han visto los resultados de tu proceso formativo. Lo entiendo y sé que pasa, pero no es óbice para desecharlo, al final, el mercado te premia puesto que muchos candidatos aplican a las ofertas que lanzan los competidores  -cierto- , pero acabas creando una red de profesionales del mercado que tienen un buen recuerdo de tu empresa y te suelen ayudar altruistamente ¿O no es esa la propuesta de Dale Carnegie?

Cada empresa tiene un estilo comercial y unos valores diferentes. Los Comerciales que se forjaron en otra empresa no tienen por qué servir para la tuya. Si pudiésemos probar durante un año sería perfecto, pero la ley y el sentido común lo prohíbe, aunque sería la mejor forma de selección. En un año tienes una serie de percepciones a partir de un rango de situaciones que te ayudan a realizar una selección adecuada. Es como en las relaciones prematrimoniales. Hasta que no convives no conoces a una persona, igual que en la venta. La alta rotación es mucho más cara y menos eficaz.

Lo dicho, la única vía posible -entonces- es criarte a tus propios profesionales empleándoles desde jóvenes y formándoles en la casa.

9 mayo 2013

¡Adiós al pedido discreto y bienvenida la suscripción! Un nuevo modelo de facturar

por -roliver TDC

Dirección Comercial BlogComentábamos reciéntemente la tendencia al Pay-as-you-go (pagar por lo realmente consumido) en muchos sectores y negocios. Otro modelo en pleno auge y que se entrelaza con este o son dos versiones del mismo modelo, es la tendencia a la suscripción.

El origen o la chispa que ha disparado el modelo ha sido el sector de las tecnologías de la información y las comunicaciones, también el de los contenidos digitales como consecuencia, pero sólo ha sido el inicio, puesto que muchos otros sectores están utilizando la estructura del modelo por suscripción.

Ya no prestamos servicios discretos por los que facturamos un montante por el total y que se basa en el modelo: o todo o nada, sino que se trata de un servicio continuo que obliga a personalizar los servicios y a entregar una gran calidad y atención al Cliente, puesto que -en caso contrario- el Cliente interrumpirá el servicio y lo perderemos. Bajan las barreras de entrada y también las de salida. Todo parece tener mucha lógica, sobre todo para el Cliente que elimina riesgo en sus decisiones.

En el pasado enero vi una oferta de una peluquería de Santiago de Compostela que ofrecía peinar todos los días a sus Clientas por un precio al mes bastante económico. Esa es la base del modelo, ya no compras nada, es la empresa proveedora quien se encarga de proveerte de forma continua el servicio. Siempre bajo la clave de invertir poco o nada y poder gastar sólo lo que tenemos.

Los modelos de alquiler, suscripción, por uso o consumo, por tiempo, etcétera, tienen la misma estructura y buscan la misma comodidad y compromiso con el servicio que se presta. El modelo fomenta el uso de los servicios, aunque obliga a satisfacer a los Clientes de forma rentable. Es un modelo para buenos gestores.

La clave para iniciarse está en pensar en las necesidades reales que tienen los Clientes. Yo necesito tomar café dos veces al día, pero no comprar cafeteras y café molido, si me suscribo al servicio cafetero eso me vendrá incluido -en cualquier caso- será problema del proveedor. Lo mismo pasa con la ropa, en la que se podría crear un servicio por suscripción para ir los días laborales bien vestido para una capital importante y una empresa que exija un estilo concreto, o de sport para trabajar de profesor de instituto en una población de montaña, siempre de mi gusto, talla, con variación diaria y un precio fijo o con opciones de mejora.

Por aquí van los tiros, se están empaquetando productos y servicios para ganar en comodidad y facilitar el consumo y uso de los productos. Muy pronto habrá infinidad de productos bajo este modelo que comportará que dejemos de ir a comprarlos con una mejora de la satisfacción, la experiencia como Cliente, la personalización y las emociones en el consumo y si no nos gusta cambiamos de proveedor.

18 febrero 2013

“Podar” varias veces nuestra carrera profesional es saludable

por -roliver TDC

etapas cualificaciónSoy consciente que no es el mejor momento para este consejo, aunque si lo hubiésemos aplicado hace años estaríamos en mejor situación. De todas formas es un buena sugerencia para el el futuro, para cuando pase el nubarrón de la crisis. Los visionarios sí que lo harán, será la forma de asegurar su futuro.

Cuando digo podar me refiero cortar con una línea profesional y empezar con otra para volver arrancar con más fuerza. Como pasa en los árboles y arbustos, llega un momento que las ramas se hacen largas y débiles, tendiendo a dirigirse hacia al suelo. Cuando una carrera profesional ha llegado a un punto -en mi opinión sobre los diez años-, el profesional ha aprendido la mayoría del total de esa circunstancia y también ha dado todo su potencial profesional.

Aquí se premia una larga carrera en un mismo puesto y empresa, pero en EEUU se valoran las carreras con diversidad de puestos y empresas, dentro de unos niveles de management claro está. Se supone que quien ha desarrollado varios puestos ha obtenido una gran riqueza de experiencias de valor que le ayudará para otros cargos. Sus conocimientos tienen un espectro más amplio y tienen una habilidad especial e imprescindible: gestionan los logros a través de las personas.

Por otra parte, la motivación intrínseca es muy difícil de ser mantenida de forma continuada. Lo normal es que los cambios profesionales nos planteen un reto y/o por otra parte cierta angustia, dependiendo de nuestras capacidades y de las responsabilidades del nuevo empleo. No se puede esperar estar motivado en un mismo empleo durante más de diez años, es una ilusión laboral. La continuidad en un puesto a lo largo de toda una vida laboral -como era la meta laboral de hace años- es algo impensable en nuestros días.

Deberíamos encontrar la parte positiva del cambio laboral y disfrutar la novedad por encima de los inconvenientes y las incomodidades, es una postura inteligente y positiva. Además, nos engrandece profesionalmente, nos abre la mente y la visión de conjunto, pero lo mejor es que nos prepara para seguir aprendiendo.

31 enero 2013

El futuro del trabajo: baby boomers en peligro

por -roliver TDC

Palanca del cambioEste es el tema que voy a desarrollar en una tertulia de economistas a la que asisto -con sumo placer- los últimos jueves de cada mes. No es cualquier cosa, todos estamos afectados. Voy a afrontar la cuestión fuera de toda ideología política o planteamiento económico. Mi punto de vista y el objetivo de mi propuesta es plantear a los presentes en la tertulia los posibles cambios en el paradigma actual del trabajo. Sólo a partir de no dar por supuesto ninguna regla a priori, podremos plantear avanzar en este campo en formato escenario.

Dos son las metas que me movieron a profundizar en este tema: la felicidad en el trabajo y que no falte, pensando que si va a ocupar muchas horas al día tiene que ser gratificante o tiene que ocupar sólo una parte del día, cuatro o cinco horas como máximo. Hay varios temas que serán fundamentales en un futuro próximo. El periodo que plateo es el que va del 2020 al 2050 que será la franja de tiempo que me afecta -claramente- a mí. No hay que olvidar que -de momento- trabajaremos hasta los 67 años, pero que de facto o de iure lo haremos hasta los 70 años y algunos más.

Las llamadas generaciones baby boomers, “X” e “Y” son las afectadas por este periodo de tiempo. La primera quedará jubilada en el mismoperiodo, la “X” en parte y la “Y” tomará el mando social. No me atrevo a pronosticar quién lo tendrá más difícil, pero una cuestión es clara, los baby boomers seremos los primeros en encontrar la barrera del fin de la viabilidad financiera de las pensiones y será en un momento vital con poca capacidad de reacción. Las restantes generaciones podrán -al menos- ver “las barbas del vecino pelar”. Por si faltaba algo, desde el 2008 hasta el inicio del periodo comentado (2020-2050) habremos gastado los ahorros que acumulamos durante nuestra vida laboral, la crisis y la ayuda a familiares habrá mermado ese capital.

Sobre su complejidad no cabe duda, pero si empezamos a pensar su desarrollo, las rutas para llegar a ese escenario y le ponemos remedio o empezamos a adaptarnos a la situación, todo se aliviará. Tampoco hay que descartar que los cambios pueden provocar una serie de mejoras en el trabajo que beneficiarán la vida de los humanos en el primer mundo.

Tenemos un mundo “conectado”, con un problema climático importante que tendrá repercusión en vida de las personas, con un coste de la energía que va a dar un salto insostenible, una multitud de gente de la tercera edad que crece cada día y que a partir 2022 comenzará su hegemonía, la tendencia a la reducción de costes que vaciará las nóminas de las empresas, etcétera. Como dice Lynda Gratton, todas estas líneas tienen un aspecto negativo, pero también positivo. Dependerá de nuestra acción y de la interacción que las líneas que tenga un final u otro.

No queda otra salida que empezar a buscar soluciones: el trabajo colaborativo, los movimientos demográficos mundiales organizados, la innovación constante, el trabajo repartido, la asistencia a las personas mayores, un nuevo horario laboral, el emprendimiento a cualquier escala, entre otras soluciones. Lo que no podemos hacer es resignarnos a lo que venga, el futuro se construye con acciones y no con resignación sino con adaptación.

Hay una serie de economistas -a nivel nacional e internacional- que se postulan hacia un el sistema de “Renta Básica Universal”. En un principio suena muy rompedor e inoperativo, pero cuando lo piensas ves que ya está pasando con los parados, los pensionistas, los políticos y otras personas que no agregan valor al PIB. En otros lugares también está pasando. En Alemania existen rentas se subsistencia y también se pagan rentas por embarazo, etc.

Todo está cambiando y hay que verlo sin premisas, sin ideas preconcebidas. Se requiere un nuevo modelo económico en el que los ciudadanos tengamos mayor participación, capacidad de conversación y compromiso mutuo con los que nos representan.

A %d blogueros les gusta esto: