Posts tagged ‘Planificación Estratégica’

1 septiembre 2014

Hay países que son buenos estrategas y otros que van siempre por detrás…

por -roliver TDC

innovacion comercial. Logro de objetivosNuestros políticos se dedican -lógicamente- a la política, ese extraño juego en el que buscan perpetuarse como especie y que lo paguemos entre todos. Si se dedicaran a los que deben que es el progreso de la calidad de vida de los ciudadanos otro gallo cantaría. Así y todo, hay países que adoleciendo del mismo mal, saben que deben situar a los ciudadanos en una mejor situación aunque sea menos de lo que se podría, normalmente están en naciones donde parece que la vida es diferente y más avanzada que en otros.

Esto no es nuevo. En la España de 1700, Carlos II muere sin descendencia y sin resolver la cuestión dinástica dejándonos un pastel de enormes dimensiones. El rey español no tuvo la capacidad de planificación y ejecución suficiente, sin embargo otras naciones sí fueron conscientes de esa situación y movieron ficha para situarse mejor y arrebatar a España su poderío, poder en el comercio, sus territorios, etcétera. Muy probablemente, la primera guerra mundial fue esta la Guerra de Sucesión, en la se vieron afectadas todas las grandes potencias que se lanzaron -en uno u otro bando- a por España. Franceses, Ingleses, Holandeses, Austriacos/Alemanes, Portugueses, parte de Italia, etcétera, vieron la debilidad estratégica de España y se prepararon para sacar partido o no dejar que otra potencia lo sacará. Esta visión es importante, porque la competitividad entre naciones es un juego y cómo tal es tan importante -o más- que no te saque ventaja el contrario como sacarla tú mismo.

Mucha gente cree que Inglaterra consiguió Gibraltar como punto militar estratégico por participar en aquella contienda, aunque -curiosamente- estaba en el bando perdedor. Su promesa de abandonar las hostilidades derivadas de la Guerra de Sucesión a favor del bando austracista le llevó a conseguir el peñón mediante el tratado de Utrecht, pero no fue así. Gibraltar no era tanto un punto clave militar como comercial, puesto lo que realmente logró fue la licencia para comerciar con el Nuevo Mundo que portugueses y españoles manejaban en exclusiva, sobre todo en lo que se refería a un tipo de comercio: el tráfico de esclavos, donde los dos países mencionados -España y Portugal-  también tenían  la cruel exclusiva mundial. Su logro –pues-  no fue sólo Gibraltar sino un hueco en ese repudiable negocio, una licencia para comerciar y un puerto estratégico cerca de África y de las rutas comerciales hacia América. El tiempo ha modificado el objetivo afortunadamente para todos, pero ese fue su origen. Los ingleses tienen una gran capacidad estratégica y actúan planificadamente para el mantenimiento de sus intereses en todo el mundo, consiguiendo por su acción mejor posición que otros muchos países.

No tenemos capacidad estratégica ni nos gusta la planificación, somos capaces de ejecutar un plan sin mucha preparación, pero a lo bruto y cuando ya es tarde. No me refiero sólo a entonces, ahora tampoco la tenemos. La grave situación laboral hace que muchos españoles tengan que emigrar a otros países en busca de una vida mejor. Australia aparece como un buen  destino y muchos españoles quieren marchar hacia nuestras antípodas. ¡Ah sorpresa! Es necesaria una visa bastante estricta para poder ir a trabajar allí, cuestión que España se ha puesto a negociar con aquel país (y todavía está en ello, parece que en 2015 llegarán a algún acuerdo para mejorar las condiciones para los españoles, pero sin alcanzar la demanda del gobierno español), pero Inglaterra, Francia e Italia, tienen un acuerdo firmado desde hace tiempo. Alguien se dio cuenta de la futura necesidad (sobre todo en los dos últimos, ya que Inglaterra tiene lazos históricos) y actuó en consecuencia.

Desgraciadamente y en buena lógica, en ciencia e innovación sufrimos el mismo mal y estos lo pagaremos de aquí en adelante.

¿Para cuándo un gobierno español que planifique por sí mismo o a través de think tanks que no se dediquen a otros intereses?

Anuncios
5 marzo 2013

El nuevo rol del director de informática gracias al Cloud Computing

por -roliver TDC

Confidencialidad de los datos de una empresaEn buena parte de los libros de estrategia corporativa se habla de la función del director de tecnologías de la información como proveedor de ventajas competitivas para la empresa. Esto ha sido un deseo más que una realidad, puesto que ha habido un tremendo gap entre la dirección de la empresa y la dirección informática que se ha cristalizado en dos lenguajes diferentes como primer escalón para unas relaciones normales.

En la primera fase de la informatización de las empresas, los informáticos tenían la función de preparar informes -o eso consideraban en la dirección-, de hecho empezaron a demandarles nuevos informes todos los días: ahora por provincias, ahora por zonas comerciales, para mañana por productos y vendedor, etcétera. Este proceso llevó hasta el agotamiento a los informáticos y a pesar que manejaban lenguajes que eran -básicamente- generadores de informes (por ejemplo, el RPG) empezaron a dar plazos para más adelante, de ahí aquella broma de: ¿Para cuándo dice que lo quiere…?

En una tertulia del capítulo local de ISACA preguntaron cómo creíamos que afectaría la implantación generalizada de la computación en la Nube al empleo de profesionales informáticos. Mi visión y mi respuesta fue que en un principio creará desempleo en el área, pero que -en una segunda etapa- creará empleo aunque de más nivel. El Cloud Computing traslada algunos recursos informáticos personales, pero esa economía que obtiene la empresa debe dedicarse a la innovación a través de las tecnologías de la información, esa es la verdadera ganancia de la empresa. Otro planteamiento sería simplista y mezquino. Lo que este formato aporta es poder dedicar esos recursos clave a la aportación de valor estratégico, más que las cuestiones técnicas que serán aportadas por la compañía proveedora del servicio TIC.

Yo siempre he distinguido dos tipos de director de informática, el que entra en el consejo y el que se refugia en su despacho. Este dilema debe cambiar. Cualquier estrategia de la compañía debe estar soportada (o poder estar soportada) por las tecnologías de la información. Al mismo tiempo, el director de tecnologías de la información o como pase a llamarse el cargo (podría ser llamado conseguidor de ventajas competitivas mediante las TIC) debe aportar proactivamente, “mojarse” en la estrategia de la empresa y también debe permitírsele esta aportación en la sala del consejo.

Para los informáticos se abre una nueva etapa mucho más gratificante desde mi punto de vista, pero retador al mismo tiempo. No quedará más remedio que incorporar nuevas materias a la carrera, puesto que deberán conocer más alguna materia estratégica y comunicacional más.

A %d blogueros les gusta esto: