Posts tagged ‘Modelo de negocio’

20 septiembre 2012

¿Sigue estando vigente el Marketing Mix en nuestros días? La competencia de los modelos de negocio

por -roliver TDC

¡Totalmente! Otra cosa es que vaya incorporando todos los movimientos y nuevas herramientas para sus objetivos. Fue en una reunión de marketinianos donde se suscitó esta pregunta. Tiene cierta lógica, puesto que los cambios que se están produciendo son de calado, pero el modelo del Marketing Mix sigue teniendo vigencia absoluta: se actualiza todos los días por los profesionales de la economía real (e-marketing mix, 6 P’s, 8 P’s, servicio, personas y demás ampliaciones de foco). Como otras mil cosas, ha ido cambiando desde que sus pilares fueron colocados por varios expertos (Borden, McCarthy, etc.) -en el siglo pasado- con el objetivo de estructurar y modelizar un proceso de actuación en unos pocos componentes y etapas.

La controversia viene causada porque el mercado necesita novedades y lo hace mediante el cambio de nombres. Si ahora se llama total, le llamaremos integral; si se llama comercial, le llamaremos cercano al Cliente; si se llama marketing mix, le llamaremos modelo de negocio. Trucos del mercado consultor, sigue siendo lo mismo, pero con distintos nombres. Es como las partes del cuerpo humano: cabeza, tronco y extremidades, que también podría ser dividido en cognitivo, operativo y ejecutivo o como usted quiera dividirlo y ¿Por qué no en cuatro partes? La verdad es que será el mismo cuerpo humano.

El marketing mix y los sistemas de estructuración de modelos de negocio más conocidos (Canvas de Osterwalder, Estrategia Océano rojo vs océano azul, etc.) son un marco de análisis, una forma de trabajar con los elementos clave como otra cualquiera. El Canvas siempre me recuerda algo al modelo EFQM en cuanto a su estructuración, aunque su objetivo era otro. Lo mismo ocurre con el marketing mix, que algunos quieren sustiuirlo por esos marcos de estructuración mencionados, pero una cosa es el modelo de negocio y otra la estructuración comercial de la empresa. Claro que tienen puntos en común, pero son dos cosas diferentes.

Lo importante del marketing mix o de un modelo de negocio no es tanto su determinación (a veces lo hacen personas que nunca lo han hecho para ninguna empresa, pero que han encontrado un hueco en el mundo de los emprendedores que son más sufridos y no piden credenciales), como su puesta en marcha. Ahí está el verdadero mérito, que el papel y la pizarra lo aguantan todo.

Anuncios
26 junio 2012

Los modelos de negocio: ¿verdad práctica o gurutización?

por -roliver TDC

Cuando veo la cantidad de sesiones de presentación de formatos de modelos de negocio me asusto. En principio no me parece mal, es una forma de explicar a los jóvenes emprendedores que tienen que atender a los fundamentos de un negocio, que tienen la obligación de asegurar los soportes de un negocio en un mercado concreto. Lo que me asusta es que se de un paso más, que se haga creer a los emprendedores que de una pizarra va a salir un negocio con un hueco rentable en un mercado determinado por un valor diferencial. Los modelos no reflejan ciertas cualidades necesarias en las circunstancias actuales y futuras. La innovación y el emprendimiento también es una industria y hay gurúes del tema sin experiencia empresarial ninguna y empresas que sólo buscan la subvención en la línea tecnológica que está en la cresta de la ola.

Por otra parte, esta claro que un negocio ha podido ser eso -negocio- durante muchos años, pero los modelos económicos cambian y no puede evitarse tener que cambiar con ellos. La internacionalización y los mercados de volumen no son una salida a la crisis, es la única forma en la que se hacen negocios en la actualidad.

Cada empresa fue pensada para un modelo comercial concreto, con unas ventajas competitivas que le permitían operar con cierta rentabilidad, encontrando un hueco en el mercado en el que poder vivir. Las circunstancias actuales no son las de una crisis cíclica de las que hemos conocido con anterioridad, es una crisis modificadora de modelos. Poco a poco hemos visto como el mundo se hacía plano, que las lenguas se unificaban en unas pocas. Hasta los continentes que llevaban más retraso económico están cogiendo volumen, de forma que son contemplados con otros ojos por los fabricantes y ofertantes de servicios mundiales.

No estaría nada mal que revisásemos nuestro modelo de negocio, que comprobásemos si puede reformarse para que genere más margen. Todas las empresas –en un momento determinado- admiten esas mejoras efectivas. Siempre se puede mejorar el margen con acciones efectivas y a corto. Siempre hay un deterioro que es recuperable. Otra cosa es que esa recarga conseguida se vuelva a perder rápidamente, entonces es que nuestro modelo está agotado por las circunstancias y requiere de una reforma mayor, incluso radical (es decir, pasar a otro modelo).

Hay muchas metodologías para crear modelos de negocio, pero la intuición de la oportunidad no se vende en las farmacias. Los modelos te sirven para estructurar, pero la chispa empresarial requiere de visión de los negocios. Otros lo convertirán en procesos de negocio para que sea gestionable.

25 junio 2012

La gestión empresarial es un “marco de referencia” que deberíamos cambiar

por -roliver TDC

Los humanos vivimos y trabajamos con marcos de referencia. Lo hacemos así para no forzar nuestros cerebros constantemente. ¡Qué ponemos el piloto automático, vamos! Es lógico -evolutivamente hablando- hacerlo así, por eso se nos olvida la buena parte de lo que ha pasado el día anterior. Esa comodidad cerebral tiene inconvenientes, cuando nos acostumbramos a algo nos cuesta dejarlo y lo que es peor, no nos planteamos su vigencia  defendiendo el statu quo. Es nuestra área de confort.

Se han plateado por qué gestionamos como lo hacemos. ¿Puede haber otros formatos más lógicos de gestión?, ¿estamos tan habituados a los actuales (a los que utilizamos o a los que deberíamos utilizar) que no nos planteamos cambios radicales? Probablemente las respuestas sean afirmativas en ambos casos.

Las empresas tienen un mérito enorme cada día que abren las puertas, incluso en las que están mal gestionadas. El caos presiona para que cualquier resultado no se produzca, luego realizar un trabajo que es facturable es vencer al caos. Otra cuestión es seguir mejorado para acabar de ganar a las fuerzas que impiden la conjunción de voluntades para el logro.

Hay cuatro niveles de gestión:

  1. Las empresas que sólo cumplen con la legislación fiscal
  2. Las empresas que gestionan basándose en informes a posteriori
  3. Las empresas que trabajan sobre información a posteriori, pero en detalle y con sus relaciones visibles y ocultas (Business Intelligence)
  4. Las empresas que gestionan por reglas en tiempo real

Por ser explícito, el balance es un continuo igual que otras muchas variables de gestión empresarial, se debe calcular permanentemente y en tiempo suficientemente real. Es impensable gestionar una central nuclear a posteriori, con información del mes pasado, incluso de la semana pasada. Es inoperativo y sobre todo sería tarde para cualquier acción.

Aquella gestión visual que permitía a los “encargados” la correcta ejecución y las mejoras necesarias ante cualquier desviación que apreciaban directamente con sus ojos, debe ser actualizada a nuestros días. Las paredes de nuestros despachos ya no son el problema que nos impide “ver” como ejecutamos como lo era hace bastantes años. Ahora trabajamos en diferentes países, cada vez nos veremos menos presencialmente. Tendremos colaboradores internos y externos.

Necesitamos otros sistemas de gestión que funcionen en tiempo real, que sean ágiles y que los cambios sean algo natural y rápido para ellos.

Todos debemos cooperar,  Hacienda Pública permitiendo esa gestión que no sólo persigue la liquidación del Impuesto de Sociedades; las universidades que deben ahondar y enseñar los nuevos métodos y finalmente, los profesionales que debemos utilizar los nuevos métodos y adaptarnos a su tempo de seguimiento.

A %d blogueros les gusta esto: